S?bado, 01 de agosto de 2015

ORACIÓN DE SAN FRANCISCO A LAS CRIATURAS

Nuestro hermano San Francisco de Asís, compuso el cántico del Hermano Sol, conocido también como Cántico de las Criaturas, en la primavera de 1225, mientras estaba convaleciente de su enfermedad en San Damián, siendo curado por Clara y las Hermanas Pobres. El cántico se compuso en el dialecto de Umbría y se divide en tres secciones: una alabanza a Dios por las criaturas (el sol, la luna, las estrellas, el viento, el agua, el fuego y la tierra); una alabanza por aquellos que perdonan por amor de Dios; y una oración de alabanza por la Hermana Muerte corporal. Sólo la primera parte se compuso en San Damián, mientras que la estrofa del perdón se compuso en el palacio arzobispal de Asís, donde estuvo Francisco convaleciente por un tiempo. La estrofa sobre la Hermana Muerte se compuso en la Porciúncula, poco tiempo antes de morir el santo el 3 de octubre de 1226.

ALTÍSIMO, OMNIPOTENTE Y BUEN SEÑOR, a Ti honor y gloria, honor y toda bendición: a Ti solo, Altísimo, Te convienen, y ningún hombre es digno de nombrarte.

¡Alabado sea, mi Señor, en todas las creaturas tuyas, especialmente el señor hermano Sol, por quien nos das el día y nos alumbras, y es bello y radiante con grande esplendor: de Ti, Altísimo, es significación!

¡Alabado seas, mi Señor, por la hermana Luna y las Estrellas: en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas! ¡Alabado seas, mi Señor, por el hermano Viento, por el Aire y la Nube, por el Cielo sereno y todo Tiempo: por ellos a tus creaturas das sustento!

Alabado seas, mi Señor, por la hermana Agua, la cual es muy útil y humilde, preciosa y casta!

¡Alabado seas, mi Señor, por el hermano Fuego: por él nos alumbras la noche, y es bello y alegre, vigoroso y fuerte!

¡Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre Tierra, que nos mantiene y sustenta, y produce los variados frutos con las flores coloridas y las hierbas!

¡Alabado seas, mi Señor, por quienes perdonan por tu amor, y soportan enfermedad, tribulación: bienaventurados quienes las soporten en paz, porque de Ti, Altísimo, coronados serán

¡Alabado seas, mi Señor, por nuestra hermana la Muerte corporal de quien ningún hombre viviente puede escapar! ¡Ay de aquéllos que mueran en pecado mortal! ¡Bienaventurados los que encuentre cumpliendo tu muy santa voluntad: pues la muerte segunda no les podrá hacer mal!

¡Alabad y bendecid a mi Señor y gracias dad, y servidle con grande humildad!

 

Fdo. Cristóbal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti