Mi?rcoles, 10 de octubre de 2012

MI MANO JUSTA ESTA ESPERANDO CASTIGAR A LOS QUE DAÑAN A MIS HIJOS

Maria Divine Mercy (Irlanda)
Mensaje de: Dios Padre.
Fecha: 4 oct 2012, 02:55 pm.
Título: God the Father: My Hand of Justice is waiting to chastise those governments who plot to hurt My children (Dios Padre: Mi Mano de la Justicia está esperando a castigar a aquellos gobiernos que conspiran para dañar a Mis hijos).
Traducción (nuestra):


   “Mi queridísima hija, Deseo que sepas que, mientras el mundo tendrá que soportar una gran purificación, que puede no ser agradable, Mi Misericordia es grande.
   Yo soy un océano de Misericordia y realizaré grandes cambios para asegurar que todos mis hijos se salvaren de la catástrofe. La catástrofe de la que os hablo abarca las acciones de una fuerza secreta maligna en el mundo, que está tratando de controlar todas las naciones para su propio provecho malvado.
   Muchas de estas almas rechazan la Misericordia de Mi amado Hijo. Muchos no lo reconocerán. Continúan infligiendo sufrimientos inadvertidos sobre aquellos que controlan, y se equivocan en pensar que sus pecados no serán conocidos. Pueden luchar contra el Poder de Mi Mano, pero Mi Mano se precipitará sobre ellos y los destruirá.
   Reconocerán el Poder de Dios, a su tiempo, pero para muchos de ellos será demasiado tarde.
   Cada una de Mis Acciones incluyen grandes milagros, que pronto serán presenciados por toda la humanidad. Haré todo lo que pueda, en Mi Gran Misericordia, que se extenderá a toda la humanidad, como un gran océano, para salvarla. Ningún hombre quedará sin recibir Mis Dones.


   Cuando esto suceda, perseguiré a aquellos que me rechazarán, aunque sepan quién Soy Yo.
   Entonces, aquellos líderes en el mundo que no hayan seguido Mis Leyes Divinas y que fustigan la tierra con su crueldad hacia Mis hijos, serán abatidos. Para entonces, no permitiré que escapen a Mi Divina Justicia.
   Están siendo advertidos, a través de este Mensaje, de detenerse, ahora. Deben orar para ser guiados, si se sienten inquietos o bajo presión, en relación a introducir leyes, sobre las naciones, que causarán privaciones.
   Les doy tiempo ahora, para detener lo que están haciendo y para pedirme que les ayude a no doblegarse frente a las malvadas imposiciones que han sido planeadas contra sus connacionales.
   Ellos saben de lo que estoy hablando.


   Yo Soy el Creador de la raza humana. Conozco a cada uno de Mis hijos. Lo que ven. Lo que sienten. Cómo piensan. También conozco a quienes, de entre ellos, han jurado comprometerse a perpetrar acciones que causan un tremendo sufrimiento a la gente por todo el mundo.
   Mi Mano de Misericordia está esperando devolveros al refugio de Mi Reino.
   Mi Mano de Justicia está esperando a castigar a aquellos gobiernos que conspiran para dañar a Mis hijos. No os permitiré causar este sufrimiento.


   Pues, tan pronto como introduzcáis leyes designadas para controlar a aquellos que servís -que son aborrecidas por Mí- os enviaré tal castigo, que a ningún hombre le quedará duda de qué es lo que ha provocado tal castigo.
   Vosotros sois Mis hijos y es a Mí a quien debéis acudir para buscar protección. Sin Mi protección estaríais a merced de Satanás.
   No os olvidéis que él, Satanás, os odia. Sin embargo, a causa de sus poderosos y seductores modos de actuar, vosotros seguís su búsqueda de poder como esclavos.


   Elegid el poder de este mundo, que podrá exaltaros y llevaros a obtener reconocimiento, pasando por encima de los caminos del Señor, y seréis arrojados fuera.
   Este aviso se ha dado para asegurar que vosotros entendéis que sólo hay un Creador. Sólo uno, que ha creado la humanidad. Sólo uno que tiene el poder de reducir a la nada todo lo que existe en la tierra.
Dios Altísimo.
Creador de todo lo visible y lo invisible”.

Fuente: http://garabandal2012.blogspot.mx/

Transcrito: Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti