Mi?rcoles, 06 de julio de 2011

LA MEDALLA DE SAN BENITO - PROTECTORA CONTRA DEMONIOS Y HECHIZOS

Volvermos a hacer incapie en esta fabulosa medalla, que ponemos al principio de este art?culo para que veais como es.

La medalla de San Benito o medalla jubilar de San Benito es un sacramental reconocido por la Iglesia considerado por los fieles cristianos como poseedor de un gran poder de exorcismo. Como todo sacramental, los cat?licos no ponen su poder en la medalla misma, pues consideran que ese poder viene de Cristo, quien lo otorga a la Iglesia y por la fervorosa disposici?n de qui?n usa la medalla.

La fecha exacta sobre la manufactura de la primera Medalla de San Benito es un misterio. En alg?n punto de la evoluci?n de esta devoci?ncristiana se encontraron letras en la parte de atr?s de la medalla.Estas letras tuvieron un significado misterioso hasta que un manuscritofechado en 1415 fue encontrado en la Abad?a de Metten en Baviera en el a?o 1647. La versi?n final de esta medalla data del a?o 1880 en memoria de los 1400 a?os del natalicio de San Benito.

La medalla es usada de diversas maneras: colgada alrededor del cuello con una cadenita, en el rosario de las personas cristianas, en el bolsillo, en el centro de una cruz, en carro o casa de los fieles,en los cimientos de un edificio.

La medalla es una exaltaci?n del amor a Cristo de acuerdo a losfieles cristianos del catolicismo, se reconoce su poder para alejar elmal por medio de la fe de sus seguidores.

Al frente de la medalla aparece la figura de San Benito sosteniendo dos cosas. ?l sostiene en su mano de derecha una cruz (a la cual la tradici?n le adjudica un gran amor por parte del monje, y en sumano izquierda el libro de las Reglas en la otra, con la oraci?n rodeando la figura del santo: Eius in obitu nostro praesentia muniamur!:"A la hora de nuestra muerte seamos protegidos por su presencia".(Oraci?n de la Buena Muerte). Benito es el patr?n de la buena muerte.En el fondo de la imagen aparece una una copa envenenada, la cualcuando el santo hizo la se?al de la cruzsobre ella se tron?. Un enemigo celoso intent? envenenarlo d?ndole una copa de vino y una hogaza de pan envenenados, el pan se lo llev? un cuervo (este detalle aparece en la medalla). Arriba de la cruz aparecenlas palabras Crux sancti patris Benedicti

?

Reverso de la medalla de San Benito.

?

??? Crux sancti patris Benedicti (C.S.P.B.): que en castellano es: Santa Cruz del Padre Benito

??? Crux sacra sit mihi lux! (C.S.S.M.L.): "La santa Cruz sea mi luz" (crucero vertical de la cruz)

??? Nunquam draco sit mihi dux (N.D.S.M.D.): "y que el Drag?n no sea mi gu?a." (crucero horizontal)

?

En c?rculo, comenzando por arriba hacia la derecha:

?

??? Vade retro Satana! (V.R.S.): "?Ap?rtate Satan?s!"

??? Nunquam suade mihi vana! (N.S.M.V.): "para de atraerme con tus mentiras"

??? Sunt mala quae libas. (S.M.Q.L.): "Venenosa es tu carnada"

??? Ipse venena bibas! (I.V.B.): "Tr?gatela tu mismo".

??? PAX: "Paz"

?

Bendici?n de la medalla de San Benito

?

(deber ser hecha por un sacerdote)

?

Exorcismo de la medalla

?

(Signo de la cruz) En el nombre del Padre y del Hijo y del Esp?ritu Santo. Am?n V. Nuestro auxilio nos viene del Se?or R. Que hizo el cielo y la tierra.

Te ordeno, esp?ritu del mal, que abandones esta medalla, en elnombre de Dios + Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, elmar y todo lo que en ellos se contiene.

Que desaparezca y se aleje de esta medalla toda fuerza del adversario, y todo el que la usare goce de la salud de alma y cuerpo.

En el nombre de Dios Padre + Omnipotente y de su Hijo Jesucristo +Se?or nuestro, y del Esp?ritu Santo + Par?clito, por la caridad de Jesucristo, que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos y al mundo por el fuego. R. Amen.

Kyrie, Eleison. Christe, Eleison. Kyrie, Eleison.

?

Bendici?n

?

V. Se?or, escucha mi oraci?n R. Y llegue a ti mi clamor V. El Se?or est? con vosotros R. Y con tu esp?ritu

?

Oremos: Dios omnipotente, dador de todos los bienes, te suplicamos humildemente que por la intercesi?n de nuestro Padre San Benito, infundas tu bendici?n + sobre esta sagrada medalla, a fin de que quien la lleve, dedic?ndose a las buenas obras, merezca conseguir la salud del alma y del cuerpo, la gracia de la santificaci?n, y todas las indulgencias que se nos otorgan, y que por la ayuda de tu misericordia se esfuerce en evitar las asechanzas y enga?os del enemigo, y merezca aparecer santo y limpio en tu presencia. Por Cristo, nuestro Se?or.-Am?n.

?

(Se roc?a con agua bendita diciendo con el Signo de la cruz) En el nombre del Padre y del Hijo y del Esp?ritu Santo. Am?n.

?

El Crucifijo de la Buena Muerte y la Medalla de San Benito han sido reconocidos por la Iglesia como una ayuda para el cristiano en la hora de tentaci?n, peligro, mal, principalmente en la hora de la muerte. Le ha dado al Crucifijo con la medalla Indulgencia Plenaria.

?

La indulgencia plenaria de la Cruz de la Buena Muerte, quien realmente crea en la santa Cruz, no ser? apartado de El, ganar? indulgencia plenaria en la hora de la muerte. Si este se confiesa, recibe la Comuni?n o por lo menos con el arrepentimiento previo de sus pecados, llamando el Santo nombre de Jes?s con devoci?n y aceptando resignadamente la muerte como venida de las manos de Dios. Para la indulgencia no basta la Cruz, debe representarse a Cristo crucificado. Esta cruz tambi?n ayuda a los enfermos para unir nuestros sufrimientos a los de Nuestro Salvador.

?

La medalla de San Benito, propagada en todo el mundo hace m?s de 300 a?os, especialmente por los monjes benedictinos, es c?lebre por su eficacia extraordinaria en el combate contra el demonio y sus manifestaciones; en la defensa contra maleficios de todo g?nero, contra enfermedades, especialmente las contagiosas, contra picaduras de serpientes y otros animales ponzo?osos; en la protecci?n de animales dom?sticos, veh?culos, etc.

?

Repetidas veces aprobada y alabada por los Papas, la medalla de San Benito, que une a la fuerza exorcizante de la Santa Cruz del Redentor ?la se?al de nuestra salvaci?n? el recuerdo de los m?ritos alcanzados por la santidad eximia del gran Patriarca San Benito, es sin duda muy indicada para los fieles cat?licos.

?

La imagen de la Cruz representada en la medalla

?

Basta al cristiano considerar brevemente la virtud soberana de la Cruz de Jesucristo, para comprender la dignidad de una medalla en la cual est? representada.

?

La representaci?n de la Cruz despierta en nosotros todos los sentimientos de gratitud para con Dios, por el beneficio de nuestra salvaci?n.

?

La Cruz causa terror a los esp?ritus malignos, que siempre retroceden ante ella, y apenas la ven se apresuran en soltar su presa y huir. As? pues, nuestra medalla, que representa en primer lugar la imagen de la Cruz, est? en perfecta armon?a con la piedad cristiana, y ya s?lo por este motivo es digna del mayor respeto.

?

La imagen de San Benito representada en la medalla

?

La honra de figurar en la misma medalla junto con la imagen de la Santa Cruz fue concedida a San Benito con la finalidad de indicar la eficacia que tuvo en sus manos esta se?al sagrada. San Gregorio Magno, que escribi? la vida del Santo Patriarca, nos lo representa disipando con la se?al de la Cruz sus propias tentaciones, y quebrando con la misma se?al hecha sobre una bebida envenenada, el c?liz que la conten?a, quedando as? patente el perverso designio de los que hab?an osado atentar contra su vida. Cuando el esp?ritu maligno, para aterrorizar a los monjes, les hace ver el Monasterio de Montecasino en llamas, San Benito desvanece ese prodigio diab?lico haciendo la misma se?al de la Pasi?n del Salvador sobre las llamas fant?sticas. Cuando sus disc?pulos andan interiormente agitados por las sugestiones del tentador, les indica como remedio trazar sobre el coraz?n la imagen de la Cruz. Por todo ello, es l?cito concluir que era muy conveniente reunir en una sola medalla la imagen del santo Patriarca y la de la Cruz del Salvador.

?

Esto queda a?n m?s claro al considerar que los dos grandes disc?pulos del siervo de Dios, San Pl?cido y San Mauro, cuando realizaban sus frecuentes milagros ten?an la costumbre de invocar junto con el auxilio de la Santa Cruz, el nombre de su santo Fundador, y as? consagraron, desde el principio, la piadosa costumbre expresada m?s tarde por la medalla.

?

El cristiano puede utilizar estas palabras cuantas veces fuere asaltado por tentaciones e insultos del enemigo invisible de nuestra salvaci?n. El mismo Jesucristo Nuestro Se?or santific? las palabras Vade retro, satana ?Ap?rtate, satan?s? y su valor es cierto, una vez que el propio Evangelio nos lo asegura. Las vanidades que el demonio nos aconseja son las desobediencias? a la ley de Dios, las pompas y falsas m?ximas del mundo. La bebida que el ?ngel de las tinieblas nos presenta es el pecado, que da muerte al alma. En vez de aceptarla, devolv?mosle tan funesto presente, ya que ?l mismo lo escogi? como herencia suya.

?

Basta que alguien pronuncie con fe tales palabras, para sentirse inmediatamente con fuerzas para arrostrar todas las embestidas del infierno. Aun cuando no conoci?ramos los hechos que demuestran hasta qu? punto satan?s teme esa medalla, la simple consideraci?n de lo que representa y expresa, bastar?a para que la consider?ramos una de las m?s poderosas armas que la bondad de Dios puso a nuestro alcance contra la malicia diab?lica.

?

Uso de la medalla de San Benito

?

No ignoramos que en este siglo mucha gente considera que el demonio es m?s bien un ser imaginario y no real; y as?, puede parecer extra?o que se acu?e y se bendiga una medalla, empleada como protecci?n contra los ataques del esp?ritu maligno. Sin embargo, las sagradas Escrituras nos ofrecen innumerables pasajes que dan una idea del poder y la actividad de los demonios, as? como de los peligros de alma y cuerpo a que estamos continuamente expuestos por efectos de sus celadas. Para aniquilar su poder no basta ignorar a los demonios y sonre?r cuando se oye hablar de sus operaciones. No por eso dejar? de continuar el aire siempre lleno de legiones de esp?ritus de malicia, conforme ense?a San Pablo; y si Dios no nos protegiese, aunque casi siempre sin que lo sintamos, por el ministerio de los Santos ?ngeles, ser?a para nosotros imposible evitar las innumerables celadas de estos enemigos de toda criatura de Dios.

?

Ahora bien, el poder de la Santa Cruz contra satan?s y sus legiones es tal, que la podemos considerar un escudo invencible que nos hace invulnerables a sus flechas.

?

Concluimos entonces cu?n ventajoso resulta emplear con fe la medalla de San Benito en las ocasiones en que m?s temamos los embustes del enemigo. Su protecci?n, no lo dudemos, ser? eficaz contra todo tipo de tentaciones. Numerosos e innegables hechos se?alaron su poderoso auxilio en miles de circunstancias en las cuales, o por acci?n espont?nea de satan?s, o por efecto de alg?n maleficio, los fieles estaban a punto de sucumbir ante un peligro inminente. Podremos igualmente emplearlo a favor de otros, como medio de preservaci?n o de liberaci?n, en previsi?n de los peligros que deban afrontar.

?

A menudo nos amenazan accidentes imprevistos, en tierra o en mar; si llenos de fe llevamos con nosotros la medalla, seremos protegidos. No hay circunstancias de la vida humana, por m?s materiales que fueren, en que ya no se haya manifestado por su intermedio, la virtud de la Santa Cruz y el poder de San Benito. As?, esp?ritus malignos, en su odio contra el hombre, embisten contra los animales empleados en su servicio, contra los alimentos que deben sustentar la vida; su intervenci?n mal?fica es muchas veces la causa de las enfermedades que padecemos; ahora bien, prueba la experiencia que el uso religioso de la medalla, acompa?ado por la oraci?n, opera muchas veces el cese de las celadas sat?nicas, y un notable alivio en las enfermedades, y a veces hasta una curaci?n completa.

?

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti