Lunes, 23 de mayo de 2011

LA IGLESIA DE SAN MART?N DE ALBERITE DE LA RIOJA

La iglesia parroquial de San Mart?n de Alberite (La Rioja, Espa?a) se levanta en un punto estrat?gico del casco urbano, junto a dos plazuelas que conectan entre s? escalonadamente: una de ellas frontera con la portada del lado sur del templo y la otra abierta hacia la de los pies, que es precisamente la portada m?s importante a efectos de dise?o.

Tiene incoado expediente como Bien de Inter?s Cultural en la categor?a de Monumento desde el 1 de julio de 1982.1


?La Planta

Construida en siller?a, presenta una sola nave de tres tramos con crucero y capillas entre contrafuertes, articul?ndose los espacios interiores por medio de pilastras toscanas y arcos de medio punto que se cubren por b?vedas de lunetos, a excepci?n del crucero, que se resuelve con amplia c?pula sobre pechinas centrando el espacio y haciendo de la capilla mayor el principal referente lit?rgico.

De otro lado, el mantenimiento de algunas zonas y estructuras anteriores (tal es el caso de la torre) dan a este edificio religioso una impronta muy personal.

La portada

Es una obra renacentista tard?a del siglo XVI que adopta la t?pica organizaci?n en arco de triunfo. Formada por la superposici?n de un arco de medio punto y dintel, se encuadra por pilastras toscanas que sostienen un entablamiento sobre el que se sit?a una hornacina que cobija una imagen de San Mart?n. La plazuela que se abre frente a ella se ha consolidado como espacio abierto por ser el antiguo cementerio de la localidad.

Al asumir Jos? Ra?n la edificaci?n de la iglesia se compromet?a a enriquecer las l?neas generales de esta portada abriendo paralelamente la hornacina para colocar la imagen del titular y un ?valo para dar luz al coro alto.

El retablo

Inici? este espl?ndido ejemplar del renacimiento hispano el imaginero flamenco maestre Anse en 1549. Ahora bien, los problemas en que se vio envuelto este artista al a?o siguiente con la Inquisici?n dejar?an su realizaci?n en Arnao de Bruselas, ocupado por entonces en hacer el retablo mayor de Genevilla (Navarra). Concluido en 1554, fue reconocido y tasado por Blas de Venero y Andr?s de Araoz, siendo dorado a?os m?s tarde por Francisco Fern?ndez de Vallejo, hermano del escultor Juan Fern?ndez de Vallejo. La mayor?a de las im?genes exentas (a excepci?n de la titular y alguna otra m?s) fueron talladas por maestre Anse, muy poco dado a componer historias en relieve, siguiente anterior mientras que la labor de Arnao de Bruselas se centrar?a en esencia en las escenas con personajes de cabezas suaves y d?ciles cabellos...

Pinturas murales de la cabezera

Como una prolongaci?n m?s del retablo mayor hay que considerar tambi?n la decoraci?n pict?rica de la capilla mayor de la iglesia junto con la media naranja y cubiertas de los brazos del crucero, realizada por Jos? de Beges en 1770. En el caso concreto del testero, estas pinturas forman un opulento encuadre ilusionista con sendos guerreros a la romana cobijados por hornacinas en los flancos a base de pinceladas amplias y planas.

La decoraci?n pict?rica que luce el templo junto con el mobiliario contribuyen a crear un espacio ilimitado y teatral aut?nticamente barroco, donde el escenario, el decorado y los protagonistas los proporcionan la arquitectura, la escultura y la pintura respectivamente. Los frescos cubren la capilla mayor, la c?pula y las zonas altas del transepto. Fueron pintados entre 1768 y 1770 por Jos? Bejes o Vexes, el m?s prestigioso decorador dieciochesco activo en La Rioja, con obras en la Redonda, Santa Mar?a de Palacio, Catedral de Calahorra y Monasterio de San Mill?n de Yuso, por citar las m?s importantes. La decoraci?n del presbiterio simula una arquitectura ilusionista que sirve de tel?n de fondo al retablo, con dos grandes hornacinas con soldados romanos, trofeos y Virtudes sobre el entablamento y una vista de Jerusal?n en la parte superior. En la b?veda se representa una gloria con el Esp?ritu Santo, acompa?ado de una corte angelical entre bambalinas de nubes. En los dos lados del transepto se desarrollan las escenas del Nacimiento, la Virgen y Santa Isabel con Jes?s y Juan, la Anunciaci?n, el Sue?o de San Jos? y los Evangelistas. La c?pula y las b?vedas est?n decoradas con cornucopias de rocalla en relieve que contienen figuras de ?ngeles, hero?nas del Antiguo Testamento, Santos y Santas, y en las pechinas, los cuatro Padres de la Iglesia Occidental. A pesar de lo tard?o de la fecha es una pintura barroca en su concepci?n, t?cnica, luz y colorido en la que se aprecia la influencia de los grandes decoradores manieristas y barrocos italianos, Correggio, Ti?polo, Luca Jordano, etc. y de los flamencos Rubens y Van Dyck.

Retablo de Nuestra Se?ora de la Antigua

La patrona de Alberite se venera en un peque?o retablo construido en 1725 por Francisco Ram?rez, dorado y policromado por Sebasti?n del Ribero en 1733. El importe ascendi? a 3.300 reales y para sufragarlo se vendieron unas vacas propiedad de la Cofrad?a.

Su arquitectura es t?picamente barroca con columnas salom?nicas y est?pites y decorados con profusa hojarasca. La imagen de la Virgen de la Antigua da la sensaci?n, por su rostro ovalado, de haber sido una talla g?tica a la que en el siglo XVIII, para estrenar el retablo, transformaron en una imagen vestida, que solamente conserva de la original la cabeza y las manos.

Torre

R?plica en definitiva del modelo de Navarrete, fue el cantero Pedro de Aguilera el que la proyect? y realiz? en colaboraci?n con otros especialistas de su c?rculo m?s inmediato.

Los ecos escurialenses son aqu? evidentes, pero su mayor originalidad reside en la forma de plantear el capitel de f?brica convirti?ndolo en una pir?mide de base ochavada.

?

Fuente: Wikpedia.

Transcrito: Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti