Viernes, 01 de abril de 2011

LA REAL COLEGIATA DE SAN HIP?LITO DE CORDOBA

La Real Colegiata de San Hip?lito de C?rdoba form? parte de un monasterio fundado por Alfonso XI el Justiciero, rey de Castilla y Le?n, en 1343. El monarca fund? el monasterio como agradecimiento por su victoria en la Batalla del Salado, librada en el a?o 1340 y, tambi?n, para destinar la iglesia del cenobio a pante?n real, pues Alfonso XI deseaba que en ella recibieran sepultura los restos de su padre, el rey Fernando IV el Emplazado, que hab?a fallecido en el a?o 1312, y en esos momentos estaba sepultado en la Mezquita-Catedral de C?rdoba, y tambi?n porque deseaba que sus propios restos mortales descansasen all?. El d?a 17 de julio de 1343, hall?ndose en el sitio de Algeciras, Alfonso XI el Justiciero don? al monasterio de San Hip?lito diversos bienes que hab?an pertenecido a Mart?n P?rez y a Ruy P?rez de Castro, y que en esos momentos se hallaban en manos de la c?mara del rey, y el sobernano encomend? a Fern?n Rodr?guez, su camarero mayor, la administraci?n de los mismos.

Portada principal de la Ex-Colegiata de San Hip?lito de C?rdoba.JPG

?

En 1347, cuatro a?os despu?s de la fundaci?n del monasterio, fue elevado al rango de colegiata por el Papa Clemente VI, mediante bula emitida el d?a 1 de agosto de 1347, con el prop?sito de que en este templo pudieran ser celebrados los oficios en memoria de los reyes difuntos con la solemnidad adecuada. La devoci?n mostrada por Alfonso XI el Justiciero hacia San Hip?lito aparece reflejada en un documento expedido el d?a 2 de octubre de 1333 en la ciudad de Sevilla, por el que ordenaba a los cl?rigos de las ciudades de Jerez de la Frontera y de Sanlucar de Barrameda que celebrasen aniversarios por las almas de sus antepasados en diversas festividades y, especialmente, el d?a de San Hip?lito, pues era el aniversario de su nacimiento.??

Debido a la lentitud de las obras, s?lo se realizaron la cabecera y el crucero de la iglesia durante los reinados de Alfonso XI y de su hijo y sucesor, Pedro I el Cruel, quedando inconcluso el resto del edificio hasta el siglo XVIII. En 1729, con el benepl?cito de Felipe V, las obras para la terminaci?n de la iglesia fueron reemprendidas, y en 1736, siete a?os despu?s, se dieron por finalizadas.

Las obras realizadas en el siglo XVIII afectaron fundamentalmente a la nave, crucero y fachada de la iglesia, y fueron ejecutadas por Juan de Aguilar, con probable traza de Tom?s Jer?nimo de Pedrajas. A lo largo de los siglos XVIII y XIX se levantaron una serie de dependencias que dieron al conjunto de la Colegiata su fisonom?a actual. En 1852 fue suprimido su t?tulo de colegiata, durante el reinado de Isabel II aunque sigui? abierta al p?blico, y a finales del siglo XIX fue cedida a la Compa??a de Jes?s a perpetuidad, que contin?a conserv?ndola en la actualidad. El revoco de estuco del exterior del edificio fue repuesto en 1994, siguiendo el modelo original del siglo XVIII, bajo la direcci?n del arquitecto Arturo Ram?rez.??

?Descripci?n del edificio

?Planta del edificio, portadas y claustro

La planta de la antigua colegiata es rectangular, y est? formada por la iglesia, la sacrist?a y el claustro. La fachada principal de la iglesia, ubicada a los pies del templo, fue realizada en 1730, en ladrillo estucado, y forma un rect?ngulo coronado por un front?n triangular, y se encuentra adornada con pilastras, pareadas en los extremos y colgantes en el front?n y en el centro, y peque?as placas recortadas. La portada de la iglesia, realizada en piedra, se compone de un cuerpo con pilastras sobre quebrados basamentos que enmarcan el vano de ingreso, adornado con molduras. Sobre una cornisa se dispone el segundo cuerpo de la portada, en el que se halla una hornacina, flanqueada por est?pites, en la que se encuentra alojada la im?gen de San Hip?lito, y es una de las primeras utilizaciones del pilar-est?pite en las fachadas de las iglesias cordobesas. La portada aparece rematada por el escudo real de Castilla y Le?n, que se encuentra situado por encima de la hornacina que cobija la im?gen de San Hip?lito.

En el edificio se encuentran otras dos portadas. Una de ellas es de estilo barroco y comunica con las dependencias privadas. La otra portada permite el acceso al claustro desde la Avenida del Gran Capit?n, se encuentra adornada con molduras de estilo barroco, y sobre ella aparece colocado el escudo de Felipe V, rodeado por el collar de la Orden del Tois?n de Oro. A trav?s de ?sta ?ltima portada se accede a un claustro de reducidas proporciones, formado por arquer?as de medio punto que descansan sobre pilares p?treos. En la actualidad parte de las arquer?as est?n transformadas en espacios cerrados. En el claustro de la antigua colegiata se halla colocado el mausoleo, realizado en m?rmol rojo y negro, del erudito Ambrosio de Morales, que fue labrado por Luis Gonz?lez en 1620, y costeado por el cardenal Bernardo de Sandoval y Rojas, arzobispo de Toledo y disc?pulo de Ambrosio de Morales. Se traslad? a ?ste lugar en 1844, cuando fue demolido el convento de los Santos M?rtires de la ciudad de C?rdoba, en el que se hallaba ubicado.

Torre de la iglesia

En 1773 se encomend? al maestro Pedro de Lara la direcci?n de las obras de la nueva torre de la iglesia, que fue proyectada en su origen como una obra con cuatro cuerpos, de los que solamente llegaron a levantarse dos. El primero de los cuerpos es un prisma rectangular de quince metros de altura, y est? adornado con peque?os marcos vac?os, y por las m?nsulas que sostienen la cornisa sobre la que se asienta el segundo cuerpo de la torre. El segundo cuerpo de la torre es de forma cuadrangular y presenta tres pilastras lisas con capitel toscano en cada lado, entre las que se hallan colocados dos vanos con arcos de medio punto, donde se encuentran ubicadas las campanas. Sobre las pilastras del segundo cuerpo de la torre se alza un entablamento, ornado con triglifos y metopas lisas, que sostiene la cornisa lisa que cubre la parte superior de la torre.

La torre de la iglesia de San Hip?lito muestra ciertas similitudes con la torre de la iglesia de San Miguel Arc?ngel, de Villanueva de C?rdoba, pues ambas fueron constru?das en la misma ?poca.

Descripci?n de la iglesia

La Iglesia es de una sola nave, con crucero y cabecera poligonal. La cabecera del templo es obra g?tica de alrededor del a?o 1350, y est? formada por un ?bside octogonal, precedido de dos tramos, y cubierto con b?veda de crucer?a con nervios decorados con dientes de perro y espinazo burgal?s. El arco toral, con puntas de diamante, se sustenta en capiteles g?ticos y cubre la obra medieval. Los ventanales g?ticos se cubren con vidrieras contempor?neas que representan a diferentes santos de la orden de los jesuitas. Bajo los ventanales se sit?an dos portadas neog?ticas que permiten el acceso a la sacrist?a del templo.


Altar mayor de la iglesia de San Hip?lito de C?rdoba. A la izquierda de la im?gen puede observarse el sepulcro de Alfonso XI el Justiciero, rey de Castilla y Le?n.

El crucero g?tico, que fue remodelado en el siglo XVIII, se halla cubierto con b?vedas de nervios. El cuerpo de la Iglesia se realiz? en el siglo XVIII, cuando se reanudaron las obras a fin de lograr la conclusi?n del templo, y est? formado por una ?nica nave con capillas laterales, de cuatro tramos, cubiertas por una b?veda de ca??n con lunetos. Sobre las capillas aparecen dispuestas tribunas dirigidas hacia la nave central de la Iglesia. En el alzado de la nave del templo se emplearon pilastras coronadas por placas recortadas.

En el crucero, a la izquierda, se halla ubicado un retablo de estilo barroco, adornado con columnas salom?nicas, que fuerealizado en 1735 por Teodosio S?nchez Ca?ada y Mart?n L?pez. En las entrecalles del retablo se encuentran las im?genes manieristas de los Santos Juanes, y en la calle central se encuentra la imagen de la Inmaculada, del siglo XVIII. En el ?tico del retablo se halla una pintura que representa a San Rafael Arc?ngel. En los muros laterales del crucero se encuentran colocados dos lienzos. Uno de ellos representa al rey Fernando III el Santo, y es obra del siglo XVIII, y el otro representa a San Nicol?s de Bari, y fue realizado en el siglo XIX.

Frente al retablo descrito anteriormente, se encuentra colocado otro retablo de similares caracter?sticas, con el que forma pareja. En ?l se encuentran las im?genes del Sagrado Coraz?n de Jes?s en el centro, obra de S?nchez Cast??ez, y las im?genes de San Francisco Javier y de San Francisco de Borja, que se encuentran en los laterales. En el ?tico del retablo, se halla colocado un lienzo que representa a San Jos? Pignatelli. Junto al retablo, y colocada sobre una peana, se halla colocada una escultura de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compa??a de Jes?s, quien aparece portando un estandarte en el que se halla representado el emblema de la Compa??a. La escultura de San Ignacio de Loyola es obra de Domingo S?nchez Mesa, y fue realizada en 1952. En la pared lateral, y junto al retablo y la estatua descritos anteriormente, se encuentran los sepulcros de la familia Gonz?lez de Aguilar y Fern?ndez de C?rdoba. Los sepulcros de piedra se hallan decorados con grutescos y con los escudos nobiliarios de los all? sepultados. Frente a ellos se alza una puerta que comunica el templo con la sacrist?a, y sobre ella se halla colocado un lienzo, de estilo barroco, que representa el Calvario.


Nuestra Sra. Reina de los M?rtires en su paso de palio. Iglesia de San Hip?lito.

En la parte izquierda de la nave de la iglesia se sit?a la capilla del Cristo de la Buena Muerte, de planta cuadrangular y cubierta con b?veda ba?da. En los ?ngulos de la b?veda se hallan colocadas cartelas con en las que aparecen representaciones del Cordero, panes, vid y fuente. En el centro de la capilla se halla un roset?n, ornado con motivos vegetales y con la paloma del Esp?ritu Santo. El retablo de la capilla, de estilo barroco y realizado alrededor del a?o 1755, est? realizado en madera tallada sin policromar y presenta una forma c?ncava que se adapta al medio punto del arco de la capilla en el que se halla colocado. Est? formado por banco, cuerpo y ?tico, y en la calle central, por encima del sagrario, est? colocada una talla del Ecce Homo, fechada en la primera mitad del siglo XVII. El cuerpo principal tiene tres calles, y en la hornacina central se encuentra la im?gen de la Virgen de los Dolores y, en los intercolumnios, se encuentran colocadas peanas sobre las que descansan figuras de santos de la misma ?poca en que fue ejecutado el retablo. El ?tico del retablo es una moldura polilobulada y flanqueada por motivos vegetales tallados. En las paredes laterales de la capilla se encuentran las im?genes del Cristo de la Buena Muerte, que imita el modelo hom?nimo de Pedro de Mesa, y la de Nuestra Se?ora Reina de los M?rtires, siendo ambas im?genes las titulares de la Cofrad?a de su nombre. Fueron esculpidas por el imaginero Antonio Castillo Lastrucci en 1945, y restauradas por Miguel ?ngel Gonz?lez Jurado en 1993.

En el lado izquierdo de la nave se hallan dos retablos del siglo XVIII. Uno de ellos est? dedicado a San Jos? y otro a la Virgen de F?tima. A los pies del templo, en el coro, se hallan colocados dos lienzos del siglo XIX que representan a Alfonso XI el Justiciero, rey de Castilla y Le?n, y a su esposa, la reina Mar?a de Portugal, que se hallan protegidos por marcos de yeser?a. A la altura de las tribunas se encuentra colocado un lienzo del siglo XIX, realizado por Palomino, que representa a San Jer?nimo.

En el lado derecho de la nave de la iglesia se encuentra la capilla de la Virgen del Pilar, que estuvo dedicada anteriormente a Santa Concordia. Es de planta cuadrangular y se halla cubierta por una b?veda semiesf?rica. Fue construida en el a?o 1772, y se levant? sobre un terreno cedido por la ciudad de C?rdoba para ese fin, seg?n reza una l?pida situada en el muro exterior. El retablo de la capilla de la Virgen del Pilar, labrado en m?rmol, fue realizado en el siglo XVIII, y en ?l se hallan colocadas las im?genes de la Virgen del Pilar, San Acisclo, Santa Victoria, Santa Concordia y un relieve que representa el Bautismo de San Hip?lito por San Lorenzo.

En el lado derecho de la nave de la iglesia se hallan dos altares, de estilo barroco, dedicados a Santa B?rbara y a San Hip?lito. En el altar de Santa B?rbara se encuentran las im?genes de Santa B?rbara, San Expedito y San Miguel Arc?ngel, todas ellas de factura moderna. En el altar de San Hip?lito se venera la imagen del titular, realizada en el siglo XIX.

Sepulcros de Fernando IV y Alfonso XI

En el tramo primero del presbiterio, alojados en sendos arcosolios, se encuentran los sepulcros que contienen los restos mortales de Fernando IV el Emplazado, ubicado en el lado de la Ep?stola, y el que contiene los restos de su hijo Alfonso XI el Justiciero, que se encuentra en el lado del Evangelio.


Sepulcro de Fernando IV el Emplazado, rey de Castilla y Le?n.

Los restos mortales de ambos monarcas se hallan depositados en el interior de dos urnas de m?rmol rojo procedentes del desaparecido monasterio de San Jer?nimo de la ciudad de C?rdoba, y ambas fueron realizadas en 1846, por encargo de la Comisi?n de Monumentos. Hasta ese momento, los restos de ambos monarcas se hallaban en colocados en sendos ata?des de madera en el presbiterio de la Iglesia, donde eran mostrados a los visitantes. Encima de las cubiertas de los sepulcros de ambos monarcas se encuentran colocados sendos almohadones sobre los que se hallan depositados una corona y un cetro, s?mbolos de la realeza. Sobre el arco que contiene el sepulcro de Alfonso XI el Justiciero se halla colocada una l?pida con la siguiente inscripci?n:

?

"?sta losa / mand? facer /el muy noble e /muy alto e muy /poderoso se?or /don Alfonso por /la gracia de Dio /s rei de Castilla / e rey de Le?n e la r / eina Dona Mar?a / su muger este / rei gan? la villa / de Alcal? e ven / ci? a los reyes de Benam / ar?n e de Granada / sobre la cerca de / Tarifa e gan? la / noble cibdad de Algecira."

?

Fernando IV el Emplazado falleci? en la ciudad de Ja?n el d?a 7 de septiembre de 1312, a los 27 a?os de edad y, aunque hubiera debido ser enterrado junto a su padre Sancho IV el Bravo en la Catedral de Toledo, o bien en la Catedral de Sevilla junto a su abuelo Alfonso X el Sabio y su bisabuelo el rey Fernando III el Santo, su esposa, la reina Constanza de Portugal y Arag?n, dispuso que su cad?ver recibiera sepultura en la Mezquita-Catedral de C?rdoba, con el prop?sito de evitar la total descomposici?n del cad?ver durante el traslado, ya que la defunci?n del rey se hab?a producido en el mes de septiembre.


Vista del sepulcro que contiene los restos mortales de Fernando IV el Emplazado, rey de Castilla y Le?n.

En 1350, mientras sitiaba Gibraltar, falleci? el rey Alfonso XI el Justiciero, hijo de Fernando IV el Emplazado, a los 39 a?os de edad, como consecuencia de haber contra?do la peste, y en un primer momento fue sepultado en la Catedral de Sevilla, junto a sus antepasados, los reyes Fernando III el Santo y Alfonso X el Sabio. En 1371 fueron terminadas las obras de la capilla real de la Mezquita-Catedral de C?rdoba y, ese mismo a?o, los restos mortales de Alfonso XI, cumpli?ndose de ese modo la voluntad del difunto, fueron trasladados a la capilla real de la Mezquita-Catedral de C?rdoba, por orden de su hijo Enrique II de Trast?mara, donde fueron depositados al lado de los su padre, el rey Fernando IV el Emplazado. Los restos de ambos monarcas permanecieron en la capilla real durante varios siglos, depositados en ata?des de madera, que fueron colocados en la parte superior de la capilla real. En 1571, durante una visita a la ciudad de C?rdoba del rey Felipe II, el monarca solicit? que los ata?des que conten?an los restos de los dos soberanos fueran abiertos, y el monarca pudo contemplar los restos de sus dos antepasados, y seg?n refiere el cronista Miguel Salcedo Hierro, durante la apertura de los ata?des los presentes pudieron comprobar que el estoque de Alfonso XI hab?a desaparecido, a diferencia del de su padre, que s? se conservaba junto a sus restos. Felipe II orden? al de?n de la catedral, que le explic? al soberano que se hab?a roto mientras un sacrist?n lo limpiaba, que reemplazase el estoque perdido, aunque teniendo en cuenta que el nuevo deber?a ser un estoque real.

En 1728, despu?s de varias rogativas por parte de los can?nigos de la colegiata de San Hip?lito, que hab?an solicitado a Felipe V que los restos de Fernando IV y de Alfonso XI fueran trasladados a su colegiata, el rey autoriz? el traslado de los restos de los dos monarcas, que yac?an en la capilla real de la Mezquita-Catedral de C?rdoba. En 1729, un a?o despu?s, se iniciaron las obras para la terminaci?n de la iglesia de San Hip?lito, que se dieron por finalizadas en 1736. En la noche del d?a 8 de agosto de 1736, y con todos los honores, los restos mortales de Fernando IV y de Alfonso XI fueron trasladados a la colegiata de San Hip?lito de C?rdoba, en la que reposan desde entonces. Al mismo tiempo, los can?nigos de San Hip?lito trasladaron a su colegiata todos los bienes muebles de la capilla real de la Mezquita-Catedral.

Sacrist?a

En la Sacrist?a se conservan lienzos de diferentes ?pocas, entre ellos un Apostolado del siglo XVIII, y dos cuadros en los que se representa la Epifan?a y la Piedad. Sobre una mesa de altar se halla una escultura del siglo XVIII que representa a Santiago Ap?stol, que muestra el influjo de Pedro Duque y Cornejo.

De las obras de orfebrer?a que conserva el templo destacan un ostensorio de plata sobredorada del siglo XVII, un cop?n del siglo XVIII, punzonado por Mart?nez y Cruz, un c?liz sin punzonar del siglo XVIII, una custodia de asiento del siglo XIX y varias piezas de estilo neog?tico labradas en la d?cada de 1960.

?rgano

El ?rgano de la iglesia fue construido por Joseph Corbacho en 1735, y est? considerado uno de los m?s importantes de Andaluc?a. Se trata de un ?rgano de dos teclados de 45 teclas con octava corta, y disponen de una decoraci?n a base de puntos caracter?stica de la zona cordobesa, con una octava de contras.

En el a?o 2007 fue restaurado. Sus elementos estructurales y mec?nicos se conservaban ?ntegramente y en su estado original. El material sonoro ha permanecido en buen estado y pr?cticamente completo, a excepci?n de los dos registros en ecos y del lleno de la cadereta. Est? decorado con pintura al temple sobre estuco en sus fondos y tallas, y tambi?n con algunos perfiles dorados.

?

Fuente: Wikipedia.

Transcrito: Cristobal AGuilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti