Jueves, 24 de febrero de 2011

EL CHAMAN?SMO - OTRAS RELIGIONES

El hombre puede percibir lo divino, pero no por la v?a racional, sino m?s bien mediante un proceso intuitivo y emocional. De ah? que la literatura de inspiraci?n sinto?sta prefiera la forma po?tica. Pero a menudo los kami se manifiestan espont?neamente a los hombres durante el sue?o o bajo la apariencia de seres misteriosos o de extra?os monstruos encontrados en el bosque.

En otro tiempo, durante la celebraci?n del rito pose?an el cuerpo de una m?dium que, por la noche, a la luz de las antorchas, bailaba sujetando con fuerza el espejo sagrado y, girando sobre s? misma, inspirada por la divinidad transmit?a la voluntad del dios. Hoy en d?a, la miko es una doncella del santuario que, con compostura y solemnidad, ejecuta la danza kagu-ra durante la celebraci?n de los ritos comunitarios. Antiguamente era la cham?n. Los motivos que adornan su traje, la corona dorada, el espejo y otros admin?culos, el propio mito del origen de su danza y las muchas leyendas de su iniciaci?n recuerdan la tradici?n de las v?rgenes del templo capaces de controlar estados de ?xtasis y de transmitir, en estado de trance, las palabras de seres sobrenaturales.

La elecci?n de esa cham?n se produc?a por designaci?n divina, a trav?s de sue?os inici?ticos o mediante una repentina, inesperada y violenta posesi?n. Segu?a despu?s un per?odo de dura ascesis bajo la gu?a de una maestra, de la que aprend?a el repertorio de danzas, himnos sagrados, letan?as y encantamientos de la tradici?n. Una ceremonia de celebraci?n de esponsales con la divinidad marcaba la plenitud de su funci?n sacra. Los primeros datos sobre las miko se encuentran en el Nihonshoki. En aquella ?poca, la miko desempe?aba un papel muy importante en la sociedad. El dominio de las t?cnicas del ?xtasis le otorgaba carisma religioso y autoridad pol?tica, como en el caso de la emperatriz Himiko, de quien hablan las cr?nicas chinas Weizhi.

A mediados del siglo VII, la influencia de la ideolog?a confucianista y del budismo hizo que las experiencias de ?xtasis se eliminaran de las ceremonias de la corte y de los grandes templos, y quedaran relegadas a celebraciones religiosas m?s marginales. La utilizaci?n del trance persisti? en el contexto budista, especialmente en el esoterismo Shingon, pero el estatus de la miko fue declinando y su papel pas? a ser meramente pasivo, en favor del personaje que la acompa?aba en el rito, un yama-bushi, que en la sesi?n desempe?aba la funci?n de controlar e interpretar el mensaje divino.

No obstante, podemos hacernos una idea aproximada de lo que en otro tiempo eran las miko estudiando a las chamanes que hoy en d?a siguen actuando a?n en las islas Ry?ky?: las noro, mediadoras con el mundo de los dioses, y las yuta, que se comunican con los muertos. Tambi?n en las zonas rurales del T?hoku, en el norte de Jap?n, las itako, m?dium ciegas que representan la voz de las almas de los difuntos, contin?an la tradici?n de las miko.

Viven en pueblos apartados, ignoradas y hasta perseguidas por la jerarqu?a religiosa, y no participan nunca en los ritos comunitarios. Pertenecen a un mundo religioso marginal, y conocen y dominan el lado m?s oscuro del imaginario religioso de la muerte: en efecto, junto a las almas pac?ficas y ben?volas de los antepasados, se agolpan figuras angustiosas, los fantasmas sin paz de los que han fallecido por muerte violenta, las almas olvidadas que carecen del consuelo de los ritos celebrados en su memoria, las almas en pena de los ni?os que no llegaron a nacer.

Se consideran almas vengativas y peligrosas, que mortifican a los vivos y son portadoras de enfermedades y muerte. Es potestad de las itako expresar sus lamentaciones, librarlas de su sufrimiento, o bien expulsarlas mediante ritos exorcistas.

Fuentes: Consultadas diversas fuentes.
Fdo. Cristobal Aguilar.


Publicado por cristobalaguilar @ 0:07  | Otras Religiones
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti