Domingo, 06 de febrero de 2011

EL DON DEL ORDEN

El orden es la disposici?n de las cosas en el lugar o tiempo que les corresponde seg?n ciertas reglas establecidas. El orden pone las cosas en su sitio y en su momento.

Hay ni?os que parece que hayan nacido con el don del orden. Entramos en su habitaci?n y est? todo en su lugar: la ropa, los juguetes, los objetos, los adornos, ?hasta los zapatos est?n bien colocados! Los libros est?n agrupados por temas y, si hay colecciones, los tomos siguen perfectamente la numeraci?n en la estanter?a.
En cambio, hay otros en los que este don no ha existido nunca o se ha volatilizado.

Su habitaci?n es una leonera y todo est? manga por hombro. ?Realmente puede encontrar lo que busca? Ellos dicen que s?; los dem?s lo dudamos seriamente.

As?, hay hijos que nos dar?n muy poco trabajo en la educaci?n de este valor porque son ordenados por temperamento. En otros, nuestro empe?o para que asimilen este valor se ver? casi frustrado, aunque debemos seguir intent?ndolo.

El sentimiento de frustraci?n se acent?a si tenemos en cuenta que, en este valor, los resultados pueden ser m?s inmediatos que en otros. Hay valores cuyos frutos s?lo pueden apreciarse a largo plazo y quiz? de forma bastante imprecisa; en el caso del valor del orden, anhelamos que los resultados sean corroborables en breve tiempo y de forma muy evidente.

Al hablar del valor del orden, solemos pensar en el orden de las cosas. Sin embargo, hay otro orden mucho m?s importante: el orden en las ideas. Las diferencias individuales tambi?n son muy notorias en este campo:
? Hay personas m?s l?gicas, m?s ordenadas en sus razonamientos, cuyos raciocinios funcionan como silogismos f?rreos. Su capacidad deductiva es h?bil
y las conclusiones a las que llegan emanan con el rigor mental de las premisas establecidas.
? Hay otras personas m?s intuitivas, que parece que pasen de unos meros datos captados a unas deducciones que perciben con una claridad meridiana.

Las conclusiones de unas y otras no tienen mayor garant?a de acierto o de error; son fruto de modos distintos de proceder.
Entonces, ?qu? entendemos por orden en las ideas? Pues, tener en cuenta todos los datos posibles para estar menos expuestos al error. As?, se ahorran tiempo y energ?as, des?nimos y repeticiones in?tiles en el momento de juzgar la realidad, y se consigue actuar con correcci?n. Del mismo modo que el orden en una librer?a nos hace encontrar un libro con mayor rapidez, tambi?n el orden en las ideas nos permite llegar a la verdad con un margen menor de error.

Es verdad que la inteligencia l?gica se desarrolla lentamente, pero podemos ayudarla en este proceso. Nuestros hijos pueden ir d?ndose cuenta de que no todo lo que ocurre despu?s de A tiene a dicha A como su causa; que las causas preceden a los efectos, y no viceversa; que de un solo caso no podemos deducir una ley universal; que la excepci?n es compatible con una regla general; es m?s, una excepci?n supone que hay una regla; que de una suposici?n absurda podemos deducir cualquier absurdo; que una sospecha, ni cien, no da certeza; que los rumores muchas veces son falsos; que existen ilusiones ?pticas... y de otras clases; que el que pretende demostrar demasiado, al final no demuestra nada; que en la vida no todo es blanco o negro; y, aunque parezca una paradoja, que el coraz?n tiene razones que la raz?n no comprende.

Fuentes Consultadas: Diversas fuentes.
Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti