Mi?rcoles, 02 de febrero de 2011

EL ISLAM, DOCTRINA Y CREENCIAS

Bueno partiendo desde la base del respeto y concord?a mutuas, vamos a mirar con un punto de vista puramente informativo, y lo m?s veraz posible; a una creencia que ha permanecido en coexistencia en muchas regiones del mundo junto con la cristiana. Ojala el respeto mutuo siga siendo inalterable, como en un tiempo lo fue en aquel lugar de cuyo nombre no quiero nombrar, en donde coexistian las tres religiones monote?stas, el Islam, el Juda?smo y el Cristianismo.

Pero vamos a lo que verdaderamente nos interesa, seguidores el Blog, In Nomine Patris (verdadescristianas.blogcindario.com):

La fe en Dios es el n?cleo del Islam: la religi?n isl?mica se distingue por su radical teocentrismo y, viceversa, por la sumisi?n sin l?mites a Dios y a su voluntad. ?No hay otro Dios fuera de Dios?: en esta f?rmula se resume b?sicamente el credo isl?mico. Mahoma la repite continuamente para subrayar su car?cter fundamental.

Desde un punto de vista hist?rico, las cosas adquieren un aspecto ligeramente distinto. Ante todo, la fe monote?sta indudablemente no era desconocida en el ambiente en que se form? Mahoma, que estuvo en contacto con jud?os y cristianos. Por eso sorprende que en las partes m?s antiguas del Cor?n, relativas al anuncio inicial de Mahoma, no aparezcan afirmaciones sobre Dios, otras divinidades o el mundo de los esp?ritus. Los pasajes m?s antiguos ?muchas suras breves, r?tmicas, escritas siguiendo el estilo de los profetas preisl?micos? no contienen ninguna referencia a Dios ni ninguna indicaci?n de que sean mensajes de la divinidad. Las primeras revelaciones que mencionan al Dios de Mahoma se refieren a ?l solamente como al ?Se?or?. M?s tarde, ?l comenz? a ser definido como ?el Misericordioso?.

Aproximadamente en el mismo per?odo, se introdujo en la revelaci?n el nombre de ?Al?, conocido por los polite?stas de la Meca anteriores a Mahoma.

Las siguientes partes del Cor?n, por orden cronol?gico, proporcionan los elementos de una rica teolog?a, a partir de la utilizaci?n de una amplia variedad de ep?tetos divinos, como por ejemplo los que aparecen en el siguiente pasaje lit?rgico al final de la sura LIX:

?l es Dios: no hay ning?n otro Dios fuera de ?l.
?l es el Conocedor de lo invisible y de lo visible.
?l es el Misericordioso, el Compasivo.
?l es Dios: no hay ning?n otro Dios fuera de ?l.
?l es el Rey, el Santo, el que otorga la paz, el Fiel,
El Custodio, el Poderoso, el Dominador, el Sublime.
Gloria a Dios, ?l est? por encima de lo que (a ?l) asociamos.
?l es Dios: el Creador, el Hacedor, el Formador.
A ?l pertenecen los nombres m?s bellos.
Todo lo que hay en el cielo y en la tierra lo glorifica.
?l es el Poderoso, el Sabio.

La lista completa de los ?bell?simos nombres? divinos incluye noventa y nueve, que los musulmanes piadosos invocan mientras desgranan entre los dedos las cuentas de una especie de rosario.

La doctrina de que ?Dios es uno? es tan dominante en las partes m?s modernas del Cor?n que hace olvidar el hecho de que las partes m?s antiguas revelan la presencia de otras divinidades, como recuerdo del polite?smo caracter?stico de las religiones de la Arabia preisl?mica: las tres diosas a las que se rend?a culto en la Meca en la ?poca de Mahoma (al-Lat, al-'Uzza y Man?t) aparecen citadas con sus nombres en la sura LIII,19-20. En las distintas revisiones de esta sura, las tres diosas fueron inicialmente aceptadas como intercesoras de Dios, m?s tarde como ?ngeles y, por ?ltimo, como simples nombres inventados por los antepasados de los habitantes de la Meca.

A partir de los datos de la revelaci?n cor?nica, las distintas escuelas musulmanas reflexionaron m?s tarde sobre los aspectos esenciales de Dios: su unicidad y la unidad interna de su esencia. La unicidad se destaca tanto para diferenciar al Dios del Islam de los dioses del polite?smo como para distinguirlo del Dios de los cristianos: aunque el Cor?n subraya la importancia de la misi?n prof?tica de Jes?s, niega su naturaleza de Hijo de Dios, porque ir?a en contra de la unicidad de Dios (con mayor raz?n se rechaza la doctrina de la Trinidad).

La obra de Dios es, ante todo, una obra creadora. La creaci?n del mundo, as? como la creaci?n del hombre, est? descrita detalladamente en el Cor?n. Tambi?n se destaca su acci?n providencial, que se manifiesta asegurando el bienestar de sus criaturas, determinando el destino del hombre, encarg?ndose de atender a sus vidas y, por ?ltimo, desempe?ando con misericordia la funci?n de juez.

El Cor?n, igual que las escrituras de los jud?os y de los cristianos, sit?a entre Dios, Y el hombre criaturas espirituales intermedias: ?ngeles, demonios y ginn. Los ?ngeles aparecen citados con frecuencia en el Cor?n, que los describe como criaturas aladas que se mueven entre el cielo y la tierra en calidad de intermediarios entre Dios y los hombres. Creados para adorar al Se?or, son el modelo perfecto de la obediencia debida a El, a quien glorifican incesantemente y sirven de distintas formas. Una de sus principales funciones consiste en llevar a los hombres mensajes de parte de Dios. Incluso la revelaci?n es transmitida a los enviados por los ?ngeles, especialmente por Gabriel, el ?nico que aparece con su nombre en el Cor?n junto con Miguel y Malik, el guardi?n del infierno. Otra importante misi?n confiada a los ?ngeles es la de anotar las acciones humanas en registros hechos al efecto, que ser?n presentados a cada uno el d?a del Juicio.

En el Cor?n no se afirma que los ?ngeles tengan la misi?n de custodiar a los hombres, pero aparecen intervenciones suyas a favor de los creyentes, e incluso pueden llegar a intervenir a su lado en las guerras contra los infieles.

?

Fdo. Cristobal Aguilar.


Publicado por cristobalaguilar @ 1:15  | Otras Religiones
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti