Viernes, 03 de diciembre de 2010

SANTA GEMA GALGANI - VIDAS DE SANTOS

Naci? en Luca, Italia, en 1878 y muri? en 1903. Fue, pues, una vida breve, pero de gran santidad. En medio de sus enfermedades y grandes pruebas recibi? extraordinarias gracias de orden m?stico.
?Padeciendo se aprende a amar?. Parece ser que estas fueron las palabras que Cristo le dijo en un ?xtasis a esta hija del boticario de Luca. Dios elige para la santidad en la enfermedad o en la salud. Como El quiere. Gema vivi? el dolor de estar casi permanentemente enferma. Muri? su madre siendo muy ni?a y tambi?n una hermana a la que Gema profesaba un profundo afecto. Al morir tambi?n su padre, entr? a formar parte de otra familia de once hermanos.
Practic? las virtudes m?s heroicas. As?, vivi? la obediencia m?s exquisita a sus superiores una vez que ella conoc?a su voluntad. Era muy humilde, se ten?a por muy poca cosa y viv?a en la mayor simplicidad. Mostraba especialmente la caridad, siempre atent?sima a servir a los dem?s, a los que antepon?a siempre a sus propios intereses... Tuvo en grand?sima estima la pureza y se cuido con toda su alma por mantenerla inmaculada.
Dese? ardientemente ser monja pasionista y nunca lleg? a serlo. En cambio desde el a?o 1899 todos los jueves y viernes de cada semana se le reproduc?an los estigmas de la pasi?n, sangrando por sus llagas abundantemente, como atestigua su director espiritual, el padre Germ?n de San Estanislao, que escribi? su biograf?a. Igualmente tuvo otros muchos fen?menos m?sticos, inexplicables por lo prodigiosos. Su fiesta se celebra el 16 de mayo.

A los enfermos. La enfermedad fue compa?era habitual de su vida, pero ella la aceptaba como una hermana m?s, al estilo de san Francisco.
Siempre enfermiza, y muerta siendo a?n muy joven, es un aut?ntico modelo para que las personas enfermas piensen que Dios las llama y pueden conseguir, en medio de la dura enfermedad, la m?s grande santidad.
Si los pobres son los preferidos del Se?or, ?qui?n hay m?s pobre que el enfermo? El carente de bienes materiales est? necesitado de algo externo a su persona; en cambio el enfermo es el que carece de un bien intr?nseco a su propio ser como es la salud. La enfermedad, como todo sufrimiento y aun la misma muerte, han sido integrados en el orden de la salvaci?n. ?Viviendo, estamos siempre expuestos a la muerte por causa de Jes?s, para que la vida de Jes?s se manifieste tambi?n en nuestra carne mortal? (2Cor 4,10).

Fdo. Cristobal Aguilar.


Publicado por cristobalaguilar @ 0:09  | Vidas de Santos
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti