Sábado, 27 de noviembre de 2010

PALABRAS DE JESÚS SOBRE LA CASTIDAD Y LA LIMPIEZA DE CORAZÓN

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios (Mateo 5, 8).

Hay eunucos que nacieron así del vientre de su madre, hay eunucos que fueron hechos por los hombres y hay eunucos que a sí mismos se han hecho tales por amor del Reino de los Cielos. El que pueda entender, que entienda (Mateo 19, 12).

Habéis oído que fue dicho: No adulterarás. Pero Yo os digo que todo el que mira a una mujer deseándola, ya adulteró con ella en su corazón (Mateo 5, 27-28).

Si tu ojo derecho te escandaliza, arráncalo y échalo lejos de ti; porque más te conviene perder uno de tus miembros que sea arrojado todo tu cuerpo al Infierno (Mateo 5, 29).

Y si tu mano derecha te escandaliza, córtala y arrójala de ti; porque más te conviene perder uno de tus miembros que todo tu cuerpo vaya al Infierno (Mateo 5, 30).

¿No habéis leído que al principio el Creador los hizo varón y hembra, y dijo: "Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne"? De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre (Mateo 19, 4-6).

El que repudia a su mujer y se casa con otra, adultera; y si la mujer repudia al marido y se casa con otro, comete adulterio (Marcos 10, 11-12).

Todo el que repudia a su mujer y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada por el marido, comete adulterio (Lucas 16, 18).

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti