Jueves, 18 de noviembre de 2010

EL AMOR AL PR?JIMO COMO PRIMER FIN

Cuando decimos que hay que amar al pr?jimo como uno se ama a s? mismo, lo que afirmamos no es el ?amor propio? (como premisa para establecer el modo de amar al pr?jimo) sino, m?s bien, nos estamos fijando en la intensidad y en la constancia que acompa?an al amor propio.

Entonces, ?amar?s al pr?jimo como a ti mismo? significa que cada uno se ha de esforzar en amar a sus semejantes con la misma profundidad, con la misma intensidad y con la misma constancia con que se quiere uno a s? mismo.

La ?tica del amor cristiano est? fundada en el amor de Cristo en la cruz. Cuando san Pablo habla de la cruz, nos habla esencialmente del amor de C risto, y s?lo del amor. Cristo, entregando amorosa y dolorosamente su vida por los mismos que le crucifican, es paradigma definitivo del amor cristiano al pr?jimo, pues ?nadie tiene amor m?s grande que el que da la vida por sus amigos? (en este caso ?enemigos?).

Una ?tica cristiana, aut?nticamente evang?lica, s?lo es posible cuando el dolor, que conlleva el amor al hermano, es constante e intenso. Dice san Pablo: ?Ale graos con los que se alegran, llorad con los que lloran...? (Rom 12,15); y ?siento una gran tristeza y un dolor incesante en el coraz?n (por mis hermanos)? (Rom 9,2).

El amor al pr?jimo ?tan intensa y constantemente como el amor a uno mismo? psicol?gicamente es imposible con las solas fuerzas naturales. S?lo con la gracia de Cristo podemos amar al pr?jimo como a nosotros mismos. El amor a Cristo nos hace morir al hombre viejo, al hombre carnal y terreno.

Jes?s en la cruz, perdonando, amando y abrazando a los que no merec?an ser amados, a los pecadores que hab?an perdido todo t?tulo y derecho para ser amados, es el supremo modelo para nuestro amor al pr?jimo. Jes?s es el aut?ntico y el solo maestro que nos ense?? leg?timamente con su palabra y su vida el verdadero amor. Dijo: ?Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian...; al que te hiera en una mejilla...? (Lc 6,27-35). Amar s?lo a los de la misma sangre, a los que nos caen bien, a los agradecidos, etc., no es la norma ?tica de amor al pr?jimo; es m?s bien lo que Cristo ense??, y sobre todo practic? de una forma sublime en la c?tedra universal de la cruz.

Fdo. Cristobal AGuilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti