Domingo, 31 de octubre de 2010

LAS PARABOLAS DE JES?S - LA PERLA PRECIOSA

El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en el campo; si un nombre lo encuentra, lo vuelve a esconder y, por la alegr?a que le da, va a vender todo lo que tiene y compra el campo aquel.

Tambi?n se parece el reino de los cielos a un mercader que anda buscando perlas finas; al encontrar una perla de gran valor va a vender todo lo que tiene y la compra? (Mt 13,44-46).

?

Contiene una misma ense?anza o mensaje en dos par?bolas similares: un tesoro escondido y el hallazgo de una perla de gran valor. El recurso de la doble par?bola es un recurso literario peculiar de san Mateo y frecuente en los evangelios.

El tesoro y la perla es Cristo mismo. Es la vida del Verbo encarnado como un tesoro en el seno de Mar?a; el que lo encuentra ha de nacer girar toda su vida (lo que uno es y lo que tiene) alrededor de ?l. Pero este tesoro lo llevamos en vasijas de b arro, dice san Pablo.

San Antonio abad entr? en una iglesia y oy? las palabras del evangelio: ?Si quieres ser perfecto, vete a vender todo lo que tienes y d?selo a los pobres; as? tendr?s un tesoro en el cielo? (Mt 19,21). Se hab?a encontrado con el ?nico tesoro: Cristo. Seguidamente entreg? todos sus bienes a los pobres, reservan-do s?lo una parte peque?a para su hermana, y se retir? a la soledad del desierto, viviendo en ?l un profundo ascetismo y una alt?sima contemplaci?n.

Igual invitaci?n recibi? el joven rico del evangelio: ?Si quieres ser perfecto, ve a vender todo lo que tienes y d?selo a los pobres; as? tendr?s un tesoro en el cielo... Se fue triste porque era muy rico. No reconoci?, ni se qued? con el tesoro que le o ? recia Cristo.

Si antes tu dios era la soberbia y el mandar, tu tesoro ser? ser humilde.

Si antes eras violento, tu tesoro ser? ser manso y dulce.

Si antes centrabas tu vida en ti mismo, ahora tu centro es Dios y los pobres.

Si antes el sexo, el alcohol, la droga... te ten?an dominado y eran el todo en tu vida, ahora tu todo y tu tesoro es vivir como Cristo te ense?a.

Para conservar este tesoro hay que nacer la transformaci?n radical de la vida, seg?n aquello de san Pablo: ?Ya no vivo yo, vive en m? Cristo? (G?l 2,20).

Juan Pablo II dec?a a los j?venes en Denver (EE.UU.): ?Id sin miedo al mundo, porque ten?is un gran tesoro que ofrecer: Cristo?.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti