S?bado, 30 de octubre de 2010

EL SIERVO QUE NO PERDONA LAS OFENSAS

Esta par?bola sirve perfectamente para hacer el comentario a la petici?n del Padrenuestro: ?Perdona nuestras ofensas como tambi?n nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

A un rey le debe un siervo 10.000 talentos y ?como no ten?a con qu? pagarle orden? que fuese vendido ?l, su mujer, sus hijos y todo cuanto ten?a?. El empleado se ech? a sus pies suplic?ndole: ?Ten paciencia conmigo y te lo pagar? todo?. El rey, compasivo y generos?simo, le perdon? todo. Pero este que hab?a sido perdonado, a la salida le reclam? la deuda de un denario a un compa?ero. Como no pod?a pagarle, lo ech? a la c?rcel. El rey se enter? y...

Todo pecado es una deuda infinita en raz?n del ofendido que es Dios, suma bondad. El Se?or nos perdona todos los pecados, porque Dios quiere mostrar su amor en el perd?n; pero pone una condici?n: que perdonemos a nuestros ofensores.

Esta par?bola, lo mismo que la petici?n del Padrenuestro, ?perdona nuestras ofensas...?, conlleva un compromiso muy serio: ser consecuente en el perd?n de coraz?n que hemos de dispensar siempre (70 veces 7) al que nos ofende.

No nos enga?emos:

Si t? no perdonas, est?s diciendo impl?citamente a Dios que no te perdone.

Si perdonas, ?pero no olvidas? (que es una forma de no perdonar), el Se?or (que se echa a la espalda los pecados) en tu caso los tendr? presentes...

Si en la vida real tienes como enemigo a tu ofensor, Dios te tendr? como enemigo. Tu vecino, tu matrimonio, tu compa?ero de trabajo, el que te cae mal... lodos deben ser perdonados.

El amor de Dios tiene su mejor realizaci?n y expresi?n m?xima en el perd?n.

No olvides jam?s, aunque tengas que rasgarte el coraz?n amando y perdonando, que ?si no perdon?is a los hombres sus ofensas, tampoco os perdonar? a vosotros mi Padre celestial? (Mt 6,15)

Fdo. Cristobal AGuilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti