S?bado, 30 de octubre de 2010

LA IGLESIA Y LA EVANGELIZACI?N EN FILIPINAS

Entre los tres grandes imperios asi?ticos de India, China y Jap?n por un lado, y el continente australiano por el otro, existen grandes masas de tierras recortadas y rodeadas por brazos de mar: la pen?nsula de Malaya y el mayor archipi?lago del globo, extendido desde Sumatra hasta las Filipinas y Nueva Guinea. Los centros misionales para este mundo, que en extensi?n es comparable a Europa, fueron en el siglo XVI de una parte Malaca, ocupada por los portugueses en 1511, y de otra el archipi?lago de las Filipinas, conquistado en 1559 por los espa?oles, quienes le dieron el nombre de su rey Felipe II.

De Malaca parti? en 1546 san Francisco Javier hacia las Molucas y predic? en Amboina y Ternate. A la esfera portuguesa pertenec?an Siam y Camboya, donde en el siglo XVII se hicieron intentos de misi?n. Las misiones cat?licas de las islas de la Sonda fueron casi totalmente aniquiladas por los holandeses, quienes en 1641 conquistaron las Molucas, e isla tras isla fueron ocupando todo el archipi?lago. S?lo en la isla de Timor, que sigui? siendo portuguesa, se mantuvo una colonia cat?lica de alguna importancia, que hoy cuenta con setenta mil fieles. En las islas neerlandesas los sacerdotes cat?licos no pudieron penetrar hasta 1807, y al principio s?lo para atender a la colonia europea. Una labor propiamente de misi?n no volvi? a empezar hasta. 1859; su actividad aument? a partir del fin de siglo, pero entretanto el Islam hab?a tomado posesi?n de todas las Indias holandesas.

Las Filipinas fueron espa?olizadas y cristianizadas, al estilo de las colonias espa?olas en Am?rica. Los misioneros, que ven?an por la v?a de M?jico, eran como all? unos decididos protectores de los ind?genas. Los primeros fueron agustinos; luego predominaron los franciscanos. Los dominicos organizaron en 1592 una provincia de su propia orden, y lo mismo hicieron los jesuitas en 1606. Manila, sede episcopal desde 1578, fue elevada a arzobispado en 1595, con tres sufrag?neas: Nueva Segovia, Nueva C?ceres, Ceb?. A mediados del siglo XVII se contaban dos millones de cristianos.

La colonia qued? casi indemne de los acontecimientos que se desarrollaban en el resto del mundo. Agravaba su aislamiento el hecho de que todo el tr?fico comercial se hac?a con Espa?a pasando por M?jico. Hasta 1814 no fue abierta Manilla al comercio internacional. En la ?poca de la Ilustraci?n y del liberalismo llegaron de Espa?a el anticlericalismo y la masoner?a, lo mismo que ocurr?a en Am?rica. Igual que en Am?rica, constitu?a un grave inconveniente el hecho de que el gobierno espa?ol no supiera decidirse a nombrar obispos nacidos en el pa?s. En 1898, cuando Espa?a perdi? las colonias, no hab?a a?n ning?n filipino entre los obispos del archipi?lago.

La ocupaci?n por los Estados Unidos dio al principio la impresi?n de que s?lo da?os aportar?a a la Iglesia. Entre otras conquistas de la civilizaci?n, los americanos introdujeron las escuelas laicas. Las sectas protestantes desplegaron una actividad muy intensa. Por otra parte, se increment? en gran manera la labor propiamente pastoral, en parte fomentada por cl?rigos regulares americanos. El n?mero de di?cesis fue aumentado de cinco a quince. La segunda guerra mundial, con la ocupaci?n japonesa de 1942-1944, produjo grandes da?os materiales, y tambi?n es de lamentar la muerte de m?s de cien sacerdotes.

Como en los dem?s pa?ses de Europa o Sudam?rica hay en las Filipinas muchos cat?licos que no practican o que incluso se manifiestan hostiles a la Iglesia. Es sobre todo sensible la falta de sacerdotes: s?lo hay unos tres mil, mientras los Estados Unidos, para un n?mero doble de cat?licos, tienen treinta y nueve mil. Hay que observar, sin embargo, que en los ?ltimos a?os se ha notado un incremento en el n?mero de vocaciones.

De todos modos, las Filipinas, con sus veintid?s millones de cat?licos, es un pa?s netamente cat?lico, el ?nico en el hemisferio oriental. Es ?sta una impresi?n que sorprende a todo aquel que llega al archipi?lago procedente de China o del Jap?n. El Congreso Eucar?stico de Manila en 1937 fue un acontecimiento para el Asia oriental, que se celebr? con el mayor esplendor. Las Filipinas son un pa?s asi?tico. Aunque hable espa?ol, el filipino no es por eso europeo. El europeo, que apenas distingue a los japoneses de los chinos, los toma tambi?n por uno de ?stos. Por su sola existencia, la cat?lica Filipinas contribuye a connaturalizar la Iglesia en el Asia. Hay cardenal en Manila.

Fdo. Cristobal AGuilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti