Domingo, 10 de octubre de 2010

REFORMA DE LA CURIA DENTRO DE LA IGLESIA EN EL SIGLO XX

El Concilio hab?a ya recomendado que se procediera a la mo?dernizaci?n de la administraci?n central eclesi?stica, procurando obtener una mejor cooperaci?n con todos los obispos del mundo e internacionalizando la composici?n de la Curia romana; de acuerdo con estas recomendaciones, el papa Paulo VI anunci? el 18 de agosto de 1967, en la constituci?n apost?lica Regimini ecclesiae universae, que se proceder?a a una profunda reforma de la curia, que ser?a vigente a partir del 1.? de enero de 1968.

En virtud de ella, el cardenal secretario de Estado obtiene una posici?n comparable a la del Primer Ministro en los gobiernos seculares. Tiene atribuciones para convocar a ?consejos de gabinete? a los prefectos de las distintas congregaciones de la Curia, con objeto de coordinar mejor la administraci?n eclesi?stica. De ?l depende directamente la ?Secretar?a pontificia? (algo as? como el ministerio del Interior) y el ?Consejo para los asuntos p?blicos de la Iglesia? (comparable al ministerio de asuntos exteriores). El n?mero de congregaciones curiales queda reducido de doce a nueve. Al mismo tiempo, todos los organismos que se ocupaban de cuestiones financieras quedan concentrados en una ?Prefectura econ?mica?, una especie de ministerio de Hacienda y Tribunal de Cuentas. Se ha creado, adem?s, en la curia una oficina estad?stica.

En adelante, cada congregaci?n tendr? a su frente, como prefecto, un cardenal. El papa ha renunciado a la presidencia tradicional que desempe?aba en ciertas congregaciones. Se podr? llamar a obispos diocesanos para formar parte de cualquier congregaci?n como miembros de derecho pleno. De este modo se conseguir? que todos los pa?ses est?n representados en los ?rganos de gobierno de la Iglesia. Los cardenales prefectos y los restantes miembros de la curia no ocupar?n sus puestos a t?tulo vitalicio, como hasta ahora, sino para un per?odo de cinco a?os.

Es posible la renovaci?n del nombramiento, pero el mandato se extingue autom?ticamente con la muerte del papa, con objeto de dejar al sucesor las manos libres para la elecci?n de sus colaboradores. Todo conflicto de competencia entre las congregaciones y toda cuesti?n de jurisdicci?n en el ?mbito del ordenamiento eclesi?stico ser?n en lo sucesivo decididos por el Supremo Tribunal de la Signatura Apost?lica, al que se ha agregado un tribunal administrativo. Las distintas congregaciones llamar?n a representantes laicos en calidad de asesores en las cuestiones que les competan.

Los secretariados para la unidad de los cristianos, para los no cristianos y para los no creyentes, as? como el consejo de laicos y la comisi?n de estudios ?Justicia y paz?, quedan incorporados oficialmente a la curia.
Al colegio cardenalicio, que por la creaci?n de 27 nuevos cardenales en junio de 1967 pas?, por primera vez, de los cien miembros, le corresponde, como en el pasado, el derecho de elegir al papa.

A prop?sito de la reforma de la Curia, Paulo VI declar?: ?Pareci? haber llegado el momento de proceder a una razonable reforma de la curia, que hiciera de ella un instrumento h?bil y eficaz en manos del que est? investido del supremo ministerio doctrinal y pastoral.?

Para hacer posible la intervenci?n de todos los obispos en el gobierno de la Iglesia entera, el concilio hab?a sugerido la creaci?n de un s?nodo episcopal en el que entraran representantes de todas las conferencias episcopales del mundo. El papa Paulo VI convoc? por primera vez este s?nodo en septiembre y octubre de 1967. En ?l se trat? de la creaci?n de una Comisi?n teol?gica internacional; de la revisi?n del C?digo de derecho can?nico, poniendo el acento en los aspectos pastorales; de la relaci?n de las conferencias episcopales con los seminarios de sus respectivas zonas; de la aprobaci?n de textos lit?rgicos y de otras cuestiones menores.

La segunda reuni?n (1969) tuvo car?cter de extraordinaria y el papa propuso como tema el estudio de las relaciones entre la Santa Sede y las conferencias episcopales. En ella se insisti? en la idea de comuni?n como concepto fundamental de la colegialidad. La tercera reuni?n (1971) centr? su temario en el sacerdocio ministerial y en la justicia en el mundo. La cuarta sesi?n (1974) trat? el tema de la evangelizaci?n en el mundo contempor?neo, incluyendo las tareas de preevangelizaci?n y la animaci?n cristiana de las realidades terrestres. De los debates surgi? la exhortaci?n apost?lica Evangelii nutiandi (1975).

La quinta reuni?n (1977) se ocup? de la catequesis en nuestro tiempo, con especial referencia a los ni?os y a los j?venes. Fruto de este s?nodo fue la exhortaci?n apost?lica Catechesi tradendae (1979). La sexta reuni?n, clausurada en noviembre de 1980, abord? en toda su amplitud y dificultad el tema de la familia cristiana. Las conclusiones definitivas est?n llamadas a despertar agitados debates en amplios sectores. La s?ptima reuni?n (1983) profundiz? en la tem?tica de la reconciliaci?n y la penitencia.

Por lo dem?s, la reforma administrativa de la Iglesia no quiere agotarse a este nivel de la gran estructura eclesial, sino que pretende llegar a las di?cesis y a las parroquias. De ah? la creaci?n y la proliferaci?n de consejos presbiteriales y pastorales llamados a poner de relieve el car?cter fraternal y corresponsable de la administraci?n comunitaria de la Iglesia.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti