Lunes, 04 de octubre de 2010

LOS MILAGROS DE JES?S III - LA HIJA DE JAIRO

Un hombre, llamado Jairo, que era jefe de la sinagoga, cayendo a los pies de Jes?s, le suplicaba que fuera a su casa, porque ten?a una sola hija, de unos doce a?os, que estaba mu??ndose... Entonces una mujer, que padec?a flujos de sangre desde nac?a doce a?os, y que no hab?a podido ser curada por nadie, se acerc? por detr?s y le toc? la orla del manto, y ai punto se le cortaron los flujos. Jes?s pregunt?: "?Qui?n me ha tocado?..." (Le 8,41-56).


La fe de Jairo. Este era un jefe de la sinagoga de Cafarna?n. Estaba profundamente apenado y temi?ndose lo peor para su hija de doce a?os. A esta edad las ni?as en Israel eran consideradas aptas para casarse y eran prometidas en matrimonio. Las mujeres israelitas se casaban muy pronto (entre los trece y quince a?os era lo m?s com?n). Quer?an entrar en la cadena ascendente del Mes?as. La ni?a estaba muri?ndose. Entonces su apenado padre acudi? al ?ltimo remedio: se arrodill? ante Jes?s suplic?ndole que fuera a su casa a curar a su hija.
La fe de la hemorro?sa. El Maestro sigui? su camino rodeado y apretujado por el gent?o. Una mujer, que padec?a flujos de sangre desde nac?a doce a?os, toc? furtivamente, pero con inmensa fe, la orla del manto de Jes?s. En las circunstancias en que estaba esta mujer, era considerada impura (Lev 15,19-30) y no pod?a tener trato con los dem?s, al igual que les suced?a a los leprosos. De Jes?s sali? un poder que la san? al instante. El tocar a Cristo o ser tocado por ?l siempre sana y salva.
Siguiendo el camino, lleg? la dura noticia a Jairo: ?No molestes m?s al Maestro porque tu hija acaba de morir?. Jes?s, oyendo esto, alent? la fe de Jairo, dici?ndole: ?Ten fe, tu hija se salvar?. As? hizo Jairo, se fi? del Maestro. Llegados a la casa, ech? a las pla?ideras, que eran pagadas por acompa?ar con sus gritos al muerto. Y Jes?s, con los tres disc?pulos y los padres, cogiendo de la mano a la ni?a, le dijo: ?Talita kumi? (ni?a, lev?ntate). Ante Cristo, que es la vida, no tienen tarea las pla?ideras. Las dej? sin trabajo.
No olvides que Jes?s es se?or de la vida. Da gloria al Se?or, que en este signo nos anticipa su resurrecci?n.
El cristiano tiene la excelente misi?n de llevar a muchos a los pies de Jes?s y ponerlos en contacto con el que sana y salva.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti