Lunes, 27 de septiembre de 2010

LA CATEDRAL DE SAN ANTOL?N DE PALENCIA

La catedral de San Antol?n, sede episcopal de la di?cesis de Palencia, se encuentra en la ciudad espa?ola de Palencia, en la Comunidad Aut?noma de Castilla y Le?n.

Se trata de un edificio predominantemente g?tico, con a?adidos posteriores renacentistas, barrocos y neocl?sicos. Es apodada popularmente como "La bella desconocida", por no ser tan conocida como otras catedrales castellanas, aun cuando atesora en su interior una importante cantidad de obras de arte de gran valor.

Sus m?s de 130 metros de largura la convierten en una de las mayores catedrales de Espa?a; su ?bside roza los 30 metros de altura y la anchura es de 50 metros en el crucero, m?s otros tantos del claustro y sala capitular. El exterior carece de una fachada principal propiamente dicha y se presenta sobrio y macizo, cosa que no refleja la grandeza de su interior, donde pueden verse m?s de veinte capillas de gran inter?s art?stico e hist?rico.

Aunque la construcci?n de la catedral g?tica dur? desde el siglo XIV hasta el XVI, en realidad lo que hoy d?a se observa ha tardado casi catorce siglos en ser levantado, pues la parte m?s antigua de la Cripta de San Antol?n data del siglo VII y la ?ltima piedra colocada se dispuso en el siglo XX, aun as?, el templo a?n no ha sido concluido.

El elemento m?s reconocible al exterior es la torre, esbelta pero algo tosca teniendo en cuenta su pertenencia al estilo g?tico. Estudios recientes y excavaciones demuestran que fue torre de car?cter militar en el pasado y tras cumplir esa funci?n se le a?adieron sus pin?culos y espada?a como ?nica decoraci?n.

La planta es de cruz latina y tiene la peculiaridad de contar con un crucero y un falso crucero por lo que tambi?n dispone de cinco puertas, formando as? una planta en cruz patriarcal. Esto es debido a que el primitivo crucero qued? peque?o y se hizo un segundo, m?s monumental. De todos modos ambos cruceros solo se marcan en alzado y no sobresalen en planta.

Fue el primer monumento del municipio de Palencia en ser declarado como Monumento Nacional, distinci?n que obtuvo el 3 de noviembre de 1929.

Entre 1397 y 1415 las obras de la catedral recibieron un gran impulso bajo el obispado de Sancho de Rojas. Es cuando se termina la capilla mayor cerrando sus b?vedas y se procede a su decoraci?n que es sufragada por este obispo a quien sucedi? Gutierre ?lvarez G?mez de Toledo, desde 1426 a 1439 y despu?s Pedro de Castilla Eril desde 1440 a 1461. Durante el mandato de estos dos obispos tiene lugar la segunda etapa de construcci?n de que se ha tratado en la secci?n anterior. Con Gutierre ?lvarez dirige las obras como maestro mayor Isambart (o Ysambert o tambi?n Isabrante).[8] Este obispo se ocup? de que las obras no decayeran y a tal efecto aprob? la creaci?n de la Cofrad?a de San Antol?n en 1432 de la que se recibir?an donaciones importantes.


Vista desde Plaza de la Inmaculada

Su sucesor, Pedro de Castilla consigui? que se acelerase el ritmo de las obras. Bajo la direcci?n del maestro mayor G?mez D?az se construy? la parte que comprend?a desde la capilla mayor ya terminada hasta el crucero. Con esta ampliaci?n se hizo realidad el proyecto de agrandar los planos cuyas proporciones iban a ser menores en un principio. De esta manera qued? la catedral dise?ada con dos cruceros, el aut?ntico y m?s ancho que se sit?a entre la actual capilla mayor y el coro, y el falso crucero, m?s estrecho, que se extiende a continuaci?n de lo que fue capilla mayor (hoy capilla del Sagrario).

Entre 1461 y 1469 tiene lugar el obispado de Gutierre IV de la Cueva. El maestro de obras sigue siendo G?mez D?az que reedifica y termina la torre. A su muerte es contratado Bartolom? Sol?rzano que ser? maestro mayor hasta comienzos del siglo XVI (1504) haciendo los planos y dirigiendo numerosas obras de ampliaci?n durante los obispados de Diego Hurtado de Mendoza (1473-1485), fray Alonso de Burgos (1486-1499) y fray Diego de Deza Tavera (1500-1505). Estos dos ?ltimos obispos dominicos son grandes impulsores y entusiastas que consiguen un gran avance en la edificaci?n de la catedral. Con fray Alonso comienza la tercera y ?ltima etapa del g?tico. Es un hombre inquieto, con grandes recursos para aportar soluciones y buscar medios para conseguir la culminaci?n de las obras. Su mejor gesti?n fue conseguir del Papa el permiso para que el Cabildo de la catedral de Palencia pudiera destinar durante 35 a?os unas determinadas rentas con destino a las obras de esta f?brica. Adem?s leg? millones de maraved?es para la catedral en general y para el comienzo de la construcci?n del claustro. Bajo su mandato se termin? el crucero (1497) y se dio un gran avance en el siguiente tramo, avance que lleg? casi hasta los pies del templo. El otro gran obispo dominico, Diego de Deza, contrat? al maestro Mart?n Ruiz de Sol?rzano para la culminaci?n del edificio; pero en 1505 el obispo es trasladado a Sevilla y el maestro Mart?n muere.

Otro gran adelanto tuvo lugar gracias a In?s de Osorio, gran dama palentina que muri? viuda y sin descendencia y dej? en su testamento una generosa donaci?n con la que se pudo dar fin a las b?vedas del crucero y avanzar en otros espacios. Esta se?ora est? enterrada en el lateral de la actual capilla del Sagrario, en un sepulcro art?stico y notable.

El siguiente obispo fue Juan Rodr?guez de Fonseca cuyo mandato dur? casi 10 a?os, de 1505 a 1514. Fue un gran mecenas. Contrat? al maestro constructor Juan Ruesga que se ocup? de las obras pendientes todav?a y al maestro Juan Gil de Honta??n para la culminaci?n del claustro. Antes de que los trabajos se terminaran este obispo fue trasladado a Burgos as? que el final de la gestaci?n de la catedral de Palencia tuvo lugar bajo el mandato de Juan Fern?ndez de Velasco, obispo desde 1514 a 1520, con el cierre de las b?vedas del claustro, sala capitular y otras del templo que aun quedaban, cuya ?ltima piedra fue colocada en 1516 por el maestro Juan de Ja?n. Con esto se da por terminada la catedral g?tica.

?Obras menores hasta el siglo XX

Durante los siglos siguientes tuvieron lugar una serie de obras llamadas menores en comparaci?n con la arquitectura. En el renacimiento los hermanos Corral de Villalpando decoran algunas capillas y b?vedas, haciendo un buen trabajo en las b?vedas de la capilla mayor. El claustro bajo se reforma en el siglo XIX bajo el mandato del obispo Mollinedo y de 1884 a 1901 se producen restauraciones de varias capillas. Los arquitectos ?ngel Cadano, M. Gonz?lez Rojas y Juan Agapito y Revilla restauran los arbotantes de la cabecera. En el siglo XX tienen lugar obras en las cubiertas y crester?a siendo su arquitecto Jer?nimo Arroyo. Fernando Chueca Goitia coloc? la portada de la fachada oeste, y en la ?ltima d?cada, Carlos Clemente rehace las cubiertas.


Fachada de San Antol?n sin concluir.

?Siglo XXI

Las principales obras son:

  • La restauraci?n de la fachada septentrional y girola.
  • La restauraci?n de la capilla de los Reyes.
  • La restauraci?n de la mitad oriental de la fachada meridional (hasta la Puerta de los Reyes). A?os despu?s se restaurar?a el resto de la fachada
  • La restauraci?n de la antigua capilla del Monumento.
  • Nueva iluminaci?n.
  • Disposici?n de la vidriera central de la fachada oeste.
  • La m?s importante de las obras del siglo XXI ha sido, probablemente, la restauraci?n del claustro. Se han abierto de nuevo los ventanales (que fueron cubiertos por riesgo de derrumbes) que daban al patio interior mejorando con ello las trazas de su estilo g?tico, se han restaurado las b?vedas, paredes y suelos y se ha abierto al p?blico.

?Exterior de la catedral

El exterior de la catedral se caracteriza por su sobriedad y desnudez, s?lo rota por la riqueza de algunas de las portadas y el din?mico juego volum?trico del ?bside. Las cinco puertas se distribuyen en las tres fachadas, y en el lado sur se alza la torre, tosca y de aspecto militar, entre dos de estas puertas. Desde la puerta del crucero hasta los pies del edificio, lo que podr?a ser fachada de la iglesia queda totalmente anulado por la presencia del claustro que ofrece al exterior una pared lisa con un solo vano como puerta al exterior.

?Fachada occidental

Orientada hacia la orilla del r?o Carri?n, en la plaza de San Antol?n. Est? inconclusa. Tiene anexionada la capilla del Monumento (siglo XVIII) que sobresale notablemente.


Vista desde plaza San Antol?n

La parte alta de esta fachada se cierra con un front?n en cuyo centro se abre un peque?o roset?n. Este front?n equil?tero est? decorado con pin?culos g?ticos y remanta su v?rtice una cruz con el anagrama JHS. Dos gruesos contrafuertes recorren los laterales de la pared; entre ellos se abre una vidriera de colores azulados que representa la Anunciaci?n. A pesar de su modernidad (data del a?o 2005) no rompe el estilo g?tico de la catedral; este ventanal fue colocado para sustituir a una vieja vidriera en mal estado.

En el acceso, una puerta sencilla y neocl?sica, obra de Fernando Chueca Goitia. Se la conoce como puerta de San Antol?n o de los Descalzos. Anexas a un lado de la fachada se encuentran la antesala y sala capitular (que guardan el tesoro del museo catedralicio); sus muros exteriores est?n surcados de ventanales y contrafuertes que terminan en pin?culos; otro espacio colindante corresponde al recinto de la biblioteca de la catedral.

A la izquierda, coronada por una c?pula de pizarra, se encuentra la antigua Capilla del Monumento, que se encuentra en proceso de restauraci?n al igual que, previsiblemente, el resto de la fachada, en la que se colocar?n nuevos pin?culos en lugar de los desaparecidos o degradados y se rematar? con un grupo escult?rico dedicado a la Virgen Mar?a en la parte alta, lo cual aunque formalmente no concluir? la construcci?n, simbolicamente significar? la finalizaci?n de las obras.??

?Fachada septentrional


Fachada septentrional vista desde la plaza de Cervantes

Est? orientada hacia la plaza de Cervantes, parque cuadrangular y rom?ntico cruzado por dos calles diagonales que se unen formando una plazuela que contiene un Monumento a la Paz. La fachada es casi lisa, interrumpida tan solo por dos puertas, correspondientes al crucero y falso crucero. A lo largo de este muro se encuentran trasdosadas las sacrist?as que corresponden a las sucesivas capillas de la nave del Evangelio, lo que le proporciona a la catedral tres alturas y tres naves en el este lado. A la izquierda, junto a la cabecera, se encuentra la Puerta de los can?nigos. Hubo un tiempo en que se la llam? Puerta nueva por ser la ?ltima en construirse, sin contar con la del siglo XX de San Antol?n. En las actas capitulares se dice que fue construida en 1762. Es una puerta de arco rebajado y sin ornamentaci?n que da entrada al falso crucero. Frente a esta puerta se halla el Hospital de San Antol?n y San Bernab? cuya administraci?n depende del Cabildo desde el siglo XII.

Hacia la derecha se encuentra el crucero original, y en su parte baja la Puerta de los Reyes o de San Juan, muy decorada en g?tico flam?gero, aunque degradada en parte por la erosi?n por estar expuesta al lado norte del edificio. Encima de esta gran portada, tres im?genes de santos (en el centro el patr?n de Palencia, San Antol?n). En el mainel y sobre una pilastra est? la estatua de San Juan, muy deteriorada, que da el segundo nombre a la puerta. Es la ?nica puerta de Palencia que posee un parteluz. Hoy en d?a esta puerta ha quedado inutilizada al colocarse un altar en el interior de la catedral que se utiliza en las grandes ceremonias como las misas del Domingo de Ramos o del Corpus Christi porque la capilla Mayor no da cabida suficiente a estas celebraciones.

?

La parte m?s antigua y armoniosa del templo catedralicio es su cabecera, del m?s puro estilo g?tico franc?s. Su esquema poligonal con absidiolos rasgados por grandes ventanales recuerda al de la catedral de Le?n, aunque con una concepci?n a?n m?s monumental si cabe. El juego de vol?menes y luces se enriquece con una minuciosa decoraci?n de moduras, frisos de escamas, pin?culos, etc. Entre estos pin?culos surgen extra?as g?rgolas; se basan, como fuera constumbre en el g?tico, en temas relacionados con la muerte, el infierno y seres fantasmag?ricos. Llama la atenci?n en especial la del fot?grafo, que es un a?adido moderno del arquitecto Jer?nimo Arroyo (v?ase el apartado de curiosidades).

[editar] Fachada meridional

Se aprecia aqu? una evoluci?n de estilos desde el m?s puro g?tico de la girola pasando por el flam?gero de las puertas y el tard?o del centro de la nave hasta el "moderno" neocl?sico del oeste, aunque guardando gran unidad todo el conjunto. Este lado se abre a la extensa plaza de la Inmaculada aparece configurada por dos portadas, la torre y el muro correspondiente al claustro.

Desde el extremo derecho, siguiendo hacia la izquierda se ven tres salientes de la fachada; el primero de ellos es la puerta llamada de El Salvador, o m?s usualmente de los Novios, con decoraci?n sencilla, g?tica, realizada en tiempos de los obispos Hurtado de Mendoza y Burgos, cuyos escudos pueden verse en el friso que est? bajo la cornisa. El escudo del medio es el del Cabildo. La puerta se compone de tres arquivoltas apuntadas, adornadas con elementos vegetales. Llama la atenci?n el t?mpano que, desprovisto de toda ornamentaci?n, flanquea el port?n.


Catedral:Puerta del Obispo

Si se contin?a en la misma direcci?n se puede observar el segundo saliente: la torre, una construcci?n militar prism?tica, muy sobria, cuya ?nica decoraci?n es el reloj del centro, el gran ventanal en el que se divisan las campanas y en la parte alta dos arcos que se conforman como espada?a, uno grande y de medio punto sobre el que se asienta el otro con arquitrabe. Todo coronado con grandes pin?culos. El primer cuerpo se cierra con b?veda de ca??n apuntada remodelada en el siglo XV.

M?s a la izquierda se encuentra la puerta m?s importante, m?s grande y m?s decorada: la del Obispo o de Santa Mar?a (siglos XV-XVI), en la actualidad bastante deteriorada por la erosi?n. Se comenz? en tiempos del obispo Hurtado de Mendoza; su decoraci?n data de a?os m?s tarde, en tiempos del obispo fray Antonio de Burgos y se termin? con Rodr?guez de Fonseca. Consiste en un arco de medio punto rebajado, con cinco arquivoltas en forma de arco apuntado, y un guardapolvo muy decorado; las arquivoltas aparecen adornadas con motivos vegetales e historiados, y se apoyan en columnas, coronadas por ap?stoles esculpidos en el siglo XVII; en el centro de la portada encontramos una imagen de la Virgen Mar?a, g?tica, rodeada por dos vidrieras en forma de flor; el t?mpano se enriquece con un conjunto de finos relieves.

Por ?ltimo y m?s a la izquierda se encuentra la pared exterior del claustro animada por contrafuertes coronados por pin?culos. El claustro posee una ?nica puerta al exterior, cerrada con una verja de hierro. Sobre el claustro se divisa el cuerpo de la cruz que forma la catedral, con sus t?picos arbotantes y vidrieras.

?Interior de la catedral


Reja del Coro

Si el exterior de la catedral provoca cierto desconcierto por la sobriedad de sus formas, la principal caracter?stica del interior es la contraria. El estilo g?tico florido se repite en todo el templo con variantes flam?geras, renacentistas, platerescas y barrocas, estas ?ltimas patentes en la gran cantidad de retablos, cuadros y tallas que encierran los muros de la seo.

La planta est? dividida en tres naves de nueve tramos, sin contar el que corresponde al falso crucero, que es m?s estrecho y une el resto de los tramos con la girola. Las naves est?n separadas por pilares compuestos sobre los que descansan los arcos apuntados y las b?vedas de crucer?a, caracter?sticas del g?tico. La estructura de estas b?vedas se va complicando desde la cabecera a los pies, empezando por ser b?vedas "sencillas", b?vedas de crucer?a sexpartita y combadas a partir del crucero. El crucero est? situado en el sexto tramo, entre el coro y la capilla mayor, que se encuentra en la nave central ocupando lo siguientes dos tramos. Esta catedral dispone de un aut?ntico triforio practicable aunque ciego al exterior. Recorre la nave central, el crucero y la cabecera, y se cierra con magn?ficas tracer?as caladas.

La cripta de San Antol?n es un espacio muy importante dentro de este edificio, tanto por el valor hist?rico como por su arquitectura que representa la ?poca visigoda y protorrom?nica. Se encuentra en la nave central y se accede por una escalinata situada a los pies de las gradas del trascoro.

Las b?vedas que cierran el templo est?n muy decoradas y se elevan hasta m?s de 30 metros de altura. De entre las dos b?vedas laterales, (de una altura menor que la principal) y ?sta ?ltima, cuelgan grandes y valiosos tapices. Las vidrieras de esta parte no son muy llamativas, pero debido a sus claros colores, aportan gran luminosidad al interior.

?Nave del Evangelio

En las paredes exteriores del presbiterio, en el primer pa?o, se encuentra el sepulcro de Don Rodrigo Enr?quez, De?n de esta Catedral e hijo de los Almirantes de Castilla, muerto en 1465. El otro arco cobija un peque?o retablo dorado y policromado, lleno de figuras en grisalla sobre oro, enmarcando una pintura sobre tabla representando La Aparici?n de Jes?s Resucitado a su Madre, atribuida por unos a Alonso Berruguete y por otros a Juan de Villoldo. A su lado, una escultura en piedra policromada del siglo XVI representa a San Juan Evangelista.

En el segundo pa?o destaca el Sepulcro de Don Francisco N??ez, Abad de Husillos, obra del escultor Alejo de Vah?a[10] y realizado en 1501. El arco contiguo enmarca el retablo de Santa Apolonia, obra de Manuel ?lvarez, de 1556. La escultura de la santa titular es una talla de piedra policromada del siglo XV. A su lado hay una escultura de San Juan Bautista, en piedra policromada del siglo XVI.

Las paredes exteriores del Coro se corresponden con sus tramos cuarto y quinto y fueron construidas a costa del obispo Don Juan Rodr?guez de Fonseca.

Dos peque?as puertas de entrada al Coro y al corredor alto, talladas en madera de nogal, se sit?an a ambos lados del altar del Cristo. Fueron hechas por Pedro de Guadalupe entre los a?os 1513 y 1519 y muestran los escudos del Cabildo y de Fonseca y las cabezas de los Ap?stoles Pedro y Pablo en bajorrelieve. En el retablo p?treo de este tramo se encuentra el Cristo de las Batallas, imagen muy venerada en la ciudad ante la que se encomendaban los soldados al partir a la guerra. Es una talla g?tica de gran calidad e impactante patetismo, acentuado por la policrom?a.

El segundo tramo, de l?neas y decoraci?n plateresca, lleva en el centro un peque?o altar dedicado al Salvador, en arco de medio punto, cobijando en ?l la excelente figura del titular. Esta escultura, tallada en madera de nogal, dorada y policromada, fue realizada por Felipe Bigarny para ser colocada en al altar mayor. La posterior decisi?n del Cabildo, situando en el centro del retablo mayor la imagen de San Antol?n, hizo que se ubicara definitivamente aqu?.

La traza o dise?o de este pa?o se atribuye a Diego de Silo? y se decora adem?s con ocho esculturas en piedra policromada, representando a santos, reyes y fundadores, realizadas en torno al a?o 1500.

Nave de la Ep?stola


Retablo p?treo de estilo plateresco, atribuido a Diego de Silo?, en la nave de la Ep?stola

Frente a la sacrist?a, en la pared de la capilla mayor, se encuentra el sepulcro de Diego de Guevara, Arcediano de Campos, realizado en 1509 por Alejo de Vah?a.

El espacio contiguo al trascoro est? formado por un gran altar plateresco fechado en 1534, con trazas atribuidas a Diego de Silo? y nueve im?genes de piedra realizadas por Juan de Ruesga. Lleva columnas altas, con pilastras e impostas que delimitan las divisiones, y en el centro un arco rebajado y trilobulado. Preside la parte superior la imagen de san Jos? sedente con el Ni?o. La parte baja se encuentra ocupada por un peque?o retablo en madera dorada y policromada, llevando en su centro las esculturas, en piedra policromada, de san Pedro y san Pablo. En el remate del mismo, dos grupos escult?ricos, la Anunciaci?n y el Nacimiento, obra de Juan Manuel Becerril fechada en 1769.

El espacio contiguo al crucero est? formado por un arco g?tico, an?logo al situado en la nave del Evangelio, con los escudos de Fonseca y decorado con doseletes, crester?as y pinturas murales. Dentro del arco, en el centro, se sit?a el Altar de la Visitaci?n, retablo de finales del siglo XV, con tablas pintadas al ?leo, donado por el prior Juan Ayll?n. Es una de las mejores piezas pict?ricas de la catedral, destacando el magn?fico estudio de la perspectiva, y el realismo de raigambre hispanoflamenca de las figuras. Es obra de autor an?nimo.

?

Fuente: Wikipedia.

Transcrito: Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti