Domingo, 19 de septiembre de 2010

LA TEOLOG?A EN EL SIGLO XIX Y SUS EFECTOS EN LA IGLESIA

El siglo XIX no ha producido quiz? ning?n te?logo de gran talla, ning?n santo Tom?s de Aquino y ning?n san Agust?n. Enrique Newman (nac. en 1801, convertido en 1851, cardenal en 1879, ? 1890), acaso la figura m?s grande de este siglo, es m?s fil?sofo que te?logo. En cambio se trabaj? mucho y en serio. Expresada en cifras, la producci?n cient?fica ha aumentado considerablemente desde mediados de siglo, sobre todo gracias a la aparici?n de revistas teol?gicas en casi todos los pa?ses de importancia, muchas de las cuales se han convertido, al correr de los a?os, en aut?nticas bibliotecas de Teolog?a.

La m?s antigua de las hoy existentes es T?binger Quartalschrift, fundada en 1819. Aparecieron, adem?s, publicaciones dirigidas a un p?blico m?s extenso que muy a menudo trataban temas teol?gicos. Una de las primeras de esta categor?a fue Der Katholik (Maguncia 1821); luego, La Civilt? Cattolica (Roma 1850), Eludes (Par?s 1856), Stimmen aus Maria Laach (1871, hoy Stimmen der Zeit) y otras an?logas en casi todos los pa?ses. Para el trabajo propiamente teol?gico se crearon numerosos centros, generalmente adscritos a una universidad: Tubinga, Munich, Maguncia, Bonn, M?nster, Innsbruck, Friburgo de Suiza, Lovaina, Par?s, Toulouse, Roma. En la esfera editorial alcanzaron una especial importancia casas cat?licas como Herder (Friburgo de Brisgovia), Pustet (Ratisbona), Bachem (Colonia), Benzinger (sobre todo en Norteam?rica), Descl?e (Malinas), Burns Oates (Londres) y las editoriales parisienses Lethielleux, Beauchesne, etc.

El trabajo teol?gico durante el siglo XIX movi?se en el campo de la apolog?tica, entendida ?sta en su sentido m?s amplio, o sea que se ocup? sobre todo de los problemas que suelen llamarse ?ideol?gicos? (Weltanschauungsfragen), aunque el te?logo cat?lico evita este t?rmino, por los elementos de relativismo y subjetivismo que parece encerrar. Se trataba del antiqu?simo problema de fe y ciencia, de revelaci?n y raz?n, que en consonancia con el aumento de conocimientos en ambas esferas, no cesa de adoptar formas siempre nuevas. En Alemania el profesor de teolog?a de Bonn, Jorge Hermes (? 1831), partiendo de Kant y rechazando la escol?stica, pretendi? dar una demostraci?n racional de los misterios de la fe. En Francia, los llamados tradicionalistas De Bonald (? 1840), Bautain, profesor en Estrasburgo (? 1867), Bonnetty (? 1879) buscaron la soluci?n en el extremo opuesto, por cuanto, rechazando igualmente la escol?stica, establec?an una total separaci?n entre conocimiento racional y conocimiento de fe y declaraban la imposibilidad de demostrar filos?ficamente los fundamentos de ?sta. Ambos sistemas fueron condenados por la Iglesia, el hermesianismo en 1835, el tradicionalismo en 1855.

Caminos totalmente originales sigui? el sacerdote italiano Rosmini (? 1855), hombre? piadoso y fundador de una congregaci?n de sacerdotes: seg?n su sistema, el sujeto pensante colabora en cierto modo en la plasmaci?n del conocimiento, tanto filos?fico como teol?gico. Tambi?n ?l era antiescol?stico, aunque quiz? ser?a m?s exacto decir que prescind?a de la escol?stica, y por medio de una arbitraria interpretaci?n de la terminolog?a de esta escuela lleg? a formular algunas proposiciones insostenibles que despu?s de su muerte fueron tambi?n censuradas (1887). En el entretanto, se hab?a iniciado un intenso movimiento de renovaci?n de la filosof?a escol?stica, iniciado especialmente en las escuelas romanas, donde el dominico Zigliara (? 1893 siendo cardenal) y los jesuitas Perrone (? 1876), el tirol?s Franzelin (? 1886 siendo cardenal), Liberatore (? 1892) y otros, restituyeron el conocimiento filos?fico a su lugar debido dentro del sistema doctrinal de la teolog?a. El jesuita Jos? Kleutgen, de Dortmund (? 1883), que trabajaba tambi?n en Roma, fue el precursor del renacimiento escol?stico en Alemania con sus obras Theologie der Vorzeit (1853) y Philosophie der Vorzeit (1860). En su enc?clica Aeterni Patris (1879) Le?n XIII se?al? expresamente a santo Tom?s como luz y gu?a del pensamiento cat?lico. En el fundamental problema? apolog?tico arroj? abundante? luz la definici?n del concilio Vaticano de que la raz?n natural puede conocer a Dios con seguridad partiendo de las criaturas.

Sin embargo, hacia fines de siglo se form? entre los te?logos una corriente muy ramificada, extendida sobre todo en Francia, Alemania, Italia e Inglaterra, que bajo la impresi?n producida por la Cr?tica b?blica no cat?lica y la teor?a de la evoluci?n de los dogmas, volvi? a dudar de que fueran realmente conciliables la fe y la raz?n e intent? hallar nuevas soluciones por el lado del inmanentismo kantiano. Los caudillos espirituales de esta orientaci?n eran, en Francia, el cr?tico b?blico Alfredo Loisy, en Inglaterra el escritor apolog?tico Jorge Tyrrell S.I., en Italia R?mulo Murri y m?s tarde Ernesto Buonaiuti. Los numerosos escritos de este grupo, realzados por una deslumbrante erudici?n y cuidadosamente redactados en un tono victoriosamente apolog?tico, apenas despertaron la menor suspicacia en la mayor?a de los cat?licos. El decreto Lamentabili de la congregaci?n del Santo Oficio en 1907 y la subsiguiente enc?clica Pascendi operaron como una s?bita revelaci?n. En esta ?ltima P?o X hac?a ver c?mo todas estas tendencias, aparentemente diversas, surg?an de una ra?z com?n y se hab?an apartado ya considerablemente de las verdades fundamentales de la fe cat?lica. Aplic? a la nueva herej?a el nombre de ?modernismo? y procedi? con gran rigor contra sus representantes. Las apostas?as fueron, empero, escasas. Tyrrell, expulsado de su orden, muri? sin reconciliarse (1909), lo mismo que Buonaiuti (1946). Murri se retract? antes de su muerte (1944). Loisy (? 1940) se apart? totalmente de la fe cat?lica. Pero no se lleg? a la formaci?n de una secta. Apenas hay otro caso en la historia eclesi?stica en que una herej?a haya sido extirpada de un modo tan r?pido y radical.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti