Martes, 14 de septiembre de 2010

EL CONVENTO DE LAS ANAS DE MURCIA

La iglesia del convento, ?nica parte visitable del conjunto, resulta sencilla y funcional en sus estructuras, lo que justifica el ?xito del modelo, repetido en otros templos de la ciudad, ya definido en el siglo XVII en la Iglesia de San Miguel. Encerrada en un per?metro rectangular, la iglesia se concibe como una cruz latina con una gran nave, acompa?ada en su recorrido de otras laterales m?s estrechas.

En alzado se aprecia un espacio jerarquizado que favorece a la gran nave y al crucero, cuyas alturas admiten la superposici?n de amplios arcos para la apertura de las naves laterales y tribunas. Pero lo que realmente protagoniza los alzados de los muros es su elegante articulaci?n a base de un orden gigante de pilastras. El tramo central del crucero se magnifica con una alta c?pula sobre pechinas.

No obstante, el principal barroquismo de su interior viene por la decoraci?n, de gran belleza y finura. Destacan las labores de yeser?as, reservadas especialmente para los vistosos capiteles de las pilastras, labrados en 1738 por el tallista Jos? Ganga Ripoll, autor tambi?n del retablo mayor, lo que explica la repetici?n de motivos y ornatos (como el escudo de la Orden Dominica). Tambi?n realiz? las portadas p?treas de los lados de la capilla mayor.

Otro elemento muy caracter?stio de la iglesia de las Anas es la delineada decoraci?n en azul; lazos y estilizadas formas vegetales que describiendo ritmos curvos, contracurvos y entrelazados engalanan los interiores de las pilastras, arcos y frisos y remarcan las l?neas o aristas de las b?vedas.

?Patrimonio

La iglesia conserva diversos retablos del siglo XVII procedentes del convento anterior. Interesantes muestras de la retabl?stica de la primera mitad del siglo, caracterizados por el equilibrio compositivo entre las l?neas verticales y horizontales, creando una serie de espacios donde se inserta la pintura y la escultura y la inclusi?n de pin?culos, bolas, columnas estriadas y volutas. Se trata de los retablos de San Juan Evangelista y San Juan Bautista, salidos de los talleres de la familia Estangueta.

Otro retablo de mayor tama?o, tambi?n del siglo XVII, es el colocado en la nave del crucero, ?ste fue el antiguo retablo mayor de la iglesia anterior, denominado como retablo de San Miguel Arc?ngel, dedicado a la Virgen del Rosario. Tambi?n se debe a los Estangueta, mientras que las esculturas se atribuyen a Crist?bal de Salazar.

Ya dentro del siglo XVIII hay que destacar el actual retablo mayor, obra de Ganga Ripoll de 1738, que desobedeciendo los deseos de las religiosas dominicas encarg? la labor escult?rica a Francisco Salzillo. Destaca por la introducci?n de las columnas salom?nicas enriquecidas por p?mpanos y vides. Esta obra de Ganga y Salzillo supuso el triunfo del retablo-hornacina en el reino de Murcia. El gran camar?n es el protagonista del retablo concebido como un gran arco triunfal al que se asoma; sobre fondo rojo (que hace m?s fuerte el valor del oro y la plata de la policrom?a), el grupo de Salzillo de Santa Ana y la Virgen Mar?a. Otras obras escult?ricas del retablo son San Juan Bautista, San Jos? (con una novedosa composici?n), San Juan Evangelista, San Joaqu?n, y los dominicos San Antonino de Florencia y San Alberto Magno.

?

Fuente: Wikipedia.

Transcrito: Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti