Lunes, 06 de septiembre de 2010

LA COLEGIATA DE SAN PATRICIO - EDIFICIOS E IMAGINERIA

Las obras de la Iglesia Colegial de San Patricio comenzaron en 1533 tras la bula de erecci?n del Papa Clemente VII sobre la vetusta y modesta Iglesia de San Jorge, pero el autor de la traza de la Iglesia lorquina es a d?a de hoy desconocido. A lo largo de la historia se ha especulado sobre el origen de dicha traza. La creencia popular afirma que los planos vinieron junto con la bula papal directamente desde Roma, pero el an?lisis comparativo entre los esquemas constructivos de San Patricio y de la Catedral de Murcia hacen esta hip?tesis poco probable.

La Colegial de San Patricio se erigi?, en buena medida, por el empuje de la burgues?a local que buscaba un proyecto que dignificara la imagen de su pujante ciudad. Si el nuevo templo se construir?a inspir?ndose en la vecina catedral, es m?s l?gico suponer que el autor de la traza de San Patricio fuera un arquitecto que ya trabajaba en esta zona del sureste espa?ol.

?

?

?

Las plantas de San Patricio y de la Catedral murciana muestran un parecido m?s que evidente: tres naves siendo m?s amplia la central, capillas laterales entre los contrafuertes y capillas radiales en la girola, as? como torre-campanario en la girola que aloja la Sacrist?a, y elevado crucero.

Ser? Joaqu?n Esp?n Rael quien identifique por primera vez a Jer?nimo Quijano como autor de la traza de San Patricio, tras consultar los fondos de la Colegial (desaparecidos en la Guerra Civil) y del Concejo lorquino. Quijano actuaba desde 1526 como Maestro Mayor de la Catedral de Murcia; siendo el arquitecto de mayor prestigio en la zona, es muy probable que recibiera el encargo de trazar el que estaba destinado a ser el segundo templo en importancia, y ?nica Colegial, de la Di?cesis de Cartagena. La presencia de Jer?nimo Quijano en Lorca durante esos a?os queda probada por la cantidad de encargos que recibi? del Concejo lorquino entre los que se encuentran las Carnicer?as, un azud en el r?o Guadalent?n y un puente sobre el mismo.

?Los canteros

La p?rdida de gran parte de los archivos de la Colegial durante la Guerra Civil a manos de anarquistas, produjo un da?o irreparable al destruir un legado documental de gran valor hist?rico.

El primer cantero documentado que trabaj? en la obra de San Patricio fue el maestro Lope, que muy probablemente actu? tambi?n como aparejador de la obra. Tras Lope, fueron los hermanos vizca?nos Domingo y Mart?n de Plasencia, residentes en Lorca y responsables de otros trabajos efectuados en aquellos a?os en la ciudad. M?s adelante se unir?an a la historia de San Patricio otros nombres como Sebasti?n Bocanegra, Lorenzo Goenaga, Jer?nimo de Urreta o Diego de Villavona para hacerse cargo de la direcci?n de las obras.

Ya en el siglo XVII, ser?n Andr?s Goenaga, Garz?n Soriano, P?rez Crespo y Melchor de Luz?n los responsables de dirigir la finalizaci?n del transepto, naves laterales y la cubierta del conjunto. En el siglo XVIII aparecen los nombres de Ortiz de la Jara, Salvador y Diego de Mora o S?nchez Fort?n ligados a las obras de la Colegial.

Las obras de construcci?n de San Patricio estar?n marcadas a lo largo de su historia por las continuas interrupciones. As?, mientras el Concejo de la ciudad hab?a previsto una duraci?n de 8 a?os para las obras, ?stas se extender?n por casi 250.

Las interrupciones estaban ocasionadas por la falta de medios econ?micos para afrontar una obra de tal magnitud, as? como por los pleitos que tuvo que afrontar el Cabildo de la Colegial por los derechos de enterramiento adquiridos por muchas familias en la Iglesia de San Jorge y que ahora pretend?an hacer efectivos en San Patricio.

Las obras comenzaron en la Capilla Mayor, y pronto se concluir?an la cabecera de la Iglesia y el primer cuerpo de la torre donde est? ubicada la Sacrist?a. En una segunda fase, a partir de 1553, se levantar?an el resto de capillas de la girola, parte del crucero con el arranque de sus pilares y la cubierta de todo el conjunto. En el exterior, se realizaba la portada lateral del lado de la Ep?stola y los dos primeros cuerpos de la torre-campanario.

Los materiales empleados para la construcci?n son locales, pues se emple? piedra de las canteras del r?o y Murviedro, ideales por su gran dureza.

Con respecto al sistema de cubierta empleado en San Patricio, se alternan las b?vedas de crucer?a de tradici?n g?tica empleados en la girola y sus capillas (la parte m?s antigua del templo), con las b?vedas ya t?picamente renacentistas de la Sacrist?a, la Capilla Mayor y la Capilla del Sacramento, inspiradas en la obra Andr?s de Vandelvira, con quien trabaj? en su juventud Jer?nimo Quijano.

A lo largo del siglo XVII las obras de San Patricio se ver?n afectadas por m?s penurias y retrasos que en la centuria anterior.

Inmersa la ciudad en una profunda crisis, y comprometidos por tanto los fondos del Concejo lorquino, no hab?a dinero para la obra de la Colegial mientras no se resolvieran otras urgencias que en el caso del Sureste espa?ol siempre est?n relacionadas con el agua. Junto a la end?mica escasez de agua, hay que sumar los brotes de peste bub?nica y los terremotos que asolaron el Levante espa?ol a lo largo de la centuria. Por este motivo, a lo largo del siglo los trabajos arquitect?nicos que se realizen se ver?n limitados a levantar muros lisos que delimitan el per?metro de San Patricio.

Hacia 1640 se realizaba la siller?a del Coro por obra de carpintero Andr?s Garc?a Ramos. Dicha siller?a se compon?a de 29 sillas altas y 23 bajas.

La falta de medios econ?micos lleg? a tal punto que en 1679 se hac?a petici?n expresa a la Corona para que aumentase su ayuda en la construcci?n. De este modo, con la respuesta afirmativa de Carlos II, se iniciaba el trabajo de mayor envergadura realizado en todo el siglo con el levantamiento, a partir de 1694, de la monumental fachada barroca dirigida por el arquitecto Jos? de Vall?s.

El siglo XVIII ver? por fin la finalizaci?n de las obras en San Patricio. Con el per?metro de la Iglesia culminado en el siglo anterior, los trabajos ahora se centrar?n en la cubierta de la Colegiata.

Dadas las especiales caracter?sticas de la f?brica de San Patricio para la cubrici?n de las naves se optar? por la b?veda de ladrillo de vuelta por arista. Junto a la cubierta se culminar? el enlosado de la Iglesia, las paredes del Coro, el trascoro, el ?ltimo cuerpo de la torre y el carrer?n que da acceso a la portada del lado del Evangelio.

De esta manera, a finales del siglo XVIII alcanzaba San Patricio el aspecto que podemos contemplar hoy d?a.

?

Fuente: Wikipedia.

Transcrito por: Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti