Mi?rcoles, 01 de septiembre de 2010

EL ENTUSIAMO MISIONERO EN AM?RICA

El asentamiento y propagaci?n de la Iglesia en Am?rica no cons?tituy? s?lo un ?xito misional positivo, sino que adem?s abri? el camino para una completa transformaci?n de la geograf?a eclesi?stica. La muralla que encerraba a la Iglesia en Europa hab?a saltado en pedazos.

Quedaba abierta y libre la ruta hacia la Iglesia universal. Estableci?se, adem?s, dentro de la Iglesia un m?s perfecto equilibrio entre los distintos pueblos. Desde la alta Edad Media hab?a sido casi siempre una sola naci?n o estado el que hab?a desempe?ado el papel hegem?nico: Alemania, Francia, Espa?a, Francia de nuevo. Pero desde que exist?an tambi?n masas cat?licas, allende el Atl?ntico, la supremac?a escap? de las manos de los distintos pa?ses europeos, y en su lugar se estableci? una especie de intercambio y competencia entre ellos.

Hoy d?a un buen tercio del n?mero total de cat?licos vive en las dos Am?ricas, sin que a pesar de ello pueda decirse que el centro de gravedad de la Iglesia se haya desplazado al Nuevo Mundo. La Iglesia no est? hoy ligada a un centro geogr?fico, como ocurr?a en la Edad Media.

Contempor?neamente a la aparici?n en Am?rica de poblaciones cat?licas, empez? tambi?n el avance misional hacia el Sur de Asia, por obra sobre todo de los portugueses. Pero las condiciones eran all? muy distintas, y casi en ning?n sitio se obtuvo la conversi?n de masas como en Am?rica. El Asia meridional sigue siendo hoy, si no en todas partes tierra de misi?n, s? en cambio di?spora.

Los cat?licos asi?ticos constituyen s?lo una peque?a fracci?n de la Iglesia. Mientras Am?rica env?a hoy sus misioneros a todas las partes del mundo, Asia necesita todav?a recibir de fuera la mayor parte de sus sacerdotes. En un sentido, sin embargo, las misiones asi?ticas ejercieron una fuerte influencia sobre la historia eclesi?stica europea ya desde el siglo XVI: ellas encendieron en Europa el entusiasmo misional, y lo han mantenido vivo.

A ese entusiasmo misional hay que atribuir en parte el aumento de vocaciones religiosas entre la juventud cat?lica durante los siglos XVI y XVII, y a?n m?s en el XIX.

?

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti