Martes, 31 de agosto de 2010

LA IGLESIA Y LAS COLONIAS INGLESAS

El primer grupo de inmigrantes cat?licos desembarc? en 1634 en la reci?n fundada colonia de Maryland; con ?l iban dos padres jesuitas. El jefe de la colonia, Cecilio Calver, hijo del converso lord Baltimore, levant? capillas para cat?licos y protestantes y, aunque ?l no era cat?lico, se port? con tolerancia. M?s tarde, se dictaron leyes que prohibieron tambi?n en Maryland, la edificaci?n de iglesias cat?licas. Los jesuitas tuvieron que montar capillas en sus domicilios privados. Tambi?n se prohibi? la impresi?n de libros lit?rgicos. Los padres copiaron misales manuscritos, de los que a?n hoy se conservan ejemplares.

Los cat?licos de Maryland pertenec?an a la jurisdicci?n del vicario apost?lico de Londres. Seg?n un informe enviado por ?ste a la Propaganda en 1756, hab?a en Maryland unos cuatro mil fieles practicantes, y dos mil en Pennsylvania, atendidos por diecis?is jesuitas. Unos a?os m?s tarde calcula que los cat?licos en ambas colonias suman m?s de veinte mil. En las dem?s colonias habr?a a lo sumo algunos cat?licos esparcidos aqu? y all?. En Nueva York los sacerdotes cat?licos ten?an prohibida la entrada a la ciudad, en la que no pod?an residir ni temporalmente.

Cuando el ej?rcito franc?s capitul? en Montreal en 1760, el gobernador del Canad?, marqu?s de Vandreuil, puso como condici?n la tolerancia religiosa en favor de los cat?licos franceses que hubieren de estar bajo dominio brit?nico. El gobierno ingl?s acept? esta condici?n en la paz de 1763, por la que todo Canad? y Luisiana hasta el Misisip? pasaba a manos de Inglaterra. De este modo las colonias inglesas recibieron un aumento de casi cien mil cat?licos, establecidos, adem?s del Canad?, en los actuales estados de Ohio, Indiana, Illinois, Michigan y Wisconsin.

El gobierno ingl?s no s?lo observ? fielmente el tratado en lo que respecta a la tolerancia, sino que por el Acta de Quebec de 1774 concedi? a las comunidades cat?licas de los pa?ses reci?n adquiridos la consideraci?n y derechos de personas jur?dicas. Ello no fue obst?culo, sin embargo, para que en el sur las peque?as comunidades fundadas por los espa?oles en Natchez, Mobile, San Agust?n y Pensacola, fueran expropiadas y disueltas.

El Acta de Quebec provoc? una tempestad de c?lera entre los protestantes intransigentes de las antiguas colonias, y fue uno de los pretextos principales para el estallido de la guerra de la independencia de 1775. Desde el punto de vista americano, fue una desgracia que el movimiento de independencia recibiera de este modo una nota anticat?lica, pues motiv? que el Canad? se mantuviera al margen de la causa americana. El Canad?, cat?lico en su mayor parte, incorporado a Inglaterra desde unos pocos a?os antes y no ligado a este pa?s por ning?n lazo de tradici?n, sin duda alguna se hubiera adherido al movimiento independista, de no haber sido por la violenta campa?a anticat?lica que John Jay y compa?eros organizaron, sobre todo desde Nueva York.

A los jefes del movimiento de independencia, al Congreso y al propio Washington, no se les escapaba este hecho. En cuanto Washington se hizo cargo del mando ante Boston, le falt? tiempo para suprimir el ?Pope Day?, odiosa fiesta anticat?lica instituida en conmemoraci?n de la ?Conjuraci?n de la p?lvora?. Cuando en 1776 Benjam?n Franklin se traslad? a Quebec para obtener siquiera la neutralidad de los canadienses, se llev? consigo al sacerdote cat?lico Juan Carroll, nacido en Am?rica pero v?stago de una prestigiosa familia inglesa, destinado a ser m?s tarde el primer arzobispo de Baltimore. Mas por las conversaciones habidas con el obispo de Quebec y con el clero canadiense, tuvo Carroll que convencerse de que era demasiado tarde.

La guerra de independencia fue conducida con diversas vicisitudes, hasta que al fin consigui? Washington en 1781 encerrar en Yorktown al comandante en jefe ingl?s, lord Cornwallis, y obligarlo a capitular. Tras dif?ciles negociaciones se firm? la paz en Par?s en 1783. El Canad? qued? para Inglaterra, y los Estados Unidos obtuvieron todas las tierras hasta el Misisip?. Florida, la costa meridional y el territorio allende el Misisip? siguieron siendo espa?oles.

Las constituciones de los diversos estados de la Uni?n eran al principio muy intolerantes. En New Hampshire ning?n cat?lico pod?a ser gobernador, senador o diputado. En New Jersey y en las dos Carolinas los cat?licos estaban excluidos de todos los cargos oficiales. En Nueva York ni siquiera se les reconoc?an los derechos de ciudadano. Una plena equiparaci?n jur?dica s?lo la concedieron desde un principio Pennsylvania, Delaware, Maryland y Virginia.

Pero aunque no desapareciera la hostilidad contra los cat?licos, semejantes leyes estaban en contradicci?n con el objetivo declarado de la guerra de la independencia, que era obtener la libertad e igualdad de derechos de todos los americanos; no es de extra?ar, por tanto, que no tardaran en ser abolidas. Contribuy? tambi?n a este resultado la circunstancia de que las primeras potencias europeas que reconocieron la nueva Uni?n fueran las naciones cat?licas Francia y Espa?a (1778 y 1779).

Los embajadores y los capellanes de las tropas enviadas en ayuda de los insurgentes celebraban p?blicamente el culto cat?lico en regiones donde jam?s se hab?a visto tal cosa. La constituci?n de 1787 determin? en el art?culo sexto, que los derechos ciudadanos no pueden depender de ninguna confesi?n religiosa. El Congreso de 1789 declar? la separaci?n de la Iglesia y el Estado, lo cual no era all? equivalente, como en casi todas las dem?s partes, a la confiscaci?n de los bienes eclesi?sticos, antes constituy? para los cat?licos una positiva garant?a de libertad. Adem?s, el congreso de 1791 concedi? plena libertad de prensa, palabra y asociaci?n.

La Santa Sede cre? un vicariato apost?lico especial para los treinta mil cat?licos que, en n?meros redondos, resid?an entonces en la Uni?n y segu?an dependiendo del vicariato apost?lico de Londres; en 1789 el vicariato fue transformado en el obispado de Baltimore. El primer obispo fue el jesuita Juan Carroll.

?

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti