Viernes, 27 de agosto de 2010

JES?S EL SALVADOR DEL HOMBRE

Y el ?ngel le dijo: "Jos?, hijo de David, no temas tomar contigo a Mar?a, tu mujer, porque lo engendrado en ella es del Esp?ritu Santo. Dar? a luz un nijo, y le pondr?s por nombre Jes?s, porque ?l salvar? a su pueblo ele los pecados" (Mt 1,21-22).


? Y c?mo nos salva Jes?s?
En ning?n otro nombre podemos encontrar la salvaci?n, sino en el nombre de Jes?s, el cual nos trae el perd?n de nuestros pecados, la liberaci?n de nuestras opresiones y ataduras ego?stas, la salvaci?n interior y exterior del nombre.
Juan Pablo II dec?a: ??Abrid, abrid de par en par las puertas a Cristo! Abrid a su poder salvador los estados, los sistemas econ?micos y pol?ticos... S?lo ?l tiene palabras de vida, ?s?!, de vida eterna?.
Jes?s, en cuanto hijo de Dios, no s?lo se une sustancialmente con una naturaleza individual humana y se da gratuitamente a esa naturaleza sin m?rito anterior de esta misma naturaleza, sino que, verdadero Dios y verdadero hombre, asume a toda la humanidad como verdadero cuerpo suyo. Jes?s nos salva porque corresponde en toda su vida y en la muerte a la voluntad sant?sima de Dios y a su amor gratuito e incondicional. Jes?s ru? siempre fiel a Dios y a los hombres. Dir?amos que toda la humanidad e incluso toda la creaci?n ha correspondido, en Jes?s, al amor incondicional y gratuito que Dios derram? en ella.
?Fue necesario para nuestra salvaci?n que Jes?s muriera en la cruz? ?No pod?a habernos redimido con una sola palabra o una simple sonrisa? Hemos de responder afirmativamente: Jes?s pudo redimirnos con una sola palabra o con una sonrisa. Pudo poner en esa sonrisa toda la sumisi?n y amor al Padre, y esto hubiera sido redentor. Adem?s los actos de Cristo son de infinito valor, y por ello un solo acto de Cristo tiene valor infinito para nuestra salvaci?n. Mas Jes?s, viviendo la vida encarnada en radical compromiso con la liberaci?n del hombre en un mundo de pecado y constituy?ndose en destructor de todas las barreras y ataduras sociales, pol?ticas e incluso religiosas que aprisionan al hombre, habr?a de desembocar en el pat?bulo de la cruz. Dios Padre no quer?a la muerte en la cruz de su hijo; s?lo quer?a el amor de su hijo. Y Jes?s, por el amor a su Padre y por ser riel al hombre, fue llevado a la cruz como manso cordero.
El hombre se realiza como hombre siendo, como Jes?s, fiel a Dios y comprometi?ndose en la lucha de liberaci?n del hombre en todo lo que no le deja ser hombre.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti