Viernes, 27 de agosto de 2010

SAN FRANCISCO DE AS?S - VIDAS DE SANTOS

La vida de san Francisco de As?s (1181-1226) plasma de modo ejemplar c?mo se pueden vivir las bienaventuranzas. En su juventud, hasta los 24 a?os, llev? una vida mundana. Quiso cambiar debido a una enfermedad que padeci?, pero al recuperar la salud se olvid? de sus buenos prop?sitos. Cierto d?a en la iglesia de San Dami?n sinti? una voz interior que le dec?a: ?Francisco, repara mi Iglesia, que amenaza ruina?. Y en verdad que as? lo haria.
En la fiesta de San Mat?as oy? el evangelio que habla de que los que sirven a Cristo como evangelizadores ?no deben llevar oro ni plata ni alforja?, y se decidi? a ponerlo en pr?ctica al pie de la letra. Comenz? una vida humilde y pobr?sima. Le siguieron muchos disc?pulos y, entre las mujeres, santa Clara fue su m?s fervorosa seguidora. No consider?ndose digno, renunci? por humildad a dirigir la orden religiosa que ?l fund?. Y tambi?n por humildad no pas? de ser di?cono. Introdujo la devoci?n del ?pesebre? y los nacimientos. En su ardiente caridad a Cristo lleg? a besar las llagas de un leproso. Dos a?os antes de morir recibi? los estigmas de la pasi?n de Cristo.
Uni? su amor por la naturaleza (el hermano sol, el hermano lobo, la hermana muerte...) a la contemplaci?n de la inmensa grandeza y majestad del Padre y a la experiencia viv?sima en s? mismo del anonadamiento del Verbo encarnado. Su fiesta se celebra el 4 de octubre.


La dama ?pobreza? y las bienaventuranzas. San Francisco de As?s es el que ha experimentado que la humildad, la pobreza, el reconocimiento como uno es, nos hace tiernos, misericordiosos y compasivos. San Francisco nos dice que quien vive las bienaventuranzas encuentra relicidad.
Tal vez, por este convencimiento, este hombre de Dios ?dej? su casa, abandon? la herencia que le pertenec?a y logr? llegar a ser pobre y necesitado, asemej?ndose a Cristo por la humildad y la pobreza, llena de amor jubiloso?
Este santo nos recuerda permanentemente que el secreto de la felicidad est? en vivir las bienaventuranzas que Cristo proclam? en la monta?a (Mt 5,1-12).
Viviendo las bienaventuranzas nos convertiremos como san Francisco en ??ngeles portadores de la paz? y en personas religiosas porque sabemos mirar las cosas de este mundo como criaturas de Dios y hermanas nuestras, que reflejan su amor y su bondad hacia nosotros.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Publicado por cristobalaguilar @ 0:09  | Vidas de Santos
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti