Martes, 17 de agosto de 2010

LA LUZ Y LA SAL DEL MUNDO

Jes?s: ?Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no caminar? en tinieblas, sino que tendr? la luz de la vida? (Jn 8,12). ?Mientras estoy en el mundo soy luz del mundo? (Jn 9,5). El cristiano: ?Vosotros sois la sal de la tierra; vosotros sois la luz del mundo? (Mt 5,13-14).


En el juda?smo y en el Antiguo Testamento, decir luz equival?a a expresar la ley y la sabidur?a. Ambas eran verdadera luz y gu?a del nombre. Jes?s, al decir ?Yo soy la luz del mundo?, est? proclamando que ?l es la sabidur?a de Dios y la nueva ley evang?lica. Jes?s, como ense?a el Vaticano II, ilumina los grandes misterios de la existencia humana (de d?nde venimos y adonde vamos, el misterio cerrado del dolor, el pecado, la misma muerte). Jes?s, al ser luz de los nombres, se convierte en gu?a de salvaci?n: ?Para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte? (Le 1,79). La luz, como Cristo, es lo ?nico visible por s? mismo.
La ausencia de Cristo, ?nica luz de los nombres, deja al mundo y a cada hombre en las m?s densas tinieblas, quedando a merced del poder terrible del pecado.
Jes?s subi? a los cielos, y con dos bellas met?foras o par?bolas (la luz y la sal) nos recuerda nuestra misi?n de ser luz y sal de la tierra.
La luz. El cristiano, por el hecho de serlo, se convierte en luz para los dem?s hombres. Refleja la luz original que es Cristo. As? como la luz el?ctrica ha de estar conectada a la central que la genera, as? el cristiano ha de estar unido a Cristo por la re y las obras, para ser luz de los hermanos que caminan muchas veces en tinieblas: ?El pueblo que andaba en tinieblas vio una luz grande? (Is 9,1).
La sal. Cuando la sal, que tiene la misi?n de dar sabor y conservar la comida, pierde ese poder y virtualidad, no sirve para nada. Si el cristiano no sirve para conservar en sus hermanos la vida de Cristo y las buenas costumbres, na perdido el rumbo. Su misi?n se ha desvirtuado. La sal es eficaz cuando se diluye su ser y desaparece como tal objeto s?lido. As? el cristiano, cuando se olvida de su ?yo?, entreg?ndose a los dem?s, entonces la vida es fruct?fera.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti