Martes, 17 de agosto de 2010

LA IGLESIA DE SAN ANT?N DE BILBAO

Casi 300 a?os antes de levantarse la iglesia ya exist?a en el mismo solar una lonja o almac?n de mercanc?as fluviales. Cuando en 1300 don Diego L?pez V de Haro, und?cimo Se?or de Vizcaya, otorg? Carta Puebla a los pobladores de la ribera del r?o Ibaiz?bal, la antigua lonja fue incorporada al recinto urbano reci?n creado. En 1334 Alfonso XI de Castilla construy? en el lugar un alc?zar y una muralla defensiva que hac?a tambi?n las veces de dique contra las inundaciones. Los cimientos de esta muralla se localizaron en las excavaciones arqueol?gicas realizadas en 2002 y actualmente pueden verse tras el altar de la iglesia.

Esta zona de muralla y el alc?zar fueron demolidos pronto para levantar en su lugar una iglesia dedicada a San Antonio Abad y que fue consagrada en 1433. Se trataba de una construcci?n de una sola nave, planta rectangular y cubierta abovedada. Detr?s del altar de la iglesia actual, superpuestos a los restos de la muralla, pueden verse los cimientos de la cabecera de este templo anterior, de forma poligonal y construida con sillares rectangulares de arenisca. La primera iglesia estuvo en servicio unas cinco d?cadas, ya que en 1478 se proyect? su ampliaci?n al quedarse peque?a para acoger a una feligres?a en continuo crecimiento. La segunda f?brica, de traza a?n g?tica y planta casi cuadrangular, quedar?a concluida, en su estructura b?sica, en los primeros a?os del siglo XVI, hacia 1510.

El p?rtico principal, de estilo renacentista, fue trazado en 1544 por Juan de Garita y resuelto entre 1546 y 1548 por el equipo de escultores que comandaba el franco-flamenco Guiot de Beaugrant. Su balconada fue realizada en 1559 por el cantero Juan de L?riz. G?tico-renacentistas, del segundo tercio del XVI, son las tres capillas adosadas a la nave del Evangelio (septentrional), la m?s peque?a de las cuales es contigua al p?rtico. El campanario, barroco, fue trazado por Juan de Iturburu y contratado por Manuel de Capelastegui, quien concluy? la obra en 1775. Las ?ltimas incorporaciones fueron el p?rtico auxiliar, la sacrist?a y los despachos parroquiales, que rodean la iglesia por su muro este. Fueron realizados en 1902 en estilo neog?tico seg?n dise?o del arquitecto Enrique de Epalza.

Desde sus or?genes y hasta el siglo XIX, el interior de la iglesia fue utilizado como cementerio. El templo ha sufrido varias calamidades en su historia, la ?ltima en las catastr?ficas inundaciones de 1983, que se llevaron buena parte de su mobiliario interior y arrancaron puertas y verjas. El 17 de julio de 1984 San Ant?n fue declarado Bien de Inter?s Cultural con la categor?a de Monumento Hist?rico-Art?stico Nacional.

?

Bilbao - San Anton 01.JPG

El templo actual consta de tres naves escalonadas con cuatro tramos cada una y cubiertas de b?veda de crucer?a, simple en las naves laterales y compuesta en la nave principal; la nervadura m?s elaborada, con dobles terceletes, cubre la Capilla Mayor. Todos los arcos de sujecci?n son apuntados, salvo los del primer tramo, que son de medio punto. Los apoyos exentos son pilares de n?cleo cil?ndrico a los que se adosan columnas que recogen los nervios de la b?veda y pilastrillas para los arcos formeros. A los muros se adosan semi-pilares de planteamiento similar. Todos ellos llevan capiteles corridos lisos salvo los de la nave del Evangelio (septentrional), decorados con bolas. S?lo las m?nsulas del primer tramo de la nave opuesta y las que se encuentran bajo el coro rompen con esta austeridad, y se ornamentan con motivos zool?gicos.

En los muros que cierran la nave central, bajo las ventanas, se sit?a el triforio, de estrechas proporciones, en forma de galer?a corrida, que cruza tambi?n el lienzo de pared que cierra la Capilla Mayor. Su traza es casi id?ntica a la del triforio de la Catedral de Santiago. Como caracter?sticas peculiares, el templo carece de ?bside y presenta cabecera recta, mientras que el testero de la nave sur forma un chafl?n destinado a dejar paso a las aguas de la r?a.

El Retablo Mayor es un conjunto sin mazoner?a que consta de doce elementos: siete pinturas realizadas por el artista bilba?no contempor?neo I?aki Garc?a Erg?in e, intercaladas entre ellas, cinco motivos escult?ricos, a saber: en la predela, dos relieves representando el Lavatorio de los Pies y la ?ltima Cena; en el cuerpo intermedio, dos bultos redondos de San Pedro y San Pablo; y en el lugar del ?tico, un Cristo crucificado. Los dos bultos y los dos relieves formaban parte de un desaparecido retablo romanista correspondiente a los ?ltimos a?os siglo XVI, ejecutado por Esteban de Velasco seg?n trazas de Mart?n Ruiz de Zubiate. El Cristo es una talla anterior, de la primera fase del renacimiento espa?ol. Inmediata al presbiterio, junto a la puerta de entrada, se dispone una talla en madera policromada de San Ant?n, g?tica del siglo XV.

Las tres capillas particulares fueron costeadas y construidas, en este orden, por los prebostes Lezama-Leguizam?n, Mart?nez de Recalde e Ibaseta.

La Capilla de Santa Luc?a es la m?s antigua y su documentaci?n se remonta a 1530. A finales del siglo XVII pas? a ser la capilla oficial del Consulado. Su acceso desde la nave se cierra mediante una notable reja del XVII, de dos cuerpos, rematada en airosa crester?a con el escudo del preboste Leguizam?n. Preside la misma un retablo rococ? del ?ltimo tercio del XVIII, que aloja una imagen de la Inmaculada y una talla de Santa ?gueda en el ?tico, resto de un retablo de Antonio Alloitiz labrado en 1664. En sus laterales se disponen dos lienzos de los patronos de Vizcaya, San Ignacio de Loyola y San Valent?n de Berriotxoa, obras realizadas por el pintor Manuel Losada en 1907. En uno de los muros cuelga un lienzo de mediados del XVII que representa la Circuncisi?n de Jes?s, aunque situ?ndola sorprendentemente en el establo de Bel?n, y no en el templo, como es tradicional.

La Capilla de Nuestra Se?ora de la Piedad se comunica con la anterior. Su fundaci?n data de 1554, aunque el retablo y la reja son anteriores. ?sta es de estilo renacentista y se fecha en 1538. Constituye una de las mejores muestras de la rejer?a renacentista de Vizcaya. El Retablo de la Piedad es una destacada obra plateresca que muestra relaci?n con el trabajo de Guiot de Beaugrant, quien pudo ser autor del motivo central, una expresiva imagen de la Piedad de la Virgen sosteniendo el cuerpo de Cristo muerto, pero no de los relieves de la predela y las calles laterales. A la izquierda del retablo, una pintura con la escena de la Visita de San Antonio Abad a San Pablo Ermita?o, de mediados del XVII.

?

Fuente: Wikipedia.

Transcrito por: Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti