Domingo, 08 de agosto de 2010

EL CONOCIMIENTO DE S? MISMO Y LA CONVERSI?N INTERNA

?Convert?os, porque est? cerca el reino de Dios? (Mt 3,2; 4,17).


Los evangelios nos recuerdan frecuentemente el tema de la conversi?n, tema que est? asimismo presente en todo el Antiguo Testamento.
?Qu? significa convertirse? Significa cambiar sustancialmente el rumbo de nuestra vida. Dejar de ser lo que ?ramos para adquirir nueva personalidad. Dejar el pecado y el reino de las tinieblas, para adentrarnos en el reino de la luz y las buenas obras.
Triple conversi?n
? Del pecado original a la gracia por el santo bautismo.
? De una vida de pecado a una vida de gracia.
? De una vida tibia a una vida de entrega y santidad.
Triple visi?n de la cruz: hay tres maneras de ver la cruz de Cristo:
? Visi?n jud?a: ?Es maldito de Dios el que cuelga de un ?rbol?... (Dt 21,23).
? Visi?n pagana greco-romana: la crucifixi?n era un suplicio reservado a los esclavos.
? Visi?n cristiana: ?En la cruz est? clavada la salvaci?n del mundo?... Esta visi?n implica una verdadera conversi?n en cuanto a la visi?n que podemos tener de la cruz. ?Dios me libre de gloriarme m?s que de la cruz de nuestro Se?or Jesucristo?... (G?l 6,14).
?Qu? necesitamos para convertirnos?
1. La gracia. Dice el profeta: ?Convi?rteme, Se?or, y me convertir?...
2. Conocernos a nosotros mismos. Hacer una introspecci?n para ver nuestra situaci?n espiritual. Hoy tenemos aparatos que aceleran inmensamente los medios del conocimiento, pero ?conocemos la verdad interior de nuestra realidad? Con?cete a ti mismo. Nadie se conoce bien si no conoce a Dios. Por eso san Agust?n, gran convertido, ped?a a Dios: ?Que te conozca a ti y me conozca a m??.
3. Adherirnos a la vida de Jesucristo: ?Vivid como hijos de la luz?, ?tened los mismos sentimientos que Cristo Jes?s? (Flp 2,5).

Fdo. Cristobal AGuilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti