Martes, 03 de agosto de 2010

SAN BRUNO (FUNDADOR DE LOS CARTUJOS)

Naci? en Colonia en 1030 y muri? en 1101. Estudi? filosof?a y teolog?a en la escuela de la catedral de Reims. Se orden? de sacerdote en Colonia y fue can?nigo basta que volvi? a Reims para ser director de la escuela de la catedral.
Cuando era canciller del arzobispado de Reims, tuvo que huir porque reprochaba a su prelado su elecci?n simon?aca. Despu?s de varias idas y venidas, opt? por la vida de ermita?o. Entonces se retir? a S?cne-Fontaine, lugar donde el abad san Roberto de Solesmes le orient? y le permiti? la erecci?n de una ermita. Otras seis personas se consagraron con ?l en la soledad. Con ellas se dirigi? a Grenoble, donde el obispo Hugo les concedi? el bello y solitario lugar de Chartreuse. All? se edific? la Grande Chartreuse (Gran Cartuja). Hab?a nacido la Orden de los Cartujos... Luego el papa Urbano II, que antes hab?a sido disc?pulo suyo en Reims, le concedi? en Roma la iglesia de San Cir?aco (hoy no existe con ese nombre) que ser?a convertida despu?s en la Gran Cartuja, pintada y decorada por el gran genio de Miguel ?ngel. Hoy es Museo Nacional de Roma y de ella quedan solamente restos de la iglesia y del claustro.
Aunque nunca ha sido canonizado, la Santa Sede autoriz? su culto primero a los cartujos, en 1514, y luego a toda la Iglesia desde 1674. Su fiesta se celebra el 6 de octubre.


El doble silencio de las cosas y del coraz?n. La b?squeda de Dios en la soledad y el silencio m?s riguroso es la meta de todo cartujo... Todo cristiano tiene que buscar al mismo Dios que anhela y busca el cartujo. Por ello es muy necesario hacer callar a las criaturas y nacer verdadero silencio de coraz?n.
Es absolutamente necesario nacer el ?silencio de los sentidos?. No se cansa el ojo de ver ni el o?do de o?r. Cada sentido tiene su objeto propio. El ojo: los colores, los vol?menes, la belleza o realdad de las cosas; el o?do: los ruidos, las palabras habladas, la m?sica... Cuando los sentidos se quedan vac?os de su objeto propio (silencio exterior) entonces la inteligencia y el coraz?n suelen quedar vac?os tambi?n porque ?nada hay en el entendimiento si no ha estado antes en los sentidos?.
Mas tambi?n es necesario nacer silencio ?interior? de los alectos y deseos terrenos del coraz?n, para escuchar e intimar con el Dios del Esp?ritu y del silencio. La soledad y el silencio son medios necesarios para encontrarse en profundidad con Dios. Es la raz?n del silencio cartujano.

?

Fdo. Cristobal Aguilar.


Publicado por cristobalaguilar @ 3:28  | Vidas de Santos
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti