Martes, 03 de agosto de 2010

EL SALMO 5 PARA OBTENER LA GRACIA DEL SE?OR

Se?or, escucha mis palabras,
atiende a mis gemidos,
haz caso de mis gritos de auxilio,
Rey m?o y Dios m?o.

A ti te suplico, Se?or:
por la ma?ana escuchar?s mi voz,
por la ma?ana te expongo mi causa,
y me quedo aguardando.

T? no eres un Dios que ame la maldad,
ni el malvado es tu hu?sped,
ni el arrogante se mantiene en tu presencia.

Detestas a los malhechores,
destruyes a los mentirosos;
al hombre sanguinario y traicionero
lo aborrece el Se?or.

Pero yo, por tu gran bondad,
entrar? en tu casa,
me postrar? ante tu templo santo
con toda reverencia.

Se?or, gu?ame con tu justicia,
porque tengo enemigos;
all?name tu camino.

En su boca no hay sinceridad,
su coraz?n es perverso;
su garganta es un sepulcro abierto,
mientras halagan con la lengua.

Que se alegren los que se acogen a ti,
con j?bilo eterno;
prot?gelos, para que se llenen de gozo
los que aman tu nombre.

Porque t?, Se?or, bendices al justo,
y como un escudo lo rodea tu favor. Am?n.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti