Mi?rcoles, 28 de julio de 2010

LAS BIENAVENTURANZAS

?Bienaventurados los mansos, porque ellos poseer?n en herencia la tierra? (Mt 5,4).


Los ?mansos? ser?n m?s tuertes que los que viven llenos de ira y violencia. Juntamente con la Bienaventuranza aparece la palabra manso otras dos veces m?s en los evangelios, y siempre se refiere a Cristo: ?Aprended de m?, que soy manso y humilde de coraz?n...? (Mt 11,29); ?Decid a la hija de Si?n: r?e aqu? que tu rey viene a ti manso...? (Mt 21,5). La bienaventuranza es una cita del Salmo 37,11. El manso es due?o de s? mismo en orden y tranquilidad.
?Qu? entendemos por manso? Una actitud de Benevolencia hacia los otros, renunci?ndose a s? mismo y llev?ndolo todo con dulzura. La mansedumbre es un fruto del Esp?ritu, que abarca el ser condescendiente, misericordioso y dulce.
Junto a la agria y dura intransigencia de los fariseos, nos encontramos la actitud humilde y dulce de Jes?s, que se convierte en descanso para los dem?s.
San Juan Bosco dec?a que es m?s f?cil airarse y enojarse (en la educaci?n de los muchachos) que disuadir y corregir pacientemente. Y nos exhorta a que desechemos toda apariencia de dominio y evitemos toda violencia y toda ira para atraer y convertir a los j?venes.
En contra de la mansedumbre est? la ira, la c?lera y la violencia.
San Juan de la Cruz habla de que algunos pastores y sacerdotes atacan los vicios ajenos con celo desasosegado y los reprenden enojadamente, haci?ndose como due?os de la virtud de los otros.
Hay frases en la Biblia que dicen cosas parecidas a estas: ?Enciende tu ira y desbar?talos?; ?Har? llover sobre los imp?os brasas y azufre? (Sal 11,6). ?Dios se a?ra? ?Dios entra en c?lera como nosotros? Dios no puede airarse y ser col?rico como nosotros, puesto que Dios hace sin ira y sin c?lera lo que la ira y la c?lera nos lleva a hacer a nosotros. ?La ira de Dios ?dice san Agust?n-no es, en El, perturbaci?n de la mente, sino el juicio asignado al pecado... Dios no se arrepiente de lo que hace, como ocurre en el hombre, sino que su conocimiento de una cosa antes de que sea hecha, y su idea de ella cuando est? hecha, son ambos igualmente firmes y rijos. La c?lera de Dios est? libre de la perturbaci?n y mutaci?n?.
Pocas cosas arrastran tanto y convierten a las personas como el ser mansos.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti