Martes, 27 de julio de 2010

LA TENTACI?N DE CRISTO: NO TENTAR?S AL SE?OR TU DIOS

?Lo llev? a Jerusal?n, lo puso en el alero del templo y le dijo: "Si eres Hijo de Dios, t?rate de aqu? abajo, porque est? escrito: le encomendar? a sus ?ngeles para que te guarden, le llevar?n en sus manos para que no tropiece tu pie en piedra alguna". Jes?s le respondi?: "Est? dicho: No tentar?s al Se?or tu Dios". Acabada toda tentaci?n, el diablo se alej? de ?l hasta un tiempo oportuno? (Le 4,9-13).

?

La tentaci?n del uso espectacular de Dios y de la eficacia . ?Entonces llev? a Jes?s a Jerusal?n, le puso en el alero del templo y le dijo: "Si eres Hijo de Dios, t?rate de aqu? abajo, porque est? escrito: le encomendar? a sus ?ngeles para que te guarden...'. Jes?s le respondi?: "Est? dicho, no tentar?s al Se?or tu Dios"?. Est? en juego el sentido y la direcci?n de la obra salvadora de Cristo. Le est? proponiendo un mesianismo espectacular y milagroso. A Jes?s le quisieron proclamar rey cuando ve?an sus maravillosos milagros. Mas nos dice el evangelio que Jes?s entonces desaparec?a. La forma de realizar su mesianismo no es la que el diablo le propone. Jes?s elige, en cambio, el lento camino del amor y el predicar la palabra del Reino con total libertad, aunque se exponga a no ser seguido m?s que por unos pocos, e incluso le lleve a la cruz.

Jes?s no nace el milagro que le pide Herodes, ni desciende de la cruz a las palabras que le dicen: ?Si eres Hijo de Dios, baja de la cruz?.

La tentaci?n es necesaria para probar la fidelidad a Dios: ?El Se?or os tienta para saber si le am?is? (Dt 13,4); ?el que no ha sido probado sabe muy poco? (Si 34,10). Tambi?n la tentaci?n procede de nuestra concupiscencia. Hoy la Iglesia siente la tentaci?n del fracaso, de la inseguridad (es abandonada por muchedumbres). ?Se bajar? de la cruz y dejar? de anunciar el amor y la salvaci?n en Cristo?

Termina el relato diciendo que el diablo le dej? basta otra ocasi?n. Cristo en su vida sufri? continuas tentaciones, por eso acudi? a la soledad de la oraci?n.

La tentaci?n es compa?era permanente del nombre en la vida. Mira c?mo venci? Cristo las tentaciones, e im?tale. Si es posible, hay que buir (prevenir) de la tentaci?n. Y si llega, trata de desenmascararla y despu?s de vencerla con las armas cristianas de la oraci?n y la penitencia.

Fdo. Cristobal AGuilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti