Mi?rcoles, 21 de julio de 2010

LA FINALIZACI?N DEL CONCILIO DE TRENTO

La gloria de P?o IV se cifra en haber continuado y llevado a su feliz terminaci?n el concilio de Trento. El infatigable Borromeo tuvo tambi?n esta vez que superar las m?s enfadosas dificultades diplom?ticas, para que en 1562 pudieran reanudarse finalmente las sesiones. El n?mero de padres era ahora mayor que antes. En la sesi?n vigesimoprimera tomaron parte m?s de doscientos prelados. En ella se promulg? el decreto sobre la comuni?n bajo las dos especies, que hab?a sido uno de los puntos m?s discutidos.

Se determin? que los laicos no estaban obligados a comulgar con las dos especies; bajo cualquiera de ?stas se recib?a el sacramento entero, y la Iglesia pod?a prescribir una determinada forma de recibirlo, que el individuo no pod?a cambiar a su capricho.

Por lo dem?s, P?o IV ya antes hab?a concedido el c?liz de los laicos a algunas provincias eclesi?sticas alemanas, a saber, Maguncia, Tr?veris y Estrasburgo, y luego a Bohemia y Hungr?a, cediendo a instancias de los pr?ncipes cat?licos, los cuales esperaban as? eliminar uno de los motivos de disensi?n con los protestantes. Pero no se obtuvo el resultado propuesto; la poblaci?n cat?lica sac? pocos beneficios de esta concesi?n, que los protestantes interpretaron como una debilidad. Finalmente fue revocada a instancias de los mismos pr?ncipes que la hab?an solicitado.

La sesi?n vigesimosegunda trajo el decreto dogm?tico sobre el sacrificio de la misa y decretos de reforma referentes a la celebraci?n del culto. La vigesimotercera sesi?n trat? del orden sagrado y dict? decretos sobre la preparaci?n de los futuros sacerdotes, especialmente mediante la fundaci?n de seminarios. En la sesi?n vigesimocuarta se decidi? la doctrina relativa al sacramento del matrimonio, al tiempo que se atenuaban los impedimentos can?nicos, simplificando as? el derecho matrimonial.

En la sesi?n vigesimoquinta se public? la doctrina sobre el purgatorio, el culto de los santos y las indulgencias. Hecho esto, los padres, convencidos de haber llevado a t?rmino el trabajo principal y de que el resto pod?a resolverlo el papa por la v?a ordinaria, aceleraron el fin del concilio. Y puesto que tanto Borromeo como el propio papa deseaban tambi?n su conclusi?n, el 4 de diciembre de 1563 el presidente, cardenal Morone, declar? cerrado el concilio en una sesi?n solemne. Al a?o siguiente P?o IV confirm? en una bula todos los decretos del concilio. Los decretos se imprimieron, y para su interpretaci?n aut?ntica se nombr? una congregaci?n especial de cardenales.

Fdo. Cristobal AGuilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti