S?bado, 10 de julio de 2010

LA VISITACI?N DE LA V?RGEN MAR?A A ISABEL

?En aquellos d?as se levant? Mar?a y se fue con prontitud a la regi?n monta?osa, a una ciudad de Jud?; entr? en casa de Zacar?as y salud? a Isabel. Y sucedi? que, en cuanto oy? Isabel el saludo de Mar?a, salt? de gozo el ni?o en su seno, e Isabel qued? llena de Esp?ritu Santo...? (Le 1,39-45).

?

? Por qu? razones fue Mar?a a visitar a su prima Isabel? Varios pudieron ser los motivos de su visita.

Mar?a, una muchacha piadosa pero pobre y postergada, cuando se vio ?gr?vida de Dios? sinti? un gozo indescriptible, y hab?a que comunicarlo y cont?rselo a alguien. ?Qu? mejor cosa que ir a ver a su prima Isabel, que participaba de un gozo similar por haber concebido un hijo (el Precursor del Se?or) a pesar de ser est?ril y de avanzada edad! Estas dos santas mujeres necesitaban hablar de aquellos misterios cara a cara.

Adem?s, parece que el ?ngel del Se?or le hab?a insinuado esta visita al decir a Mar?a: ?Mira, tambi?n Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban est?ril? (Le 1,36).

Otra raz?n que impulsaba a Mar?a a visitar a Isabel era que su coraz?n le impel?a a salir de casa, pues su anciana prima necesitaba sus servicios. Por otra parte, era algo muy noble el felicitar a su prima como la hab?an felicitado los otros parientes. La madre del Salvador va a visitar a la madre del Precursor, pudiendo comprobar as? el hecho milagroso anunciado por el ?ngel.

Mar?a, muchacha de quince a?os, llena de vida y juventud, va de Nazaret al peque?o pueblo de Isabel, llamado Ain-Karen, distante unos 150 kil?metros, y permanece all? tres meses.

Se saludaron con inmenso gozo y Mar?a prorrumpi? en el canto del Magn?ficat, anunciando las maravillas de Dios, la humillaci?n de los soberbios y el ensalzamiento y gloria de los pobres y humildes.

Mar?a se pliega incondicionalmente a los planes del Se?or. Se conducir? en su vida guiada por la re y la caridad. Cristo, en su mente y en su vientre, la empuja a Mar?a a una vida interior intens?sima durante su embarazo: una vida de re, de gozo, de caridad. Jes?s es el motor e inspirador de toda su vida. El Esp?ritu lleva por donde quiere a la d?cil y obediente doncella. ?Es Cristo el motor de nuestra vida?

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti