Jueves, 08 de julio de 2010

LA IGLESIA DE SANTA MAR?A DE LA CORTE

La iglesia sigue el modelo de las iglesias mon?sticas del siglo XVI, con una ?nica y amplia nave y capillas-hornacinas laterales, dispuestas entre los contrafuertes y abiertas al crucero mediante sendos arcos de medio punto. El crucero est? formado por un espacio central cuadrado y dos brazos rectangulares. En el brazo izquierdo se abren dos vanos: el de salida al claustro ?cegado y con portada en el claustro? y el de entrada a la sacrist?a vieja, un arco de medio punto, que se repite en el brazo derecho, donde se cerr?. El presbiterio, plano y profundo, podr?a deberse a la reforma de Ribero. Dos puertas en su pared frontal, debajo del retablo, dan paso a la antesacrist?a, una capilla, hoy destinada a sacrist?a, desde la que se accede a la sacrist?a vieja, ahora sala-capilla, a trav?s de un arco de medio punto sostenido por capiteles-impostas y jambas de decoraci?n cajeada.

La fachada del templo, inconclusa, oculta el p?rtico de entrada y el coro, sobreelevado sobre el p?rtico y el tramo de los pies de la nave. Presenta una calle central y dos torres laterales, de las que s?lo se levant? la izquierda. En su piso bajo se abre la portada, un gran arco de medio punto y doble derrame, cajeado, que apea en capiteles-imposta y jambas. Tiene una puerta cancel de 1666. En el segundo piso de la calle central, enmarcada por dos contrafuertes, se abre un vano cuadrado, ahora cegado, que est? partido por una pilastra y flanqueado por dos recuadros y dos hornacinas coronadas por veneras, entre pilastrillas. El conjunto descansa en una imposta sobre m?nsulas. En el tercer piso se abre un gran ?culo clasicista, vano practicado tambi?n en el muro frontal de la cabecera, donde recoge un tondo con la imagen del Pantocr?tor, y en la sacrist?a vieja.

?

?

?

Santa Mar?a la Real de la Corte. Oviedo.JPG

A Ribero se debe la ordenaci?n interior de los muros, las cubiertas y la portada del vest?bulo, as? como el remate de la fachada y de todo el templo. Siguiendo las premisas del clasicismo de inspiraci?n paladina, los muros se revistieron con pilastras estriadas, poco resaltadas, de capiteles j?nicos. Sobre ellas corre un entablamento j?nico completo, con arquitrabe de tres molduras horizontales, friso corrido liso y convexo, faja de denticulado y cornisa. Se cubre con b?vedas de ca??n con lunetos en la nave con arcos fajones, los brazos del crucero, la cabecera, la antesacrist?a y el cuerpo central del p?rtico; b?veda va?da en el cuerpo central del crucero, decorada con cuatro relieves policromados de los Evangelistas y el escudo de la iglesia; medios ca?ones con decoraci?n cajeada en las capillas laterales y sin fajas en los tramos laterales del p?rtico; b?veda de arista en el sotocoro; y c?pula sobre pechinas en la sacrist?a vieja. La plementer?a de las cubiertas ?a excepci?n de las capillas? se decora con dibujos geom?tricos.

Las tribunas o pisos superiores de las naves laterales ?hoy salones parroquiales? se asoman al crucero a trav?s de dos balcones con balaustres de piedra. La tribuna izquierda ?adosada al monasterio? era la utilizada por el padre Feij?o para escuchar la misa y estaba comunicada con su celda. La portada del p?rtico, a modo de arco de triunfo, consta de tres calles separadas por columnas j?nicas sobre plintos. En la calle central, la m?s ancha, se sit?a un arco de medio punto moldurado sobre capiteles-imposta, con una m?nsula en la clave. Las calles laterales est?n formadas por dos rect?ngulos superpuestos y dos hornacinas rectangulares. Sostienen el entablamento, id?ntico al del interior. La cornisa tiene un gran vuelo y descansa en m?nsulas. Sobre ella se apoyan cuatro bolas. Remata la portada un front?n curvo. Otra portada en arco, hoy cegado, con pilastras y entablamento j?nico daba acceso desde el claustro a la vieja sacrist?a.

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti