Mi?rcoles, 07 de julio de 2010

LA REFORMA EN SUIZA - HISTORIA DE LA IGLESIA

En Suiza el sacerdote secular Ulrico Zuinglio provoc?, a partir de 1519, un movimiento de apostas?a, independiente del promovido en Sajonia aunque en sus doctrinas fuertemente influido por Lutero.

De todos modos, Zuinglio discrepa de Lutero en puntos esenciales, sobre todo en la doctrina del sacramento del altar. Lutero afirmaba tajantemente la presencia de Cristo en la comuni?n, aunque negaba la transubstanciaci?n del pan y el vino y despojaba a la santa misa de su car?cter de sacrificio, declar?ndola un acto de idolatr?a; Zuinglio negaba en cambio la presencia real de Cristo.

Ello dio lugar a vehementes disputas entre luteranos y zuinglianos, y aun m?s tarde continuaron separadas la confesi?n de Augsburgo y la confesi?n helv?tica.

Pronto se lleg? en Suiza a una guerra civil entre los cantones zuinglianos y los que se hab?an mantenido cat?licos.

Los cat?licos vencieron en la batalla de Kappel, en la que cay? el propio Zuinglio, pero en la paz subsiguiente se reconoci? la igualdad de derechos de ambas religiones, la helv?tica y la cat?lica, con lo que vino a establecerse en Suiza una situaci?n an?loga a la que la paz de Augsburgo hab?a creado en Alemania.

?

Mucha mayor importancia que Zuinglio, puesto que su influjo rebas? ampliamente las fronteras de Suiza, tuvo Juan Calvino, nacido en la ciudad francesa de Noyon, el cual en su obra dogm?tica Institutio christianae religionis, publicada en 1536, propuso la doctrina de la inmutable predestinaci?n del hombre, sea para su salvaci?n, sea para su condenaci?n.

Era una doctrina a la que tambi?n Lutero se hab?a a veces aproximado peligrosamente, y no pod?a ser de otro modo, desde el momento en que negaba el libre albedr?o; pero Lutero no hab?a osado ir hasta las ?ltimas consecuencias. Esto es lo que ahora hizo Calvino, con una dial?ctica implacable.

Como bajo el gobierno de Francisco I no se toleraba en Francia la presencia de no cat?licos, Calvino se estableci? en Ginebra. Esta ciudad pertenec?a entonces al Imperio alem?n, y su se?or nominal era el obispo, que desde 1535 resid?a en Annecy, bajo la soberan?a del duque de Saboya en calidad de vicario imperial. De hecho, la ciudad era independiente.

Calvino instaur? all? una especie de rep?blica teocr?tica que ?l mismo rigi? con gran rigor hasta su muerte ocurrida en 1564. En 1556 fund? la academia teol?gica en la que eran educados los maestros de la nueva doctrina, destinados andando el tiempo a difundirla por muchos pa?ses, en Francia, Inglaterra, Escocia, parte de los Pa?ses Bajos y Alemania, y hasta Hungr?a.

El calvinismo era una teolog?a en mayor grado que el luteranismo, al cual mejor podr?a design?rsele como un m?todo. De ah? que el calvinismo se difundiera sobre todo por obra de te?logos aislados y no conquistara como el luteranismo territorios enteros, sino s?lo individuos y grupos, en los que echaba muy profundas ra?ces.

?

En el siglo XV Inglaterra hab?a pasado por crisis muy graves. La guerra llamada de los Cien a?os, aunque en realidad fue mucho m?s larga, en la que Inglaterra conquist? temporalmente la mitad de Francia, hab?a terminado con la p?rdida de todas las posesiones continentales y con un completo agotamiento del pa?s.

La guerra de las Dos rosas, que la sigui? inmediatamente, o sea, la guerra entre las dos l?neas de la casa real, Lancaster y York, universalmente conocida gracias a los dramas hist?ricos de Shakespeare, acarre? la ruina de las dos dinast?as.

Finalmente, en 1485 Enrique VII, de la casa de los Tudor, un pol?tico de dotes poco comunes, reuni? en sus manos todo el poder, y como la antigua nobleza feudal hab?a quedado pr?cticamente eliminada en las guerras din?sticas, pudo introducir la monarqu?a absoluta con una administraci?n centralizada y una jerarqu?a de funcionarios, con lo que vino a producirse en Inglaterra el mismo proceso que contempor?neamente ocurr?a en Francia y en Espa?a.

El pa?s se repuso con sorprendente rapidez. Aun hoy son caracter?sticos de Inglaterra los numerosos edificios procedentes de esta ?poca y construidos en aquella forma del g?tico tard?o que conocemos con el nombre de estilo Tudor.

A Enrique VII le sucedi? en 1509 su hijo Enrique VIII, de dieciocho a?os, gobernante no menos capaz que su padre, pero a?n m?s desp?tico, de car?cter inconstante y desprovisto de principios morales. Su canciller era el cardenal Wolsey. Wolsey ambicionaba llegar a papa, y de hecho gobernaba como un papa la Iglesia inglesa, sobre todo desde que Adriano VI le nombr? legado vitalicio, con muy extensos poderes.

La tutela de Wolsey, de la que es a?n hoy testimonio el famoso Christ Church College de Oxford, hubiera podido ser muy beneficiosa para la Iglesia inglesa, de haber sido aqu?l una personalidad como Cisneros, que justamente entonces ocupaba en Espa?a una situaci?n an?loga.

Despu?s de la aparici?n de Lutero, Enrique VIII public? un escrito contra ?l, por lo cual Le?n X le concedi? el t?tulo de ?defensor de la Fe?, t?tulo que a?n hoy ostentan los reyes de Inglaterra. Lo que decidi? a Enrique VIII a separarse de la Iglesia no fueron sus convicciones doctrinales, sino la cuesti?n de su matrimonio.

?

Fdo. Cristobal Aguilar.

?


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti