Martes, 29 de junio de 2010

PENSAMIENTOS ESP?RITUALES DE JUAN PABLO II SOBRE LA FELICIDAD (SEGUNDA PARTE)

Bueno aqu? os traigo una serie de nuevas citas extraidas de sus mensajes y escritos sobre la verdadera felicidad. EL AUTOR DEL BLOG.

?

El mundo donde vivimos est? sacudido por diferentes crisis, entre ellas, una de las m?s peligrosas es la p?rdida del sentido de la vida. Muchos de nuestros contempor?neos han perdido el verdadero sentido de la vida y lo buscan en suced?neos, como el desenfrenado consumismo, la droga, el alcohol o el erotismo. Buscan la felicidad, pero el resultado es siempre una profunda tristeza, un vac?o del coraz?n y muchas veces la desesperaci?n. ?C?mo vivir la propia vida para no perderla? ?Sobre qu? fundamento edificar el propio proyecto de existencia? Jesucristo se nos presenta como la respuesta de Dios a nuestra b?squeda, a nuestras angustias. ?l dice: ?Yo soy el pan de la vida, capaz de saciar toda hambre; Yo soy la luz del mundo, capaz de orientar el camino de todo hombre; Yo soy la resurrecci?n y la vida, capaz de abrir la esperanza del hombre a la eternidad.? Ciertamente no es f?cil seguir a Cristo, no es f?cil arriesgar por ?l toda la propia vida, pero precisamente en esta capacidad de riesgo reside la nobleza y la grandeza del hombre. No nos arriesgamos en el vac?o, sobre la nada; nos arriesgamos en Jesucristo y en su Evangelio; nos arriesgamos en el amor desinteresado a los hermanos.



La consecuci?n de la felicidad exige, por tanto, tambi?n una rigurosa asc?tica personal que se proponga poner orden en el ser humano. Es una tr?gica mentira ense?ar al hombre que la felicidad pueda, o incluso deba, alcanzarse mediante el abandono a las inclinaciones del instinto, sin ninguna renuncia, puesto que es un tr?gico error confundir la felicidad con el placer o con la utilidad. ?No est? este tr?gico error en la base de tanta desesperaci?n, de tanto aburrimiento, de la vida que demasiado a menudo podemos constatar sobre todo en los esp?ritus juveniles?



Decidles que la fe y la felicidad no se excluyen mutuamente, sino que son distintos nombres dados a una misma meta. ?Pues la fe se le revela al hombre para su felicidad! Y una felicidad que se busca lejos de la palabra evang?lica no ser? capaz de mantener sus promesas.
Decidles que la fe est? al servicio de la vida, a la que da un sentido en sus diversas expresiones de amor, dolor, trabajo, estudio, compromiso familiar y social, b?squeda de la paz y de la solidaridad entre los pueblos.


Quiz? algunos de vosotros hab?is conocido la duda y la confusi?n; quiz? hab?is experimentado la tristeza y el fracaso cometiendo pecados graves.
?ste es un tiempo de decisi?n. ?sta es la ocasi?n para aceptar a Cristo: aceptar su amistad y su amor, aceptar la verdad de su palabra y creer en sus promesas; reconocer que su ense?anza nos conducir? a la felicidad y finalmente a la vida eterna.

?

?

?

El conocimiento de Jes?s es el que rompe la soledad, supera las tristezas y las incertidumbres, da el significado aut?ntico a la vida, frena las pasiones, sublima los ideales, expande las energ?as en la caridad, ilumina en las opciones decisivas.

?

?

?

Sencillamente, sin palabras, presentadle vuestro sufrimiento. Es demasiado pesado para que lo llev?is vosotros solos. Con ?l, si le abr?s vuestro coraz?n, vuestro lugar de reclusi?n podr? generar una nueva visi?n de la existencia, una transformaci?n ben?fica de vuestro temperamento y, en algunos, un descubrimiento del verdadero rostro de Dios. Querid?simos hermanos y hermanas: la peor de las prisiones ser?a un coraz?n cerrado y endurecido, y el peor de los males, la desesperaci?n.
Os deseo la esperanza. La pido y la seguir? pidiendo al Se?or para todos vosotros: la esperanza de volver a ocupar un lugar normal en la sociedad, de encontrar de nuevo la vida en familia y, ya desde ahora, de vivir dignamente, esforz?ndoos por crear entre todos vosotros, que compart?s el dolor, un poco m?s de justicia, de esp?ritu fraterno, de apoyo amistoso. En una palabra, os deseo que realic?is el plan del Se?or que os ha llamado a la existencia. Pues ?l nunca pierde la esperanza en sus criaturas.

?

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por NILBER SALAZAR MONTEZA
Domingo, 20 de mayo de 2012 | 5:50

ES MUY CIERTO TODO LO QUE DICE, EN REALIDAD LA FELICIDAD ESTA DENTRO DE UNO MISMO

Y LA BUSCAMOS FUERA. LA FE ES LO MISMO QUE FELICIDAD.

 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti