Lunes, 21 de junio de 2010

SAN SEBAST?AN - VIDAS DE SANTOS

Uno de los m?s famosos m?rtires en las persecuciones del Imperio romano fue san Sebasti?n. Nacido en Mil?n, se enrol? en la guardia imperial y lleg? a ser oficial de las cohortes pretorianas del emperador Maximiliano (286-305).
De profunda fe cristiana, era conocido por su grandeza de alma, por su apuesto talante y porque ayudaba a sus hermanos de religi?n en los terribles suplicios que padec?an por la cruel persecuci?n de Diocleciano. As? lo cuenta la Passio, compuesta por un monje romano en el siglo V.
Otros compa?eros de la milicia hab?an abrazado la fe porque Sebasti?n, lleno de valor y ardor religioso, propagaba con su palabra y su ejemplo la fe cristiana que ?l mismo viv?a con tanta fortaleza.
Como no pod?a ser menos, tambi?n a Sebasti?n le lleg? el momento del martirio. Fue acusado de traici?n ante el tribunal de Diocleciano. Sebasti?n aprovech? para echar en cara al emperador su terrible crueldad persecutoria contra los cristianos. Por todo ello y porque no quiso sacrificar a los dioses del Imperio fue asaeteado (como lo representa la tradici?n art?stica). Dice la tradici?n que la noble Lucila, una vez que le dieron por muerto, lo recogi? en su casa, a?n vivo, y le cur? las heridas. Como v?ctima propiciatoria, manifest? de nuevo su fe ante el emperador con redoblado valor, por lo que fue nuevamente martirizado. Su fiesta se celebra el 20 de enero.


Mensaje


Diversos martirios. No es f?cil obtener la dicha del martirio cruento. Pero s? son accesibles a todos las diversas formas de vida de perfecci?n cristiana que son un verdadero martirio. As?:
? La virginidad voluntaria, abrazada de por vida, es un largo y arduo martirio. Compromete el vivir del cristiano en una lucha sin cuartel en que hay que resistir permanentemente los atractivos y asaltos de las pasiones (Banquete de las diez v?rgenes, 7, 3, 156).
? La pobreza voluntar?a y perfecta. Or?genes llama martirio a la virtud de la pobreza.
? La vida religiosa vivida con gran entrega es presentada como un martirio por san Jer?nimo y por santa Teresa en Camino de perfecci?n (12, 2).
El motivo del vivir o morir cristiano, y no s?lo la condena o el sufrimiento, es lo que constituye el verdadero martirio.

Fdo. Cristobal AGuilar.


Publicado por cristobalaguilar @ 0:13  | Vidas de Santos
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti