Lunes, 14 de junio de 2010

LAS PROFEC?AS Y VISIONES DE SANTA BR?GIDA DE SUECIA

Bueno aqu? ya os traemos el final de los finales de esta serie de cuadernos y libros de Santa Br?gida que nos han ido acompa?ando a lo largo de muchos art?culos, y que concluimos con unas oraciones de ensalzamiento a Jes?s y Mar?a. Espero que os hayan servido. EL AUTOR DEL BLOG.

?

En esta oraci?n revelada por Dios a santa Br?gida, se alaban encarecidamente todos los miembros del sant?simo cuerpo de nuestro Se?or Jesucristo y sus virtuos?simos actos corporales.

?

?????????????????? Oraci?n 3

?

Se?or m?o Jesucristo, aunque bien s? que vuestro bendito cuerpo es continuamente alabado y glorificado por la armon?a y j?bilo de los excelsos ciudadanos celestiales, con todo, porque tengo obligaci?n de daros infinitas acciones de gracias, aun cuando soy persona ignorante e indigna, deseo con todo mi coraz?n y mi boca dar a todos los miembros de vuestro precioso cuerpo las gracias, alabanza y honra que pueda.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque verdaderamente sois el Sumo Sacerdote y Pont?fice, que primero y antes de todos consagrasteis maravillosamente el pan material convirti?ndolo en verdadero y bendito Cuerpo, para alimentarnos con el manjar de los ?ngeles; sea, por tanto, vuestro gloriosa asiento sacerdotal a la diestra de Dios vuestro Padre en vuestra dichosa y bendita divinidad por eternidad de eternidades. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, verdaderamente sois cabeza de todos los hombres y ?ngeles, y digno Rey de reyes y Se?or de los se?ores, que todas vuestras obras las hac?is por verdadero e inefable amor; y porque humildemente permitisteis que vuestra bendita cabeza fuese coronado de espinas; por tanto, benditos sean vuestra cabeza y cabellos, sean gloriosamente adornados con diadema imperial, y obedezcan por siempre a vuestro poder e imperio el cielo, la tierra y el mar, y todas las cosas creadas. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque vuestra esplendorosa frente nunca se apart? de la recta justicia y verdad, bendita sea, pues, ella, y al?benla por siempre todas las criaturas en la regia y triunfal gloria. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque con vuestros brillantes y piadosos ojos mir?is benignamente a todos los que con verdadero amor de Dios os piden gracia y misericordia; benditos sean, por tanto, vuestros ojos y p?rpados y vuestras gloriosas cejas, y toda vuestra amable y honest?sima vista sea continuamente glorificada por todo el celestial ej?rcito de los moradores de lo alto. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque con vuestros benignos o?dos o?s y escuch?is de buena gana a todos los que humildemente os hablan; benditos sean, pues, esos vuestros o?dos, y ll?nense eternamente de toda honra. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque vuestras benditas y suav?simas narices no se arredraron con el hedor del corrompido cad?ver del difunto L?zaro, ni tampoco con el horrible hedor que espiritualmente sal?a del traidor Judas cuando os bes?, benditas sean vuestras preciosas narices, y denles todos eternamente olor de suavidad y de alabanza. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque much?simas veces predicasteis con vuestra boca y con vuestros benditos labios palabras de vida y de doctrina para nuestra salud corporal y espiritual, y para instruirnos en la fe; benditas sean, pues, vuestra dulc?sima boca y vuestros labios por cada palabra salida de ellos. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque con vuestros pur?simos dientes mascasteis con la mayor moderaci?n el manjar corporal para el sustento de vuestro bendito cuerpo; sean benditos y honrados vuestros dientes por todas vuestras criaturas. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque vuestra lengua nunca se mov?a para habalr, ni estaba callada, sino puntual y provechosamente lo que hab?a sido dispuesto en vuestra divinidad; bendita sea, pues, esta vuestra lengua. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque seg?n vuestra edad tuvisteis decorosamente una hermosa barba en vuestro bello rostro; sea siempre llena de veneraci?n y adorada esa vuestra venerable barba. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, bendita sea vuestra garganta, vuestro est?mago y entra?as, y perpetuamente sea honrado todo vuestro sagrado interior, porque en su debido orden dieron decorosamente alimento a vuestro precioso cuerpo, y sustentaron vuestra vida corporal para la redenci?n de las almas y alegr?a de los ?ngeles. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, a quien con raz?n llaman todos gu?a, porque llevasteis en vuestros sagrados hombros y cuello la pesada carga de la cruz, antes que con vuestro poder violentarais las puertas del infierno y llevaseis al cielo las almas de los escogidos; por tanto, a vuestro bendito cuello y hombros, que sostuvieron esa carga, dese honra y gloria eternamente sin fin. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, porque vuestro bendito coraz?n, regio y magn?nimo, nunca por tormentos, ni terrores, ni halagos, pudo dejar de defender vuestro reino de verdad y justicia, ni en nada excusasteis derramar vuestra precios?sima sangre, sino que con grandioso coraz?n luchasteis fielmente en defensa de la ley y de la justicia, y tanto a vuestros amigos como a vuestros enemigos predicasteis valerosamente los mandamientos de la ley y los consejos de la perfecci?n, y muriendo en defensa de ellos con vuestros santos seguidores, alcanzasteis en la lucha la victoria; justo es, pues, que siempre sea ensalzado en el cielo y en la tierra vuestro invencible coraz?n, y que continuamente lo alaben con triunfal honra todas las criaturas y jerarqu?as. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, de buena voluntad exponen su vida en la guerra los soldados valerosos y los fieles servidores de este siglo, para que sus se?ores disfruten una sana y prosper? vida; pero vos, oh mi buen Se?or, corristeis apresuradamente a la muerte de cruz, para que vuestros siervos no perecieran de un modo miserable; por lo cual es justo que todos vuestros siervos a quienes libertasteis de esa manera, adoren por toda la eternidad vuestro glorioso e intr?pido pecho, y lo alaben tambi?n humildemente los coros de los ?ngeles. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, que con vuestras veneradas manos y brazos superasteis maravillosamente las fuerzas de Sans?n, cuando sufristeis con paciencia que fuesen clavados en el madero de la cruz, y de este modo arrebatasteis violentamente del infierno a vuestros amigos; por esto mismo cuantos hab?is redimido, den a esos miembros vuestros continua reverencia, alabanza perdurable y gloria sempiterna. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, bendigan y alaben por siempre vuestras preciosas costillas y espalda todos los que padecen trabajos espirituales o de la tierra, porque desde vuestra infancia hasta la muerte constantemente trabajasteis por nuestra redenci?n, y llevasteis en vuestras espaldas nuestros pecados con sumo dolor y fatiga. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, pureza suma, y verdadera limpieza, bendita sea vuestra inocent?sima virginidad y sea alabada sobre toda la limpieza ang?lica que hay en los cielos, y sobre la pureza de todos los que en el mundo guardaron castidad y virginidad; porque la castidad y virginidad de todos no pueden compararse con vuestra infinita limpieza y pureza. Am?n.

?

Se?or m?o Jesucristo, veneren y humildemente honren todas las criaturas del cielo y de la tierra vuestras rodillas con vuestras corvas y canillas sobre todos aquellos que doblando las rodillas.

?

?

En esta oraci?n revelada por Dios a santa Br?gida, se alaban muy devota y encarecidamente todos los miembros del glorioso cuerpo de la Virgen Mar?a, y sus virtuosos hechos corporales.

?

?????????????????? Oraci?n 4

?

Oh Se?ora m?a, Reina del cielo, Madre de Dios: aunque de positivo s? que toda la corte celestial con melodioso j?bilo est? alabando continuamente en el cielo vuestro glorioso cuerpo; por indigna persona que yo sea, deseo con todo mi coraz?n dar en la tierra todas las alabanzas y gracias que puedo a todos vuestros preciosos miembros. Por tanto, oh Se?ora m?a, Virgen Mar?a, sea alabada vuestra cabeza con vuestros cabellos, adornada con la diadema de la gloria, porque son m?s claros que la luz del sol; pues as? como no pueden contarse los cabellos de la cabeza, igualmente son innumerables vuestras virtudes. Oh Se?ora m?a, Virgen Mar?a, sean alabados sobre la blancura de la luna vuestra frente y honest?simo rostro, porque ning?n fiel os miraba en este tenebroso mundo, que de veros no sintiera infund?rsele alg?n consuelo espiritual.

?

Bendita se?is Vos, Se?ora M?a Virgen Mar?a, cuyas cejas con los p?rpados exceden a los rayos solares en el esplendor de claridad. Benditos sean vuestros modest?simos ojos, oh Se?ora m?a Virgen Mar?a, que nada deseaban de las cosas transitorias que ve?an en este mundo, porque cuantas veces levantabais vuestros ojos, su vista exced?a delante de toda la corte celestial a la claridad de las estrellas.

?

Oh Se?ora m?a Virgen Mar?a, sean alabadas vuestras beat?simas mejillas sobre la belleza de la aurora que hermosamente nace de color rojo y blanco; as? tambi?n, mientras estuvisteis en este mundo, vuestras preciosas mejillas reluc?an con esplendor de claridad delante de Dios y de los ?ngeles, porque nunca las mostrasteis por vanagloria o pompa del mundo.

?

Oh Se?ora m?a Virgen Mar?a, reciban veneraci?n y honra vuestros o?dos honest?simos sobre todas las fuerzas del mar, y sobre el movimiento de todas las aguas, porque luchaban varonilmente vuestros o?dos contra toda la impura corriente de lo que en el mundo se oye. Oh Virgen Mar?a Se?ora m?a, glor?ese vuestro suav?simo olfato, que por virtud del Esp?ritu Santo nunca recogi? ni exhal? la respiraci?n, sin que todo vuestro pensamiento estuviese siempre puesto en el Alt?simo, y aun cuando dormiais, jam?s apartabais de ?l vuestra voluntad. Dese, pues, siempre olor de suavidad, de honra y de alabanza a ese vuestro olfato con vuestra precios?sima nariz, sobre la olorosa mezcla de todos los aromas y de todas las hierbas que suelen arrojar de s? deliciosa fragancia.

?

Oh Se?ora mia Virgen Mar?a, alabada sea sobre todos los ?rboles fruct?feros vuestra lengua, grat?sima a Dios y a los ?ngeles, porque toda palabra que profiri? vuestra lengua, no da?? jam?s a nadie, y siempre redund? en beneficio de alguno: era, pues, vuestra prudent?sima lengua m?s dulce a todos para oir, que ning?n dulc?simo fruto para gustar. Oh Reina y Se?ora m?a Vigen Mar?a, alabada sea vuestra bendita boca con vuestros labios, sobre la amenidad de las cosas y de todas las flores, y especialmente por aquella bendita y humild?sima palabra que con vuestra preciosa boca respondisteis al ?ngel de Dios, cuando el mismo Dios quiso por medio de vos cumplir en el mundo su voluntad anunciada por los Profetas, y en virtud de esa palabra disminuisteis en el infierno el poder de los demonios, y restaurasteis honrosamente en el cielo los coros de los ?ngeles.

?

Oh Virgen Mar?a, Se?ora y consuelo m?o, sea perpetuamente honrado vuestro cuello con vuestros hombros y espaldas, sobre la hermosura de todos los lirios, porque nunca inclinasteis ni levantasteis esos miembros sino por algo ?til o de honra de Dios; pues a la manera que el lirio se mueve y se indina a impulso del viento, as? todos vuestros miembros se mov?an por inspiraci?n del Esp?ritu Santo.

?

Oh Se?ora m?a, virtud y dulcedumbre m?a, benditos sean vuestros sacrat?simos pechos sobre todas las dulc?simas fuentes de aguas, porque como el agua que de las mismas brota, da consuelo y alivio al sediento, as? vuestros sagrados pechos sustentando al Hijo de Dios, nos dieron a los menesterosos el consuelo y la medicina. Oh Se?ora m?a Virgen Mar?a, bendito sea vuestro precios?simo seno, sobre el pur?simo oro, porque cuando llena de dolores estuvisteis al pie de la cruz de vuestro Hijo, sentisteis ser fuertemente oprimido como en dura prensa vuestro glorioso seno con el sonido de los martillos; y aunque am?bais cordialmente a vuestro Hijo, quisisteis m?s padecer aquella amargu?sima pena a fin de que muriese para redimir las almas, que si perdidas ?stas, se apartara de ?l aquella muerte; y de esta manera permanecisteis firm?sima en la virtud de la constancia, cuando en todas las desgracias os conformasteis enteramente con la voluntad de Dios.

?

Oh Se?ora m?a, alegr?a de mi coraz?n, Virgen Mar?a, sea venerado y glorificado vuestro reverend?simo coraz?n, porque para la honra de Dios era tan ardiente sobre todas las criaturas del cielo y de la tierra, que la llama de su amor subi? hasta Dios Padre en lo m?s excelso de los cielos; por lo cual baj? del Padre a vuestro glorioso vientre con el fervor del Esp?ritu Santo el Hijo de Dios, quien a pesar de esto no se apart? del Padre, aunque seg?n estaba ya dispuesto por Dios, se hizo hombre de un modo muy honesto en vuestras virginales entra?as.

?

Oh Se?ora m?a, fecund?sima y pur?sima Virgen Mar?a, bendito sea vuestro beat?simo vientre, sobre todas los campos que producen frutos, porque como la semilla que cae en buena tierra da a su due?o ciento por uno de fruto, as? vuestro virginal y fecund?simo seno di? a Dios Padre un bendito fruto de m?s de mil por uno; y como con la f?rtil abundancia de los frutos del campo se glor?a el due?o y tambi?n los pajarillos y animales se apacienten alegremente, as? con el bendito y f?rtil fruto del jard?n de vuestro vientre es en gran manera honrado Dios en el cielo, congratul?ndose los ?ngeles, y los hombres se sustentan y viven abundantemente en la tierra.

?

Oh Se?ora m?a Virgen prudent?sima, sean alabados eternamente vuestros sacrat?simos pies, sobre todas las ra?ces que den continuo fruto; sean, pues, benditos vuestros pies, que llevaban encerrado en vuestro cuerpo al Hijo de Dios, glorioso y dulc?simo fruto, quedando adem?s incorrupto vuestro cuerpo, y permaneciendo siempre ilesa vuestra virginidad. ?Cu?n honestamente marchaban vuestros sacrat?simos pies! Cada paso que d?bais agradaba al Rey del cielo, y era de alegr?a y j?bilo para toda la corte celestial.

?

Oh Se?ora m?a Virgen Mar?a, Madre de todos; sea por siempre alabado Dios Padre, juntamente con el Hijo y con el Esp?ritu en su incomprensible majestad por ese sacrat?simo santuario de todo vuestro cuerpo, en el cual descans? suav?simamente el Hijo de Dios, a quien alaba en los cielos todo el ej?rcito de los ?ngeles, y toda la Iglesia adora respetuosamente en la tierra.

?

Oh Se?or m?o, mi Rey y mi Dios, perpetuo honor, eterna alabanza, bendici?n y gloria con infinita acci?n de gracias os den, porque creasteis esa tan dign?sima y honest?sima Virgen, y la escogisteis por vuestra Madre, todas las criaturas del cielo y de la tierra que han recibido de ella alg?n favor, y las del purgatorio que han experimentado su consuelo y ayuda, y a Vos, Se?or, que rein?is con Dios Padre en unidad del Esp?ritu Santo, y sois Dios por todos los siglos de los siglos. Am?n.

?

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti