Domingo, 13 de junio de 2010

LAS SE?ALES DEL FIN COMPARADAS CON EL NUEVO TESTAMENTO - SOBRE LAS SE?ALES DEL FIN

Bueno en esta ocasi?n os traemos las profec?as y visiones de esta mujer que? a la postre dices? que vio las diferentes situaciones que suceder?an no en poco tiempo y adem?s las acompa?amos de citas del evangelio en donde el propio Jes?s nos avisa de estas se?ales, aunque tambi?n nos certifica (que nadie sabe el d?a ni la hora) o sea que estemos preparados pero sin sobresaltarse. EL AUTOR DEL BLOG.

En diciembre de 1844, Dios le da a Elena su primera de unas casi 2000 visiones y sue?os. En agosto, 1846, se cas? con Jaime White, un ministro adventista de 25 a?os que comparti? la convicci?n que ella ten?a de que Dios la hab?a llamado para que haga la obra de una profetisa. Poco despu?s de que se casaron, Jaime y Elena comenzaron a guardar el s?bado como s?ptimo d?a, conforme al cuarto mandamiento.

Elena de White fue una escritora prol?fera. Comenzando con 1851, cuando public? su primer libro, se extiende en un caudal de art?culos, libros y folletos. Entre ellos, algunos son puramente devocionales, mientras que otros son selecciones de muchas de sus cartas personales con consejos, escritas en el transcurso de los a?os. Otros son hist?ricos y tratan sobre la continua batalla entre Cristo y Sat?n por el control de los individuos y las naciones.

?

Dios siempre ha advertido en cuanto a los juicios venideros

"Dios advirti? siempre a los hombres los juicios que iban a caer sobre ellos. Los que tuvieron fe en su mensaje para su tiempo y actuaron de acuerdo con ella, en obediencia a sus mandamientos, escaparon a los juicios que cayeron sobre los desobedientes e incr?dulos"

?A No? fueron dirigidas estas palabras: "Entra t? y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de m?". No? obedeci? y se salv?. Este mensaje lleg? a Lot: "Levantaos, salid de este lugar; porque Jehov? va a destruir esta ciudad" (G?n. 7: 1; 19: 14). Lot se puso bajo la custodia de los mensajeros celestiales y se salv?. As? tambi?n los disc?pulos de Cristo fueron advertidos acerca de la destrucci?n de Jerusal?n. Los que se fijaron en la se?al de la ruina inminente y huyeron de la ciudad escaparon a la destrucci?n. As? tambi?n ahora hemos sido advertidos acerca de la segunda venida de Cristo y de la destrucci?n que ha de sobrecoger al mundo. Los que presten atenci?n a la advertencia se salvar?n? (A?o 1898).

?El tiempo de angustia, que ir? en aumento hasta el fin, est? a las puertas. No tenemos tiempo que perder. El mundo est? agitado con el esp?ritu de guerra. Las profec?as del cap?tulo 11 de Daniel casi han alcanzado su cumplimiento final? (A?o 1904).

?Debemos ver en la historia el cumplimiento de la profec?a, para estudiar las operaciones de la Providencia en los grandes movimientos de reforma, y para comprender el progreso de los eventos en el ordenamiento de las naciones para el conflicto final de la gran controversia? (A?o 1904).

?Se necesita un estudio mucho m?s detenido de la Palabra de Dios; especialmente Daniel y el Apocalipsis deben recibir atenci?n como nunca antes... La luz que Daniel recibi? de Dios fue dada especialmente para estos postreros d?as? (A?o 1896).

?Pronto se cumplir?n las predicciones incumplidas del libro de Apocalipsis. Ahora el pueblo de Dios debe estudiar con diligencia esta profec?a y entenderla claramente. No encubre la verdad; nos advierte con claridad, dici?ndonos lo que suceder? en el futuro? (A?o 1903).

?Hay un d?a que Dios ha designado, para la conclusi?n de la historia de este mundo: "Ser? predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendr? el fin". La profec?a se est? cumpliendo r?pidamente. Debiera decirse mucho, mucho m?s, sobre estos temas tremendamente importantes. Est? cercano el d?a cuando el destino de las almas se decidir? para siempre? (A?o 1895).

Se?ales del Pronto Regreso de Cristo

?Cristo advirti? a sus disc?pulos en cuanto a la destrucci?n de Jerusal?n y las se?ales que ocurrir?an antes de la venida del Hijo del hombre. Todo el cap?tulo 24 de Mateo es una profec?a concerniente a los acontecimientos que preceden a este evento, y se usa la destrucci?n de Jerusal?n para tipificar la ?ltima gran destrucci?n del mundo por fuego? (A?o 1899).

Se?ales en los cielos

?Cristo declar? que al final de la gran persecuci?n papal, el sol se oscurecer?a y la luna no dar?a su luz. Luego las estrellas caer?an del cielo. Y dice: "De la higuera aprended la par?bola: Cuando ya su rama se enternece, y las hojas brotan, sab?is que, el verano est? cerca. As? tambi?n vosotros, cuando viereis todas estas cosas, sabed que est? cercano, a las puertas" [Mat. 24: 32-33]? (A?o 1898?

Se?ales en la tierra

?Dijo Jes?s: "Y habr? se?ales en el sol, y en la luna, y en las estrellas; y sobre la tierra angustia de naciones" (Luc. 21: 25, VM; Mat. 24-29; Mar. 13: 24-26; Apoc. 6: 12-17). "Cuando viereis todas estas cosas, sabed que est? cercano, a las puertas" (Mat. 24: 33)? (A?o 1911).

Glotoner?a e intemperancia

?La glotoner?a y la intemperancia se hallan en el fundamento de la gran depravaci?n moral de nuestro mundo. Satan?s est? consciente de esto y constantemente tienta a hombres y mujeres para que satisfagan sus gustos a expensas de la salud y hasta de la vida misma. En el mundo, comer, beber y vestirse se convierten en el blanco de la vida. Precisamente tal estado de cosas existi? antes del diluvio. Y este estado de disipaci?n es una de las evidencias sobresalientes de la pronta terminaci?n de la historia de esta tierra? (A?o 1875).

Hechos de violencia

En los d?as de No?, la abrumadora mayor?a se opon?a la verdad y estaba prendada de una trama de falsedades. La tierra estaba llena de violencia. Guerra, crimen, asesinato estaban a la orden del d?a. As? tambi?n ser? antes de la segunda venida de Cristo? (A?o 1891)

?Los gremios laborales son incitados r?pidamente a violencia si no se satisfacen sus demandas. Se ve cada vez m?s claramente que los habitantes del mundo no est?n en armon?a con Dios. Ninguna teor?a cient?fica puede explicar la marcha constante de los obradores maldad bajo el mando de Satan?s. En cada tumulto hay ?ngeles malos que trabajan para excitar a los hombres cometer actos de violencia. La perversidad y la crueldad de ellos llegar? a grado que Dios se revelar? en toda su majestad. Muy pronto la maldad del mundo habr? llegado a su l?mite como en los d?as de No?, Dios derramar? sus juicios? (A?o 1903).

Guerras y desastres

?La tempestad se avecina y debemos prepararnos para afrontar su furia mediante el arrepentimiento para con Dios y la fe en nuestro Se?or Jesucristo. El Se?or se levantar? para sacudir terriblemente la tierra. Veremos desgracias por todas partes. Miles de barcos ser?n arrojados a las profundidades del mar. Armadas enteras se hundir?n, y las vidas humanas ser?n sacrificadas por millones. Estallar?n incendios inesperadamente y no habr? esfuerzo humano capaz de extinguirlos. Los palacios de la tierra ser?n arrasados por la furia de las llamas. Ser?n cada vez m?s frecuentes los desastres ferroviarios; en las grandes v?as de tr?nsito habr? confusi?n, choques y muerte sin la advertencia de un momento. El fin est? cerca, el tiempo de gracia termina. ?Oh, busquemos a Dios mientras puede ser hallado, llam?mosle en tanto que est? cercano!? (A?o 1890).

?En las escenas finales de la historia de esta tierra, la guerra prevalecer?. Habr? epidemias, mortandad y hambre. Las aguas del abismo rebasar?n sus l?mites. Incendios e inundaciones destruir?n la propiedad y la vida. Debi?ramos estar alist?ndonos para las mansiones que Cristo ha ido a preparar para los que lo aman? (A?o 1897).

Grandes bolas de fuego

?En la ma?ana del viernes pasado, justamente antes de despertar, se me present? una escena sumamente impresionante. Tuve la sensaci?n de que despertaba del sue?o en un lugar que no era mi casa. Desde las ventanas ve?a una terrible conflagraci?n. Grandes bolas de fuego ca?an sobre las casas, y de ellas sal?an dardos encendidos que volaban en todas direcciones. Era imposible apagar los incendios que se produc?an, y muchos lugares estaban siendo destruidos. El terror de la gente era indescriptible. Despert? despu?s de cierto tiempo y descubr? que estaba en mi hogar? (A?o 1906).

?Una escena muy impresionante pas? ante m? en visiones nocturnas. Vi una inmensa bola de fuego que ca?a en medio de un grupo de hermosas casas que fueron destruidas instant?neamente. O? a alguien decir: "Sab?amos que los juicios de Dios visitar?an la tierra, mas no pens?bamos que vendr?an tan pronto". Otros dijeron en tono de reproche: "Vosotros que sab?ais estas cosas, ?por qu? no dijisteis nada? ?Nosotros no lo sab?amos!? (A?o 1909).

Terremotos e inundaciones

?La corteza terrestre se rasgar? a causa de las erupciones de los elementos ocultos en sus entra?as. Estos elementos, una vez desatados, barrer?n los tesoros de aquellos que por a?os han estado aumentando sus riquezas al obtener de sus empleados grandes posesiones a precios de hambre. Y tambi?n el mundo religioso ser? terriblemente sacudido, porque el fin de todas las cosas est? cercano? (A?o 1891).

?Ya ha llegado el tiempo en que en un momento podremos estar pisando tierra firme, y en el siguiente la tierra estar? movi?ndose debajo de nuestros pies. Ocurrir?n terremotos cuando menos se los espere? (A?o 1896).

?En incendios, inundaciones, terremotos, en la furia de las grandes profundidades, en calamidades por mar y tierra, se da la advertencia de que el Esp?ritu de Dios no contender? para siempre con el hombre? (A?o 1897).

?Antes de que el Hijo del hombre aparezca en las nubes del cielo todo estar? convulsionado en la naturaleza. Rayos del cielo unidos con el fuego interno de la tierra har?n que las monta?as ardan como un horno y que hagan fluir sus torrentes de lava sobre aldeas y ciudades. Masas de rocas derretidas, arrojadas dentro del agua por el solevantamiento de cosas ocultas dentro de la tierra, har?n que hierva el agua y despida rocas y tierra. Habr? formidables terremotos y gran destrucci?n de vidas humanas? (A?o 1907).

Crimen, hambres, pestilencia

"Dios no ha impedido que los poderes de las tinieblas hagan su obra mort?fera de viciar el aire, una de las fuentes de vida y alimento, con elementos mort?feros. No s?lo ha sido afectado la vida vegetal, sino que el hombre mismo sufre de pestilencia... Estas cosas son el resultado de gotas de las copas de la ira de Dios que caen sobre la tierra, y son p?lidas representaciones de lo que acontecer? en el futuro cercano? (A?o 1891).

El prop?sito de Dios en las calamidades

??Qu? significan las horribles calamidades marinas, barcos arrojados a la eternidad sin un momento de advertencia? ?Qu? significan los accidentes en tierra, incendios que consumen las riquezas que los hombres han atesorado, mucho de lo cual ha sido acumulado oprimiendo al pobre? El Se?or no intervendr? para proteger la propiedad de aquellos que transgreden su ley, quebrantan su pacto y pisotean su d?a de reposo, aceptando en su lugar un d?a de descanso espurio. Las plagas de Dios ya est?n cayendo sobre la tierra, arrasando las estructuras m?s costosas como si fuera mediante un soplo de fuego desde el cielo. ?No har?n estos juicios recapacitar a los profesos cristianos? Dios los permite para que el mundo preste atenci?n, para que los pecadores le teman y tiemblen ante ?l. Dios tiene un prop?sito al permitir que ocurran estas calamidades. Son uno de sus medios para llamar a los hombres y mujeres a la reflexi?n. Mediante fen?menos ins?litos a trav?s de la naturaleza, Dios expresar? a los incr?dulos agentes humanos aquello que ha revelado claramente en su Palabra? (A?o 1902).

Los eventos venideros est?n en las manos del Se?or

?El mundo no est? sin gobernante. El programa de los acontecimientos venideros est? en las manos del Se?or. La Majestad del cielo tiene a su cargo el destino de las naciones, como tambi?n lo que concierne a su iglesia? (A?o 1889).

Inter?s del cielo por los asuntos de la tierra

?Al perdonar la vida al primer asesino, Dios dio al universo entero una lecci?n concerniente al gran contacto...Se propuso no s?lo aplastar la rebeli?n, sino tambi?n demostrar a todo el universo la naturaleza de ?sta...Los santos habitantes de los otros mundos observaban con profundo inter?s los acontecimientos que ocurr?an en la tierra. Dios tiene la simpat?a y la aprobaci?n del universo entero a medida que paso a paso su plan progresa hacia su pleno cumplimiento? (A?o 1890).

Se desconoce el tiempo del regreso de Cristo

"Muchos de los que tomaron el nombre de adventistas han incurrido en el error de fijar fechas para la venida de Cristo. Lo han hecho repetidas veces, pero el resultado ha sido cada vez el fracaso. Se nos declara que el tiempo definido de la venida de nuestro Se?or est? fuera del alcance de los mortales. Aun los ?ngeles que administran a los que han de ser herederos de la salvaci?n no conocen ni el d?a ni la hora. "Empero del d?a y hora nadie sabe, ni aun los ?ngeles de los cielos, sino mi Padre solo" (Mat. 24: 36) (A?o 1879).

?Siempre habr? en la iglesia movimientos espurios y fan?ticos realizados por personas que pretenden ser guiadas por Dios, por aquellos que correr?n antes de ser enviados, y que establecer?n fechas para el cumplimiento de profec?as que a?n no se han realizado. El enemigo se regocija con este proceder, porque sus repetidos fracasos y su desviaci?n de la atenci?n hacia puntos falsos provoca confusi?n e incredulidad? (A?o1897).

La transgresi?n casi ha llegado a su l?mite

?El tiempo durar? un poco m?s hasta que los habitantes de la tierra hayan llenado la copa de su iniquidad, y entonces la ira de Dios, que por tanto tiempo ha dormitado, despertar?, y esta tierra de luz beber? la copa de su ira sin mezcla? (A?o 1863).

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
Publicado por Invitado
Lunes, 02 de febrero de 2015 | 11:07
t55WYp  , [url=http://fadhhcdggibv.com/]fadhhcdggibv[/url], [link=http://zidrzwjfsxsn.com/]zidrzwjfsxsn[/link], http://vmtjiytmiqgl.com/
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti