Viernes, 11 de junio de 2010

LA PROTECCI?N ACTIVA DE LOS ?NGELES Y SU PRESENCIA EN LOS SACRAMENTOS

Cada d?a al atardecer, por la sublime oraci?n de Completas, nos hace sentir la protecci?n de los ?ngeles que dice que habita en nuestras casas.

En el atardecer de la vida, ese dorado oto?o, al decir del poeta, suplica a los ?ngeles que vengan en ayuda del alma y la conduzcan a la presencia del Alt?simo.

En la liturgia de Santiago, la introducci?n del Sanctus, por ejemplo reza:
"Te alaban los cielos de los cielos con todo su poder, as? como el sol, la luna y todo el coro de estrellas, la tierra, el mar y cuanto ellos contienen y la Jerusal?n celeste, la asamblea de los primog?nitos que est?n inscritos en el cielo como ciudadanos, los esp?ritus de los justos, las almas de los m?rtires y de los Ap?stoles, los ?ngeles, los Arc?ngeles", etc.

?

Podemos afirmar, sin duda alguna, que ese canto de los ?ngeles y la participaci?n del pueblo creyente en este canto, est? fuera de la organizaci?n c?smica. El "pueblo de Dios", no est? jerarquizado como tampoco "las mil y diez mil mir?adas de santos "?ngeles", lo est?n con relaci?n a los Arc?ngeles, ?ngeles, Querubines y Serafines.

Debemos comprender que el canto de los ?ngeles no es polif?nico. Es un hecho que tiene su fundamento en el orden ang?lico, pues todos los ?ngeles cantan al un?sono, "con voz un?nime". De este modo, llegamos a la conclusi?n, que el culto tributado a Dios en el cielo tiene por ?nico ?rgano la voz "metaf?ricamente hablando" de los ?ngeles, con exclusi?n de toda m?sica instrumental mec?nica, es un sonido sobrenatural.

Conocemos con qu? severidad proscribi? la Iglesia del culto cristiano todos los instrumentos musicales y esto a pesar de que el culto jud?o admit?a en el templo una serie de instrumentos m?sicos que hallaba cada comentador de los salmos.

No se puede comprender esta exclusi?n de todo instrumento si no tenemos presente que los ap?stoles abandonaron la Jerusal?n Terrestre y la m?sica del templo, para acercarse a la Jerusal?n celestial donde no existen instrumentos de ninguna clase, pero donde el ?ngel, por su esencia de esp?ritu puro es el ?nico ?rgano de la alabanza divina.

Aunque todos los habitantes de la Tierra, habidos desde el principio de su existencia hasta la actualidad, cantaran al un?sono en un gran coro, no podr?a nunca igualar el "coro ang?lico", pues ello es una muestra palpable de su angelidad.

Es tambi?n curioso, que en los tratados de m?sica de la Edad Media, hacen menci?n cosmog?nica, recordando la armon?a de las esferas. Del mismo modo que la alabanza de la Iglesia se incorpora a la alabanza del universo, y ello debe interpretarse como elemento esencial del culto de la Iglesia que tributa a la naturaleza en alabanza al sol, a la luna y a las estrellas.

En esta armon?a de las esferas resuena ese canto angelical, que la liturgia cristiana une a sus ritos religiosos. El sol resuena porque gira, el ?ngel canta porque est? en presencia del Alt?simo, y el hombre toma parte en la alabanza al Universo y de los ?ngeles, ya que es invitado por la propia Iglesia.

Finalmente la liturgia de la Iglesia se deja o?r en el "j?bilo", ese j?bilo que brot? en tiempos ancestrales en el coraz?n de los disc?pulos "cuando vieron subir al cielo a Aquel que hab?an llorado como muerto".

Hemos concluido este breve an?lisis de la liturgia atribuida a San Marcos, y hemos llegado a la conclusi?n que todo culto de la Iglesia, debe concebirse como una participaci?n constante en el culto que los ?ngeles tributan a Dios, "en el cielo y en la tierra", un concepto confirmado no s?lo por la Biblia, en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento, sino tambi?n por la tradici?n de la Iglesia a lo largo de los milenios.

?

Todas las religiones, tienen sus s?mbolos y sus rituales sagrados, en una palabra su "espiritualidad", como f?rmula para llegar al coraz?n del hombre, haci?ndolo participar as? en este peculiar "misterio" de la creencia.

La Iglesia cristiana, toma evidentemente de otras religiones ancestrales algunos s?mbolos, suprime lo profano o m?gico de ellos y los sacraliza convirti?ndolos en instrumentos de fe divina. Es decir, los "diviniza", dot?ndolos como signos de gracia que se dan en la comunidad cristiana, creyente, cat?lica.

La palabra "sacramentum" es la traducci?n que los antiguos escritores de la Iglesia hicieron del t?rmino griego "mysteri?n", y que en los hagi?grafos equivale a secreto. Por extensi?n, se ampli? el concepto a las iniciaciones religiosas, que impon?an un secreto absoluto, confidencial. Clemente Alejandrino, que vivi? a finales del siglo II, fue el primero que emple? el t?rmino de "misterio" para designar las creencias, pr?cticas y simbolismos cristianos.

En lat?n, "sacramento" significa la parte de dinero que entregaba al culto de los dioses el litigante que hab?a perdido un juicio, as? como el juramento prestado por los soldados al entrar en el servicio militar, ya que ambos hechos se consideraban como compromisos adquiridos con el dios.

El apologista cartagin?s Tertuliano, tambi?n de finales del siglo II, habl? del "sacramento" del bautismo porque vio en este rito cristiano una consagraci?n y un compromiso sagrado.

Poco despu?s, San Cipriano (siglo III) emple? la palabra sacramento en el mismo sentido y tambi?n como representaci?n de un rito simb?lico cargado de significaci?n oculta no visible a los ojos humanos, es decir, traduciendo el sentido que los autores griegos cristianos hab?an dado a la palabra "misterio".

Con San Hilario de Poitiers, en el siglo IV, el t?rmino "sacramento" design? ya el rito y signo cristiano que produce la gracia, concepto que todav?a sigue en vigor, y que tiene una fuerza de s?mbolo sagrado y sobrenatural.

Fdo. Cristobal Aguilar


Publicado por cristobalaguilar @ 2:01  | Los ?ngeles
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti