Jueves, 10 de junio de 2010
LA LITURGIA DE LOS ÁNGELES

Desde inmemoriales tiempos, la Iglesia Cristiana, ha venerado a los ángeles de una forma extraordinaria, dándoles una calidad y cualidad de sacralidad, para ello los ha hecho participar en todas las órdenes sagradas y religiosas de la liturgia cristiana.

La palabra liturgia, procede del término derivado del griego antiguo y clásico compuesto de dos palabras: "lei-ton" que significa cosa del pueblo, y "ergon", obra o acción. Sirve para indicar una función de carácter religioso, simbólico y de ritual sagrado.

En la versión griega de la "Biblia de los Setenta" y en los autores eclesiásticos de los primeros siglos del cristianismo significó sobre todo, el servicio divino y el culto, la Iglesia griega refirió estas palabras exclusivamente a la Misa.

En Occidente no fue introducida hasta el siglo XVI, por influencia de los textos bizantinos. El llamado Movimiento Litúrgico, que comenzó en los albores del siglo XX, dio como resultado la encíclica de Pío XII, "Mediator Dei" (20 de Noviembre de 1947), y, en especial, el Concilio Vaticano II la sancionaron dándole una interpretación teológica, de acuerdo con el pensamiento de los antiguos Padres de la iglesia.

La liturgia es pues, una acción sagrada hecha por el Pueblo de Dios (jerarquía y fieles), por la que se hace presente, bajo el velo de ciertos símbolos y ritos, la presencia de Jesucristo, su pasión, muerte y resurrección. Por medio de signos naturales se evocan y realizan hechos sobrenaturales donde la evidencia de los ángeles es permanente.

La diversa idiosincrasia de los pueblos ha dado lugar a los diversos ritos litúrgicos: en occidente, además de la liturgia romana, que es la más precisa, existen la ambrosiana, galicana y mozárabe, con evidentes influencias orientales. La liturgia oriental se divide en dos grandes grupos: el antioqueno (que incluye los ritos maronita, bizantino, armenio y nestoriano) y el alejandrino (que comprende el rito copto y ortodoxo).

La liturgia alejandrina que lleva también el nombre de 'Liturgia de San Marcos incluye la siguiente oración, que nos introduce en el maravilloso mundo de los ángeles:
"Tú te elevas sobre todo Principado y toda Potestad, Fuerza y Dominación, y sobre todo nombre que se nombra no sólo en este mundo, sino también en el venidero. En derredor tuyo diez mil miríadas de santos Ángeles y los ejércitos de Arcángeles".

"En derredor tuyo están los dos seres más venerables, los Querubines de múltiples ojos y los Serafines de seis alas que con dos alas cubren su rostro y con dos alas cubren sus pies y vuelan con el resto de las dos alas. Alabando a Dios sin cesar, proclamando a todos los confines de la tierra el himno de victoria, tres veces santo, clamando, glorificando, exclamando y diciendo a mayor gloria tuya: "Santo, Santo, Santo, es el Dios de los ejércitos, el cielo y la tierra están llenos de tu gloria. Todo te glorifica siempre. Acepta, pues, Señor Dios, nuestras alabanzas a tu Santidad que cantamos y proclamamos con todos los que te glorifican (El Pueblo): Santo, Santo, Santo, es el Señor Sabaoth, el cielo y la tierra están llenos de tu gloria".

El fragmento central de esta bella oración, en la que los traductores jugaron con las metáforas para darle más énfasis, procede de Isaías, capítulo VI y en es realidad una visión del profeta en el templo.

La liturgia cristiana, por el contrario la contempla en el cielo, en el espacio infinito del cosmos, aparte que la sacralidad le da un toque de cosmogonía ancestral.

Si analizamos despacio esta oración o "himno sacro", veremos que estos "ojos" que buscan al Señor no le encuentran en la dirección normal de las miradas, tienen necesidad de dirigirse hacia las alturas: "Tú te elevas sobre todo Principado y toda Potestad, fuerza y Dominación y sobre todo nombre que se nombra no sólo en este mundo, sino también en el venidero".

En la liturgia, la visión de Isaías, tiene un sentido cósmico, ya que según procede tiene lugar la Ascensión de Cristo.

Este hecho sobrenatural en si mismo, no es mas que la expresión del hecho significativo de que todo el universo está afectado por los acontecimientos escatológicos que están en relación con Cristo. El concepto de esta Ascensión, que reina a la diestra del Padre, significa para nosotros la distancia infinita de Dios.

Tan lejana es esa distancia que mientras al principio se nombran a los Ángeles dotados de una función (principado, potestad, virtud, dominación) y que pueden, por tanto nombrarse todavía, hace mención a los arcángeles que se unen al coro de las voces celestiales entonando el himno sagrado de alabanza al Todopoderoso.

Profundizando en la teología cristiana vemos que en la visión celestial del profeta Isaías existe una descripción característica: Isaías, sólo vio Serafines en esta espectacular visión, la liturgia cristiana, más precisa en el concepto añade Ángeles, Arcángeles y Querubines.

Observemos con atención cómo se han escogido los coros angélicos, y se añaden también los Serafines que son de algún modo los "ángeles mayores", los guías, de los demás seres angélicos, lo que significa que la visión de estos Serafines destacan sobre un mundo angélico jerarquizado.

El judaísmo (y aquí me refiero al judaísmo ortodoxo) sólo conoció una organización militar del mundo angélico, pero no una verdadera jerarquía de Ángeles.

La prueba de ello nos la proporciona la forma judía del Sanctus, (lo que se llama Qeduscha) que añadió al texto de Isaías la exclamación de los Querubines de Ezequiel: "Que la gloria de Yhavé se eleve en su lugar", lo que indica claramente que la "gloria" sólo se halla en el Templo de Jerusalén.

Fdo. Cristobal AGuilar.
Publicado por cristobalaguilar @ 1:25  | Los ?ngeles
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti