Lunes, 31 de mayo de 2010
ORACIÓN POR UN SER CERCANO

Adiós, hermano menor.
Desde las alturas
los dioses han venido a por mí,
nunca me verás de nuevo.
Pero cuando los chubascos caigan sobre ti
y suene el trueno,
rezarás:
«Es la voz de mi hermano mayor».
Y cuando la cosecha madure,
y oigas las voces
de los hermosos pajarillos,
y chirríe el saltamontes,
rezarás:
«Es la voz de mi hermano mayor;
es la huella de su alma».


Tradición indígena norteamericana, pueblo Navajo.

Transcrito por: Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti