Mi?rcoles, 26 de mayo de 2010
LAS DIRECTRICES DE NUESTRA SEÑORA DE LAS ROSAS - DIRECTRIZ 120 SOBRE LA RESURRECIÓN DEL CUERPO

Interesante directriz en donde se revela como será la resurreción. EL AUTOR DEL BLOG.


120 - RESURRECCIÓN DEL CUERPO

 

"En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, al son de la última trompeta: porque sonará la trompeta, y los muertos resucitarán en un estado incorruptible, y entonces nosotros seremos inmutados.  Porque es necesario que este cuerpo corruptible sea revestido de incorruptibilidad, y que este cuerpo mortal sea revestido de inmortalidad.  Mas cuando este cuerpo mortal haya sido revestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra escrita: La muerte ha sido absorbida por una victoria." - 1 Corintios 15:52-54

 


 

RESURRECCIÓN DE LA HUMANIDAD

"El destino de cada hombre descansa en las manos del Padre Eterno, hija Mía.  Estamos muy acongojados al encontrar a muchos de Nuestros hijos envueltos en este juego, hija Mía, de la astrología.  ¿No comprenden que es fomentado por satanás para engañarlos?  El Padre Eterno tiene el destino de cada hombre, porque Él lo ha creado, hija Mía.  No hay una sola piedra ni una estrella, ni una luz oscura—y digo oscura, porque Nosotros no debemos confundir esto con la Luz del Cielo, hija Mía—no hay clase alguna de metal, o luz, o calor o radiación que tenga efecto sobre el futuro del hombre.

   "No profundizaré sobre esta declaración en este momento, hija Mía, porque es muy complicado para la mayoría de los humanos. Sin embargo, repetiré: la astrología es una ciencia falsa, creada por satanás.  Además, harás saber, hija Mía, que sólo hay un espíritu para un cuerpo.  No hay reencarnación.  Eso también es una falacia y un engaño dados a las personas del mundo por satanás.

   "Puedes añadir sobre esto declarando, hija Mía, que al final del tiempo, el juicio general, cada alma se reunirá con su cuerpo en la resurrección general de la humanidad.  Ahora, hija Mía, si tú tuvieses más de un cuerpo, ¿en qué cuerpo colocaríamos el espíritu? Ves, hija Mía, para aquellas mentes que no han sido nubladas por satanás, es fácil comprender que es una falsedad que ha sido enviada sobre las mentes de Nuestros hijos por satanás. Realmente es una batalla de los espíritus." - Nuestra Señora, 5 de Agosto, 1975

 

LA MUERTE SERÁ CONQUISTADA

"En la resurrección general de todas las almas y cuerpos, Mi Hijo tomará los huesos y los levantará, tejiéndolos y uniéndolos y colocando sobre ellos una carne incorrupta, ya que la muerte será conquistada.  Ya no habrá más dolor.  La felicidad abundará.  La caridad abundará—bondad, misericordia, benevolencia, y toda la bondad creada por el Padre Eterno." - Nuestra Señora, 5 de Agosto, 1975

 

AL FINAL DEL TIEMPO

"Sí, hija Mía e hijos Míos, como una Madre de gracia, se Me han dado muchos poderes, a través de Mi Hijo, en el Padre Eterno, y en el Espíritu Santo—muchos poderes para recuperar almas que van en el camino de su destrucción y muerte final en el infierno.  Yo digo `muerte', hijos Míos,—Yo no deseo que me malinterpretéis: vosotros mismos sabéis que vuestra alma es inmortal; no existe la muerte como vosotros la conocéis sólo del cuerpo, el cual con el tiempo el buen Señor, el Padre en el Cielo, en Su misericordia, devolverá ese cuerpo y esa alma y los hará uno otra vez al final del tiempo.  Eso será la resurrección del cuerpo y del alma." - Nuestra Señora, 5 de Octubre, 1985

 

EL VELO

"Hijos Míos, Nosotros siempre estamos con vosotros, pero debéis vuestro camino hacia Nosotros.  Esto puede ser confuso al principio, pero realmente es muy sencillo; ya que la oración es una forma de meditación del alma por medio del proceso de pensamiento.  Lo que escucháis adentro es el Espíritu dentro.  Lo que veis en visión es un levantamiento del velo temporal que separa la vida en vuestro mundo y la vida del Reino por venir.  Mi Hijo y Yo, por medio del amor del Padre, ascendimos sin tener que levantar este velo.  La ciencia nunca compensará o penetrará este velo.  Ningún hombre será más grande que su Creador." - Nuestra Señora, 6 de Octubre, 1970

 

SU DIVINIDAD

"Hija Mía e hijos Míos, proteged a los jóvenes de los falsos profetas, aquellos quienes van por el mundo negando la divinidad de Mi Hijo.  Ellos deben comprender que Mi Hijo NO es San Miguel.  San Miguel es un espíritu.  Mi Hijo resucitó de la tumba, en cuerpo y alma, y ascendió al Reino de Dios.  Pero El es Dios, y vosotros no negaréis Su Divinidad en la Deidad.  Todos aquellos quienes lo hagan, están engañados por satanás y serán llamados falsos profetas." - Nuestra Señora, 26 de Mayo, 1979

 

RESUCITARÁ DE NUEVO

"Al pasar el velo vuestra vida es eterna.  La muerte, hija Mía, es una palabra que deberá ser tachada de vuestro idioma terrenal.  No hay muerte.  La vida es eterna.  Vuestro cuerpo un día resucitará de nuevo, y os reconoceréis el uno al otro.  Pero hasta entonces estáis viviendo; pasado el velo no hay muerte.  Son solamente los enemigos del Padre que tratan de borrar esta verdad de vuestra mente.  De esta manera ellos pueden poneros sobre el camino hacia satanás.  Porque ellos verdaderamente son los hijos de satanás, como siempre fueron los hijos de satanás, cuando ellos, también, mataron a Mi Hijo sobre la tierra." - Nuestra Señora, 6 de Abril, 1974

 

RESURRECCIÓN DE JESÚS

Verónica - Ahora veo a cinco soldados. Ellos tienen puestas vestimentas cortas, pero con secciones metálicas que les bajan desde la cintura.  Y sobre sus cabezas tienen sombreros de metal, sombreros de un metal con color de plata que bajan en forma de "V" sobre sus frentes.  Ellos están parados allí por la piedra con largas lanzas en sus manos.

   Ellos regresan;  ellos caminan hacia atrás en terror.  ¡Ellos tienen miedo!  Ellos caminan hacia atrás, ¡porque hay una gran luz!  Sale a través de las grietas.  Hay una gran luz.  Sale a través de las grietas.  Y la luz empuja—empuja la piedra hacia adelante.

La piedra se mueve a un lado; la luz está forzando la piedra hacia un lado.  Los soldados—dos corren... corren arriba de la colina.  Uno cubre su rostro con sus brazos;  él no puede ver, la luz es tan brillante.

   Ahora a través de la luz vienen dos figuras grandes.  ¡Bellas! ¡Tan grandes, bellas!  ¡Oh-h-h! Son ángeles.  No puedo ver sus rostros, pero sus—oh, ¡ellos son tan grandes!  Ahora uno está de pie, allí.  Él eleva su mano.  Él dice, "¡El ha resucitado!"

   Ahora dos soldados—uno se levanta ahora;  él corre.  Y el otro está allí sentado;  él se ha caído al suelo del susto.  ¡Oh-h-h! Dentro de la cueva está muy brillante—¡muy brillante.
  Ahora veo... el brazo,  oh-h-h, lo veo- un brazo.  ¡Oh-h-h! Esa losa- tiene la tela puesta sobre la losa... Y caminando a través de esta luz tremenda—está Jesús.  ¡¡Oh!! Ahora Él sale de la luz, sin embargo;  El no brilla como la luz dentro de la cueva.

   Él sale, y Él tiene puestas sandalias en Sus pies.  Y ahora Él tiene puesta una túnica;  es blanca.  Se ve muy percudida, pero es una túnica blanca.  Y noto que éstos... los vendajes caen de la losa de piedra hacia el suelo.  El suelo es de tierra;  el suelo dentro de la cueva es sólo tierra.  Ahora puedo ver, porque la luz ha dejado la cueva.  Y Jesús ahora ha empezado a caminar.  Él va colina arriba... Él camina muy lentamente colina arriba.

   Y ahora, oh, hay una dama;  ella baja a un lado de la cueva.  Y ella ve hacia adentro, y ahora ella dice,"¡Oh-h-h!  Y ella ahora corre, y levanta los pedazos de tela.  Y ella ve alrededor de la cueva, y ahora sale corriendo.

   Y ella corre colina arriba.  Y ella corre hacia, oh... "¿A dónde se Lo han llevado? Ellos nos Lo han robado."  Y ella- ahora ella extiende sus manos y ella cae sobre sus rodillas y dice, "¡Por favor! ¿En dónde está Él?"  Ahora—

   Jesús - " No... no pongas tus manos sobre Mis vestimentas. Todavía no He ascendido al Padre."

   Verónica - Ahora la dama ve hacia arriba... y ella sonríe.  Y ahora Jesús pone Su mano sobre su cabeza y Él dice:

   Jesús - "Vete María, y di lo que has visto."

   Verónica - Ahora Jesús camina;  Él sube la colina.  Y María ahora está—ella está sobre su rostro, como si estuviera rezando.  No - ahora ella se levanta, y ella corre colina abajo.  Y puedo verla—ella corre ahora colina abajo, y ella corre hacia estos edificios. Ellos son uno, dos.. cinco edificios.  Ellos no se ven como edificios comunes;  ellos se ven como las casas hechas de barro, o como una especie de barro duro.  Y ahora ella corre hacia una de ellas. – 21 de Abril, 1973

 

CUERPO GLORIFICADO

"Hay vida más allá del velo.  No permitáis que persona alguna quite este conocimiento.  No hay muerte sino sólo del cuerpo.  Por una medida temporal de tiempo vuestro cuerpo morirá, pero vosotros viviréis con plena conciencia después que vuestros cuerpos sean colocados en la tierra; vosotros viviréis con plena conciencia, y eventualmente seréis reunidos con vuestro cuerpo glorificado en el final de los tiempos." - Jesús, 14 de Agosto, 1979

 

SEPARADOS TEMPORALMENTE

"Hay, hija Mía, muchos misterios de la Fe.  No te pueden ser dados a conocer completamente por el momento.  Mucho tiene que permanecer escondido, ya que entonces no sería sagrado, hija Mía. Ninguna mente humana puede comprender o concebir el verdadero significado de la existencia del Padre en el Hijo y en el Espíritu Santo.  Está mucho más allá de la mente humana para comprender.  Este conocimiento será dado a todos cuando pasen el velo.  Dalo a conocer, hija Mía, al mundo, que no hay muerte para el alma.  El cuerpo humano será temporalmente separado del alma.  Al final de los tiempos, ambos serán reunidos para la glorificación del Padre." - Nuestra Señora, 8 de Junio, 1974

 

JUICIO GENERAL 

"Hija Mía, realmente llueven lágrimas del Cielo.  La castidad y la virtud—¡qué ha sido de ellas!  Veo a Mis hijos y estoy llena de gran vergüenza, porque el pecado se ha vuelto una manera de vida entre vosotros.

     “Si aceptáis esta forma de vida, llena con pecado y abominaciones de la carne, no podréis entrar, hijos Míos, en el Reino del Cielo.  Los pocos años cortos que han sido dados a la humanidad sobre la tierra, hijos Míos—¿vale la pena tirar una vida eterna por estos pocos años cortos sobre vuestra tierra?  Cuando paséis el velo, hijos Míos, será para siempre—para siempre y siempre, y de allí en adelante.  No hay retorno una vez halláis dejado vuestro cuerpo, ningún retorno hasta el Juicio General por el Padre Eterno."

- Nuestra Señora, 14 de Agosto, 1975

 

TODOS QUIENES NIEGAN

"Solamente hay un camino para entrar al Reino del Cielo, hijos Míos.  Es a través de Mi Hijo, en el Padre.  Todo el que niega a Mi Hijo como el Cristo resucitado, ¡es del anticristo y está en contra de Mi Hijo y Su Casa sobre la tierra!  ¡No os unáis a ellos por medio de los engañosos caminos de satanás que vosotros llamáis hermandad y amor!  ¡Buscad la verdad debajo de la superficie!" - Nuestra Señora, 13 de Septiembre, 1974

 

INMORTALIDAD DEL ALMA

"Hija Mía, al aconsejar a otros, debes enfatizar la inmortalidad del alma.  Hay muchos falsos testigos quienes ya no creen en el infierno ni en el purgatorio.

   "No hay muerte del alma.  Hay vida inmediatamente después de la muerte física--vida más allá del velo, sea en el Cielo, el Reino de vuestro Dios, purgatorio, o destierro para siempre en el infierno, el habitar de los condenados. 
   "La falsa teoría que no existe vida después de la muerte sólo es propuesta para llevar la caída del hombre.  Porque si el hombre... cree que no hay vida (eterna), él se distrae con toda clase de pecado y de abominaciones.  Se ha pedido disciplina desde el comienzo de los tiempos y hay reglas que deberán ser seguidas, hijos Míos.  Es el camino del Cielo pero es un camino simple." - Jesús, 9 de Junio, 1979

 

TEMPORALMENTE

"Hijos Míos, no existe la palabra muerte, como vosotros la conocéis.  La humanidad nunca morirá.  La humanidad debe vivir hacia la eternidad dentro del plan del Padre Eterno.  Sólo vuestro cuerpo debe regresar al polvo temporalmente, hasta el juicio final.  Sin embargo, la parte viva vuestra, la más importante, la parte viva, vuestra alma, vuestro espíritu ¡vivirá para siempre!  Cuando paséis el velo, hijos Míos, seréis juzgados inmediatamente.

   "Y no caigáis en los errores de vuestros modernistas quienes dicen que no existe el infierno, ni el Purgatorio, y aún niegan la existencia del Cielo.  Porque os aseguro, hijos Míos, que todos y cada uno de vosotros conoceréis eventualmente la verdad, que sí existe un Cielo, un infierno y un Purgatorio." - Nuestra Señora, 1 de Junio, 1978

 

 

 

ANTECEDENTES - “El Lourdes de América”

Verónica Lueken, la vidente de Bayside, fue esposa y madre de cinco hijos.  Ella se fue a su eterna recompensa el 3 de agosto de 1995.  Santa Teresita, la Pequeña Flor, le había prometido que la recibiría con un ramo de rosas rojas cuando llegara al Cielo.
     Nuestra Señora se le apareció a Verónica en su casa el 7 de abril de 1970 para informarle que Ella se aparecería en los terrenos de la antigua iglesia de San Roberto Belarmino en Bayside el 18 de junio de 1970; que vigilias de oraciones fueran sostenidas allí (ahora se llevan a cabo temporalmente en el Pabellón Vaticano en el Parque Flushing Meadows), y que fueran dadas instrucciones completas al clero de su parroquia para prepararse para la primera visita de Nuestra Señora allí.
     Nuestra Señora también pidió que un Santuario y Basílica fueran construidos en ese Sagrado Sitio, escogido por Ella, y que debía llamarse “Nuestra Señora de las Rosas, María, Auxilio de Madres.”  Ella prometió venir en las vísperas de las grandes fiestas de la Iglesia.  La Santísima Madre también le dio instrucciones a Verónica que divulgara los mensajes dados a ella por todo el mundo.

     Nuestra Señora ha pedido que el Rosario sea rezado en voz alta por la multitud durante todas las Vigilias.  Se les pide a todos arrodillarse ante la presencia de Jesús.  Los Mensajes fueron repetidos palabra por palabra por Verónica.  Ella también describía lo que veía.  Todo ha sido grabado en cintas magnetofónicas.

 Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti