Martes, 18 de mayo de 2010
LAS DIRECTRICES DE NUESTRA SEÑORA DE LAS ROSAS - DIRECTRIZ 53 SOBRE EL SUFRIMIENTO (PARTE I)

Bueno aquí un mensaje de calado y de entereza a tener en cuenta. EL AUTOR DEL BLOG

53 – SUFRIMIENTO - Parte 1

"PORQUE CONSIDERO que los sufrimientos de esta época no son dignos de ser comparados con la gloria que ha de venir, que nos será revelada."

- Romanos 8:18


EXPERIENCIA
"Recuerda, hija Mía, que Yo, como vuestra Madre, comprendo completamente el gran pesar en tu corazón, porque ¿no le entregué al Padre Eterno a Mi Hijo?  ¿No se me desgarró Mi corazón en pedazos con esta perdida?  Sí, hija Mía, también tuvo naturaleza humana.  Podía llorar;  podía sentirme apesadumbrada.  Sentí gran tristeza, hija Mía.  Yo siento, y te doy la lección sencilla:  es sólo a través de la experiencia, hija Mía, que podemos tener una verdadera compasión por el que sufre."
- Nuestra Señora, 14 de septiembre 1976

ADÁN Y EVA
"Sí, hija Mía e hijos Míos, Mi Madre que querido preservaros sobre la tierra sin dolor, sin sufrimiento, pero esto no puede ser.  El pecado de Adán y Eva fue tan grande que ha colocado al hombre sobre la tierra para sufrir.
     "Pero una vez que habéis aprendido, hija Mía e hijos Míos, el verdadero valor del sufrimiento, comprenderéis que a través de este sufrimiento, aceptado con buen espíritu y con firme significado como reparación por las almas que están en el purgatorio, el Padre Eterno bendecirá de nuevo a aquellos que se han entregado como víctimas, víctimas ofrecidas al Inmaculado Corazón de Mi Madre."
- Jesús, 28 de mayo 1983

JAMÁS DESPERDICIADO
"Sí, mi hermana, ningún sufrimiento es desperdiciado.  Porque lo debéis aceptar en la luz correcta, sabiendo que aún nuestro querido Jesús sufrió sobre la tierra en manos de aquellos a quien El amó."
- Santa Teresa, 2 de octubre 1989

EL ACTO MAS PEQUEÑO
"Todos debéis comprender y practicar la penitencia.  Debéis comprender el valor del sufrimiento;  porque todos y cada uno de los actos de sufrimiento, incomodidad, pueden ser ofrecidos por los pecados de la humanidad.  Aún el acto mas pequeño de penitencia puede salvar a alguien mas."
- Jesús, 6 de octubre 1979

SANTO PADRE
"Sí, hija Mía e hijos Míos, decidle al mundo inmediatamente que el Santo Padre sufre grandemente, porque él, también, ha recibido perspicacias en forma de visiones para saber lo que le espera.  Pero él está dispuesto a sufrir todo por la salvación de las almas y el bien de la Santa Iglesia."
- San Miguel, 1 de noviembre 1985

MARTIRIO
"Hijos Míos, ¿habrán tan pocos que sufrirán por la Fe?  ¿Están Mis hijos perdidos en cuanto a la necesidad de sufrimiento y martirio por la Fe?  ¿No comprendéis, hijos Míos, que el martirio significa una entrada inmediata al Cielo.  ¿No vale la pena luchar por esto?"
- Nuestra Señora, 20 de noviembre 1978

PEDID MÁS
"Rezad más y pedid más sufrimiento, y el Padre os dará menos.  Veréis, el Padre es tan suave, Verónica."
- Santa Teresa, 6 de septiembre 1975

PERFECCIÓN
"Es a través del sufrimiento que ganaréis una medida de perfección."
- Nuestra Señora, 28 de septiembre 1974

DESESPERACIÓN
"Hijos Míos, recordad en los días venideros, porque serán días de gran prueba y sufrimiento;  cuando quiera que sintáis desesperación, diréis, ¡Mi Jesús, Mi confianza!"
- Nuestra Señora, 4 de junio 1977

UNA RAZÓN
"Muchas gracias son dadas a través del sufrimiento, hija Mía.   Muchas almas pueden ser recuperadas si aceptas en buen espíritu las cruces y las pruebas que caen sobre ti.  Ofrécelas en abundancia por la recuperación de vuestras hermanas y hermanos.  Encontrarás el camino lleno de rosas.  La cruz no dolerá cuando tengas una razón para tener el sufrimiento."
- Jesús, 8 de junio 1972

FÍSICO
"Las gracias obtenidas por el sufrimiento físico cuando son ofrecidas por una causa justa, una causa de mérito, para aquellos en el purgatorio, las gracias son triplicadas."
- Jesús, 1 de febrero 1978

VERÓNICA
"Tu, hija Mía, no fuiste escogida por accidente.  Fuiste escogida por tu fortaleza en el sufrimiento."
- Nuestra Señora, 18 de marzo 1973

UN PRECIO
"No tengas miedo, hija Mía.  Porque todos quienes reciben grandes gracias, mucho se espera de ellos.  Hay un precio, hija Mía, que hay pagar por el Cielo.  Este precio que Le pedimos a todos es el sufrimiento, el camino de la cruz.  Ningún hombre será jamás mejor que su Maestro."
- Jesús, 20 de noviembre 1978

EL SECRETO
"Cada vez que mancháis vuestra alma, tendremos que enviar una penitencia severa... No deseamos que hagáis penitencia cuando ya hayáis atravesado el velo;  por lo tanto, en vuestra condición humana debéis sufrir mucho.  Es ésta la manera que es empleada por el Padre para prepararos cuando atraveséis el velo.  Ese es el secreto, hija Mía, del sufrimiento.
     "Porque llevamos, como dirías en tu lenguaje humano, una hoja para punteo:  aquellos con mérito y aquellos que no agregan al mérito.  Cada lado sin mérito lo expiamos con el sufrimiento, pruebas.  Aprended, hijos Míos, el valor del sufrimiento.  Son enviados con una razón,  porque mucho de vuestro sufrimiento es vuestra salvación."
- Nuestra Señora, 13 de abril 1974 

VIDA DE LO SANTOS
"Las pruebas más grandes son dadas, hijos Míos, a aquellos quienes ahora están en el camino angosto hacia el Reino... Si estudiáis las vidas pasadas de vuestros santos, hijos Míos, comprenderéis cuando digo que la penitencia y el sufrimiento realmente son el verdadero camino del la cruz."
- Nuestra Señora, 2 de octubre 1976

PADRES DE FAMILIA
"No os preocupéis por los sufrimientos de los padres de familia, porque los hijos traerán muchas cruces a los hogares.  Este sufrimiento soportado por los padres de familia, hijos Míos, os hará más compasivos con los demás.  Os convertiréis en espíritus compasivos a través del sufrimiento."
- Nuestra Señora, 6 de octubre 1975

UNA MIRADA
"Te aseguro, hija Mía, si el hombre pudiese ver el purgatorio, suplicaría por averiguar - buscaría cada momento de su vida sobre la tierra la manera de purgarse a sí mismo por medio de la penitencia y el sufrimiento.  Los años son pocos sobre vuestra tierra; el tiempo mas allá del velo es para siempre y sin fin."
- Nuestra Señora, 22 de mayo 1974

SACERDOCIO
"Recuerda, hija Mía, y encontrarás que tu sufrimiento es mucho más fácil de aceptar si recuerdas que cada dolor, cada pesar, significa que lo ofrecerás por el sacerdocio."
- Nuestra Señora, 27 de septiembre 1986

TRES PLAGAS
"Sin embargo, estas enfermedades [Legionarias, Herpes, SIDA] que vinieron sobre la humanidad, se originaron a través del corazón misericordioso del Padre Eterno.  Los sufrimientos son puestos sobre aquellos quienes deben expiar sus almas para evitar el infierno."
- Jesús, 21 de agosto 1985 

HUELLAS
De acuerdo al deseo de Nuestra Señora, imprimimos esta historia corta anónima con el mensaje del 13 de junio, 1981:

     Soñé que estaba caminando por una playa con el Señor, y a través del cielo pasaron en un destellar varias escenas de mi vida.  Para cada una de las escenas noté dos juegos de huellas en la arena.  Un juego me pertenecía y el otro le pertenecía al Señor.
     Cuando la última escena de mi vida destelló delante de mi, ví las huellas sobre la arena.  Noté que muchas veces en el transcurso del camino de mi vida, había solo un juego de huellas.  Noté que siempre sucedía durante los períodos mas bajos y tristes de mi vida.
     Me volteé al Señor y le pregunté sobre eso:  "Señor, dijiste que una vez yo decidiera seguirte, Tu caminarías conmigo todo el camino.  Pero he notado que durante los momentos más difíciles de mi vida, sólo hay un par de huellas en la arena.  No comprendo bien por que, en los momentos cuando más Te necesité, me dejaste solo."
     El Señor se volteó hacia mí y contestó:  Hijo Mío, nunca os dejaría solo durante vuestros períodos de prueba y sufrimiento.  Cuando volviste a ver y viste sólo un par de huellas en la arena, fue en los momentos en que Yo te cargaba y te llevaba en Mis brazos."

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti