Martes, 18 de mayo de 2010
EL PODER Y ENERGÍA ESPÍRITUAL DE LA EUCARISTÍA - PENSAMIENTOS CRISTIANOS

La Eucaristía designa una doble realidad. Por un lado, el Santo Sacrificio de la Misa, actualización y presencia del mismo sacrificio de la cruz. Por otro, el sacramento de la presencia de Cristo bajo los signos de pan y vino, consagrados en el rito de la celebración.

La Santa Misa, compendio y centro de la religión cristiana, no es la pura y simple conmemoración de la pasión y muerte de Jesucristo, sino un sacrificio propio y verdadero por el que Cristo, Sumo Sacerdote, repite lo que una vez hizo en la cruz. Es sustancialmente aquel mismo sacrificio, la misma Víctima, el mismo Sacerdote principal, la misma oblación, los mismos fines. Sólo difieren en el modo de realizarse: cruento en el Calvario, incruento en el altar (Concilio de Trento).

Manantial abundantísimo de gracias, produce los mismos efectos que el sacrificio de la cruz:

Adoración: Dios recibe de una sola Misa una gloria infinita. Sea quien fuere el que celebre, este efecto siempre se produce.

Acción de gracias: Justamente esto significa "eucaristía". El Divino Redentor, como Hijo de Dios, fue el único que pudo darle al Padre una digna acción de gracias. Lo hizo en la última cena, en la cruz, y no deja de hacerlo en el Sacrificio del altar.

Reparación o expiación: Todos los hombres, por el pecado, contraemos una deuda que es preciso saldar. Tiene este sacrificio un poder expiatorio infinito. Sin embargo su efecto se aplica según las disposiciones del sujeto que lo recibe. Nada mejor para reparar nuestros pecados y los de los difuntos.

Petición: No tiene par tampoco en su fuerza impetratoria, ya que es Cristo mismo, "siempre vivo para interceder por nosotros" (Heb 8, 25) quien reclama la gracia.

Para poder participar de ella activamente y con fruto, debemos unirnos cada vez más al Sacerdote y Víctima como lo recomendaba el Apóstol: "Tened los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús" (Fil 2, 5) identificándonos cada vez más con Él hasta poder decir: "Con Cristo estoy crucificado" (Gal 2, 19).

En ella, por fuerza de las palabras del sacerdote, enseña el Concilio de Trento, "después de la consagración del pan y del vino, se contiene verdadera, real y substancialmente nuestro Señor Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre, bajo la apariencia de aquellas cosas sensibles". Allí se hace presente el Señor, en cada una de las especies, con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.

La Sagrada Eucaristía es el sacramento por antonomasia, ya que contiene al mismo Cristo substancialmente, mientras que los demás sacramentos sólo tienen una gracia participada de Cristo. De ahí que los teólogos hayan afirmado que todos los otros sacramentos se ordenan a la Eucaristía, sea a recibirla (Bautismo, Confirmación, Penitencia, Unción de los enfermos), a figurarla (Matrimonio) o a realizarla (Orden Sagrado). El Sacramento de la Eucaristía tiene la capacidad de consumar toda la vida espiritual: "Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia", dijo el Señor; y añadió: "Si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros."

Tesoro de la Iglesia que contiene "todas las delicias", si dignamente lo recibimos, es decir, en gracia de Dios y con devoción. La recepción de la Eucaristía nos une íntimamente a la Santísima Trinidad, a Cristo y a los miembros vivos del Cuerpo Místico; nos da la gracia que hace crecer las virtudes y dones del Espíritu Santo; borra los pecados veniales y la pena temporal; nos preserva de nuevas faltas al robustecer la caridad; es, finalmente, prenda de la futura gloria, no sólo para el alma sino también para el cuerpo. Podríamos resumir tantos frutos con aquellas simples y precisas palabras de Santo Tomás: "Los efectos que la Pasión de Cristo obró en el mundo los produce este sacramento en el hombre." Una sola comunión recibida con disposición perfecta bastaría para llevarnos a las más altas cumbres de la santidad. Si no alcanza a lograrlo es porque no nos hemos dispuesto convenientemente. Acerquémonos, pues, a comulgar con la debida preparación, ejercitándonos con actos de fe y de caridad; y luego, hagamos una intensa acción de gracias con actos de adoración, reparación y amor.

Asimismo, fuera de la Misa, está siempre a nuestro alcance prolongar los efectos de la comunión, visitando a Jesús en el Sagrario.

 

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti