S?bado, 15 de mayo de 2010
LAS PROFECÍAS Y VISIONES DE SANTA BRÍGIDA DE SUECIA - CAPÍTULOS DEL 17 AL 20 - SOBRE EL PECADO

Os traemos aquí otra serie de buenísimas e interesantísimas visiones de Santa Brígida de Suecia, os recomiendo encarecidamente leerlas. EL AUTOR DEL BLOG.


La santísima Virgen se aparece a santa Brígida, y le habla de su gloriosa Asunción.

 

                   Capítulo 17

 

Como estuviese yo en el valle de Josafat, orando junto al sepulcro de la gloriosa Virgen María, se me aparaeció la misma Virgen, brillando con sumo esplendor, y me dijo: Oye hija: después que subió mi Hijo al cielo, viví en el mundo quince años y todo el tiempo más que hay desde la festividad de la Ascensión de mi Hijo hasta mi muerte, y entonces estuve difunta en este sepulcro por espacio de algunos días, y después fuí llevada al cielo con infinita honra y gozo. Mas los vestidos con que fuí enterrada quedaron en este sepulcro, y fuí revestida con vestiduras como las que tiene vestidas mi Hijo y Señor mío Jesucristo. Has de saber también que en el cielo no hay ningún cuerpo humano, sino el glorioso cuerpo de mi Hijo y mi cuerpo.

 

Volveos ya vosotros a tierra de cristianos, enmendad vuestras vidas cada vez más, y vivid com sumo recato y devoción; pues ya habéis visitado estos santos lugares donde mi Hijo y yo vivimos corporalmente, morimos y fuimos sepultados.

 

 

Orando la Santa por los habitantes de la ciudad de Nápoles, Dios se queja de los muchos pecados con que le ofenden, los estimula a la enmienda y los amenaza. Léase con mucha reflexión.

 

                   Capítulo 18

 

A una persona que se hallaba en vela orando, dice santa Brígida, y dedicada a la contemplación, mientras estaba en un arrobamiento de elevación mental, se le apareció Jesucristo y le dijo: Oye tú, a quien es dado oir y ver las cosas espirituales, observa con cuidado y retén en tu memoria lo que ahora oyeres y de mi parte has de anunciar a la gente.

 

No digas estas cosas por adquirirte honra o humana alabanza, ni tampoco las calles por temor de humano improperio y desprecio; pues lo que ahora has de oir no se te manifiesta por ti solamente, sino también por los ruegos de mis amigos; porque varios escogidos amigos míos de la ciudad de Nápoles me han estado rogando durante muchos años con todo su corazón, con súplicas y penitencias en favor de mis enemigos que habitan en la misma ciudad, para que les manifestase yo alguna gracia, por medio de la cual pudieran apartarse de sus corrupciones y pecados y restablecerse de un modo saludable. Movido yo por tales súplicas, te digo las siguientes palabras, y así oye con atención lo que te hablo.

 

Yo soy el Creador de todas las cosas y Señor, tanto de los demonios, como de todos los ángeles, y nadie se libertará de mi juicio. De tres maneras pecó contra mí el demonio: con la soberbia, con la envidia y con la arrogancia, esto es, con el amor de la propia voluntad. Fué tan soberbio, que quiso ser señor sobre mí, para que yo estuviese sometido a él. También me tenía tanta envidia, que si posible fuera, de buena gana me hubiera muerto, para ser él el Señor y sentarse en mi trono.

 

Y quiso también tanto su propio voluntad, que nada se cuidaba de la mía, con tal de que él pudiera hacer la suya; y por esto cayó del cielo, y de ángel fué hecho demonio en lo profundo del infierno. Viendo yo después su malicia y la gran envidia que al hombre tenía, manifesté mi voluntad y di mis mandamientos a los hombres, para que cumpliéndolos, pudieran complacerme y desagradar al demonio. Más adelante, por el amor que siempre tengo a los hombres, vine al mundo y tomé carne de la Virgen, les enseñé también por mí mismo con obras y palabras el camino de la salvación, y para manifestarles perfecta caridad y amor les abrí el cielo con mi propia sangre.

 

Pero ¿qué hacen ahora conmigo los hombres que son enemigos míos? Desprecian del todo mis preceptos, me arrojan de sus corazones como abominable veneno, me escupen también de su boca como cosa podrida, y detestan verme como a un leproso que huele muy mal; mas al demonio y a sus hechuras las abrazan con todo ahinco e imitan sus obras, introducen a aquel en sus corazones, y con gusto y alegría hacen la voluntad de ese mal éspíritu y siguen sus malignas inspiraciones.

 

De consiguiente, por justo juicio mío irán con el demonio al infierno eternamente y sin fin, y por la soberbia que tiene sufrirán confusión y eterna vergüenza, de tal suerte, que ángeles y demonios dirán de ellos: Hállanse llenos de confusión hasta lo sumo. Por la insaciable codicia que ellos tienen, cada demonio del infierno los llenará de su veneno mortífero, de manera que en sus almas no quedará vacío lugar alguno que no esté lleno de veneno diabólico. Y por la lujuria en que están ardiendo como animales estúpidos, nunca serán admitidos a ver mi rostro, sino que serán separados de mí y privados de su desordenado placer.

 

Tendrás entendido también, que aunque todos los pecados mortales son gravísimos, has de saber, sin embargo, que se cometen dos pecados que ahora te nombro, los cuales traen consigo otros pecados que todos parecen veniales; mas porque en intención encaminan a los mortales, y porque la gente se deleita en ellos con voluntad de perseverar aunque los lleven y envuelvan en los mortales, se hacen por tanto mortales en la intención, y en la ciudad de Nápoles comete la gente otros muchos pecados abominables que ahora no quiero nombrarte.

 

El primero de aquellos dos pecados es, que los rostros de la criatura humana racional son teñidos de diversos colores, con los cuales quedan pintados como las imágenes insensibles y las estatuas de los ídolos, y les parecen a los demás más hermosos de lo que yo les hice. El segundo pecado es, que con las deshonestas formas de vestidos que la gente usa, los cuerpos de hombres y mujeres se desfiguran de su natural estado, y esto lo hacen por soberbia y por parecer en sus cuerpos más lascivos y hermosos de lo que yo, Dios, los crié, y para que los que así los vean sean más pronto provocados e inflamados a la concupiscencia de la carne.

 

Ten, pues, como muy cierto, que cuantas veces embaduran sus rostros con lo colores, otras tantas se les disminuye alguna infusión del Espíritu Santo, y otras tantas el demonio se aproxima más a ellos; y cuantas veces se adornan con vestidos indecorosos y deshonestas, otros tantas se disminuye el ornato del alma y se aumenta el poder del demonio.

 

Oh enemigos míos, que hacéis tales cosas y descaradamente cometéis otros pecados contrarios a mi voluntad, ¿por qué os habéis olvidado de mi Pasión, y no veis en vuestros corazones cómo estuve desnudo, atado a la columna y fuí azotado cruelmente con duros látigos? ¿Cómo estaba yo desnudo y daba voces en la cruz, cubierto de llagas y vestido con sangre? Y cuando os pintáis y desfiguráis vuestros rostros, ¿por qué no miráis mi rostro cómo estaba lleno de sangre? Ni tampoco miráis mis ojos cómo se osbcurecieron y estaban cubiertos de sangre y lágrimas, y mis párpados de color lívido.

 

¿Por qué no miráis todavía mi boca, ni veis mis oídos y barba lo descoloridos que estaban y bañados en la misma sangre, ni miráis mis demás miembros atormentados cruelmente con diversas penas? ¿No veis tampoco cómo por vosotros, cárdeno y muerto estuve pendiente en la cruz, donde hecho la mofa y el oprobio de todos, sufrí los ultrajes, para que con semajante recuerdo y teniendo en él fija vuestra memoria, me amáseis a mí, vuestro Dios, y huyérais de esta suerte de los lazos del demonio, con que estáis horrorosamente atados?

 

Y puesto que todas esas cosas se hallan puestas en olvido y despreciadas en vuestros ojos y en vuestros corazones, hacéis como las mujeres inflames, que no aman sino el placer y bienestar de su carne y no los hijos. Así, también, lo hacéis vosotros; pues yo, Dios, vuestro Creador y Redentor, os visito a todos, tocando con mi gracia en vuestros corazones, porque a todos os amo. Pero cuando en vuestro corazón sentís alguna compunción o algún llamamiento de inspiración, esto es, de mi Espíritu, o al oir mis palabras formáis algún buen propósito; al punto procuráis el aborto espiritual, excusáis vuestros pecados, os delectáis con ellos, y hasta queréis perseverar criminalmente en los mismos. Hacéis, por consiguiente, la voluntad del demonio, lo introducís en vuestros corazones, y de esta manera, con desprecio me expulsáis a mí; por lo cual estáis sin mí y yo no estoy con vosotros, y no estáis en mí sino en el demonio, porque obedecéis su voluntad y sugestiones.

 

Por tanto, según ya dije, daré mi sentencia, y antes mostraré mi misericordia. Esta misercordia mía es, que no hay ningún enemigo mío que sea tan gran pecador que se le niegue mi misericordia, si la pidiera con corazón puro y humilde. Así, pues, tres cosas deben hacer mis enemigos, si quisieren reconciliarse con mi gracia y amistad. Lo primero es, que se arrepientan y tengan contrición de todo corazón, por haberme ofendido a mí, su Creador y Redentor. Lo segundo es, una confesión pura, fervorosa y humilde que deben hacer ante un confesor, y enmendar así todos sus pecados, haciendo penitencia y satisfacción según el consejo y juicio del mismo confesor: entonces me acercaré yo a ellos, y el demonio se alejará. Lo tercero es, que después de practicadas las diligencias anteriores con devoción y perfecto amor de Dios reciban y tomen mi Cuerpo, teniendo propósito firme de no recaer en los anteriores pecados, sino de perseverar hasta el fin en el bien.

 

A todo el que de esta manera se enmendare, al punto le saldré al encuentro como el piadoso padre al hijo perdido, y lo recibiré en mi gracia con mejor gana de lo que él pudiera pensar y pedirme, y entonces yo estaré en él y él en mí, y vivirá conmigo y gozará eternamente.

 

Pero en cuanto a los que perseveraren en su pecados y malicia, indudablemente vendrá mi justicia sobre ellos; pues como hace el pescador al ver los peces jugando alegres y divertidos en el agua, que entonces echa al mar el anzuelo, y los va cogiendo uno a uno, no todos a la vez sino paulatinamente, y en seguida los mata, hasta acabar con todos; así haré yo con mis enemigos que perseveren en el pecado. Poco a poco los iré sacando de la vida mundanal de este siglo, en la que temporal y carnalmente se deleitan; y en la hora que menos crean y vivan en mayor deleite, entonces les arrancaré la vida, y los enviaré a la muerte eterna, donde nunca jamás verán mi rostro, porque prefirieron hacer y llevar a cabo su desordenada y corrompida voluntad, antes que cumplir la mia y mis mandamientos.

Oido así todo esto, desapareció la visión.

 

 

La Virgen María se compara a una cuidadosa jardinera de la Iglesia de Jesucristo.

 

                   Capítulo 19

 

Escribe santa Brígida a D. Bernardo, arzobispo de Nápoles, y le dice: Reverendo Padre y señor: Hallábase orando suspensa en un arrobamiento de contemplación esa persona que bien conocéis, cuando se la apareció la Virgen María y le dijo: Yo soy la Reina del cielo que hablo contigo. Soy la jardinera de la Iglesia; pues como el jardinero cuando ve levantarse un viento fuerte y perjudical a las plantas y árboles de su jardin al punto acude de prisa, y en cuanto le es posible los ata y asegura con firmes apoyos, y de esta suerte los socorre de diferentes maneras según sus recursos, a fin de que no sean tronchados por el furioso viento, ni éste los aranque de raíz; igualmente hago yo en el jardín de este mundo, que soy la Madre de la misericordia.

 

Porque cuando veo entrar en los corazones de los hombres los peligrosos vientos de las tentaciones y de las sugestiones malignas del demonio, al instante acudo a mi Señor y a mi Dios, mi Hijo Jesucristo, ayudándolos con mis oraciones y alcanzando de él que infunda en los corazones de ellos algunos santas inspiraciones del Espíritu Santo, con las que sustentados y robustecidos de un modo saludable, salgan espiritualmente ilesos del diabólico viento de las tentaciones, a fin de que contras los hombre no prevalezca el demonio, arrebate sus almas y las destruya con la condenación eterna, según es su maligno deseo.

 

Y los que de ese modo reciben mis referidos auxilios y ayudas con humildad de corazón y los ponen en práctica, al instante se ven libres de la acometida de las tentaciones del demonio, y permaneciendo firmes en el estado de gracia, dan a Dios y a mí frutos de suavidad en tiempo oportuno. Mas los que desprecian esos auxilios espirituales de mi Hijo y míos, y dando consentimiento a la obra del demonio se dejan llevar por los vendavales de las tentaciones, son de raíz arrancados del estado de gracia y conducidos por el demonio a los deseos y obras ilícitas hasta venir a parar en los profundos, eternos y tenebrosos suplicios infernales.

 

 

Admirable visión en la que Jesucristo, en presencia de toda su corte, dirige la palabra a los pecadores de todo el mundo, estimulándolos con su divino ejemplo y Pasión, y amenazándolos con eternos suplicos, si no se convierten. Es muy notable.

 

                   Capítulo 20

 

Vi un gran palacio, semejante al cielo sereno, en el cual estaba el ejército de la innumerable milicia celestial, como los átomos del sol, y resplandeciendo como los rayos de este astro. Hallábase sentado en el maravilloso trono de este palacio un varón de incomprensible hermosura y Señor de inmenso poder, cuyos vestidos eran de admirable y de indecible claridad. Y delante del que se hallaba sentado en el trono, había una Virgen más brillante que el sol, a la cual todos aquellos individuos de la milicia celestial honraban y veneraban como Reina de los cielos.

 

Abriendo entonces su boca el que estaba sentado en el trono, dijo: Oid, vosotros todos, los enemigos míos que vivís en el mundo, pues no hablo a mis amigos que hacen mi voluntad. Oid, clérigos todos, arzobispos y obispos y cuantos hay de inferior grado en la Iglesia. Oid, religiosos, de cualquier orden que seáis. Oid, reyes y príncipes, y todos los jueces de la tierra y todos los vasallos. Oid, reinas y princesas, señoras y esclavas, y todos de cualquier condición y categoría que seáis, grandes y pequeños que habitáis la tierra, oid las palabras que ahora os hablo yo mismo que os crié.

 

Quéjome de que os habéis apartado de mí y habéis creído al demonio, enemigo mío; habéis quebrantado mis mandamientos y seguido la voluntad del demonio, y obedecéis sus inspiraciones, sin tener en cuenta que yo, Dios inmutable y eterno y creador vuestro, bajé de los cielos a las entrañas de la Virgen, tomé de ella carne y habité con vosotros. Por mí mismo os abrí el camino y manifesté la doctrina por medio de la cual iríais al cielo. Me desnudaron y azotaron, fuí coronado de espinas y tan cruelmente extendido, que casi se deshicieron todos los tendones y coyunturas de mi cuerpo. Oí todo linaje de oprobios, y por vuestra salvación padecí una muerte muy ignominiosa y amarguísimo dolor de corazón.

 

Nada de esto consideráis, enemigos míos, porque estáis alucinados. Y así, lleváis con engañosa suavidad el yugo y carga del demonio, y vivís en la ignorancia, ni sentís ese yugo hasta que viene el dolor con una carga interminable; ni os basta nada de esto, sino que es tanta vuestra soberbia, que si pudiérais subir sobre mí, lo hariais de buena gana; y es tanta la sensualidad de vuestra carne, que mejor quisiérais carecer de mí, que dejar vuestro desordenado deleite. Vuestra codicia es también tan insaciable como un saco horadado, porque nada hay que pueda satisfacerla.

 

Por consiguiente, juro por mi divinidad, que si morís en el estado en que ahora estáis, nunca veréis mi rostro, sino que por vuestra soberbia os sumergiréis tan profundamente en el infierno, que todos los demonios estarán sobre vosotros, afligiendoos inconsolablemente: por vuestra lujuria seréis llenos del horrible veneno del demonio, o por vuestra codicia os llenaréis de dolores y angustias, y seréis participantes de todos los males que hay en el infierno.

 

Oh enemigos míos, abominables, degenerados y desagredecidos; sois a mis ojos como el gusano muerto en el invierno; haced, pues, lo que queráis y prosperad ahora. Pero yo me levantaré en el estío, y entonces callaréis y no os libraréis de mi mano. Mas con todo, oh enemigos, porque os redimí con mi sangre y nada busco sino vuestras almas, volveos todavía con humildad a mí, y con gusto os recibiré como a hijos. Sacudid de vosotros el pesado yugo del demonio y acordaos de mi amor, y veréis en vuestra conciencia que soy manso y suave de corazón.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti