Martes, 27 de abril de 2010
MENSAJE DE NUESTRA SEÑORA DE LAS ROSAS SOBRE EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA - APARICIONES MARIANAS

Bueno aquí os dejo otro mensaje de esta -- controvertida aparición --, si bien hemos de estar atentos y no deseñar nada que se nos presente, pues no sabemos, el espíritu como decía nuestro maestro, sopla donde quiere y nadie sabe de donde viene ni a donde va. EL AUTOR DEL BLOG.

Nuestra Señora de las Rosas, María Auxilio de Madres     

18 Junio 1986 - Décimosexto Aniversario de las Apariciones de Nuestra Señora en Bayside.

 

Satanás dentro de la Iglesia; suplicad al Papa que haga que Lucía diga...

EL TERCER SECRETO DE FÁTIMA
 

Verónica - En todo el contorno de los árboles hay inmensas luces. Ahora estas no son las bolas azules que normalmente descienden en cascada a través del cielo a la llegada de Nuestra Señora.  Son como largas franjas de luz que parten de las cimas de los árboles, y se elevan alto a los cielos.  Oh, es una luz bella.  Ilumina todo el cielo.  Y directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, si usted mira arriba cerca de, quizás, yo diría como dieciséis pies, usted puede ver a Nuestra Señora que viene a través de las nubes.  Hay una formación parecida a nubes, como si Nuestra Señora acabara de pasar por algún tipo de prueba, algún tipo de catástrofe.  Porque las nubes no parecen como las nubes de nuestro cielo, sino que las nubes suben como humo de alguna clase de hendidura, de un pozo profundo o algo.
            Ahora Nuestra Señora desciende más cerca a la parte superior de Su estatua.  Ella ha descendido bastante rápido.  Nuestra Señora ahora está vistiendo una túnica muy bella.  Tiene puesta una túnica blanca con una banda azul alrededor de Su cintura.  Y las cuentas de Su Rosario cuelgan de esta banda, el Rosario con los Padrenuestros dorados y las Avemarías blancas, que realmente se convierten a todos los colores del arco iris cuando Nuestra Señora se vuelve.  Ahora puedo ver--nunca puedo ver el cabello de Nuestra Señora; Su cabeza está bien cubierta por Su manto esta noche.  Su manto es de un blanco bello, un blanco bello que tiene un borde de cerca--oh, de una media pulgada de oro en todo el contorno.
            Nuestra Señora sonríe.  Es una sonrisa triste, pero Nuestra Señora parece estar feliz.  Ahora Nuestra Señora hace una señal con Su cabeza, y coloca Su dedo índice a Sus labios, lo cual significa escuchar y repetir.

Nuestra Señora - Hija Mía e hijos Míos, Mi Corazón está tan aliviado con gozo ante el número de almas maravillosas que han venido aquí esta noche a honrar al Padre Eterno desde que El me envió hace dieciséis años-terrenales, a la tierra, a tratar de detener la crisis en la Iglesia, y el caos que está yendo a través de todos los países del mundo."

EXPLOSIÓN A PUNTO DE SUCEDER
"Hija Mía e hijos Míos, vine a vosotros hace muchos años, en Fátima, con un plan para la salvación de la humanidad.  Y tengo que deciros esta noche, como Madre vuestra, que ninguna de Mis palabras debe mantenerse oculta por más tiempo, porque es urgente que el mundo haga esta reparación final.  El reloj de arena ahora está casi vacío; los días pueden contarse por horas.  Porque en este preciso momento vemos una explosión muy terrible a punto de acontecer con la pérdida de muchas vidas.
            "Oh, hijos Míos, no comprendéis lo que He dado a otros videntes sobre la tierra para que os traigan.  No solo palabras de consuelo sino palabras de verdad.  La verdad algunas veces duele, hijos Míos; pero Yo, como Madre vuestra tengo que trataros en este momento como adultos, que son capaces de razonar con el razonamiento dado por Dios que el Cielo os dio cuando fruisteis concebidos por el Espíritu Santo.  Yo digo esto por esta razón:  El Padre Eterno está muy perturbado por el número de abortos que están siendo cometidos a través de vuestro país y el mundo.  Estas cifras ascienden hasta cincuenta a sesenta millones en un año a través del mundo.  Y esto es demasiado para el Padre Eterno; y, también, para las almas que son ahora almas víctimas--víctimas para tratar de librar de ganar su justo merecido de destrucción y muerte, a sus hermanos y hermanas, que se han desviado.  Estas almas víctimas, que se han convertido en víctimas espontáneamente y por propia iniciativa, ellas son las que han evitado que el justo castigo venga sobre vosotros y la humanidad."

EL TERCER SECRETO PALABRA POR PALABRA
"Hijos Míos, deseo en este momento repetir nuevamente la necesidad de escribir, de hablar, de reunirse con el Santo Padre en Roma, y suplicarle que haga que Lucía se adelante y diga el Tercer Secreto palabra por palabra, como Yo os lo doy cada noche en mis presentaciones sobre los terrenos de Bayside, y Flushing Meadows.
            "Oh hijos Míos, si supierais lo que os esperaba en el futuro cercano y eso significa, hija Mía e hijos Míos, este año--entenderíais porqué siento y porqué lloro lágrimas que caen sobre vosotros.  Si pudiera, yo haría, como Madre vuestra, toda la reparación por vosotros, pero es la voluntad del Padre Eterno que vosotros os adelantéis ahora y os levantéis a proteger vuestras propias almas, y, también, las almas de vuestros hijos y vuestras familias.
            "Madres, y padres también, se han extraviado en estos días oscuros.  El materialismo ha reemplazado al espiritualismo, y es por eso que muchas catástrofes son permitidas sobre vuestra tierra.  Habrá más inundaciones con muerte; más erupciones volcánicas con muerte; más accidentes que no son accidentes; hasta que vosotros verdaderamente recapacitéis y os deis cuenta de que hay un poder más alto obrando en este tiempo para traeros a vuestras rodillas.

REPARACIÓN EN LOS PRIMEROS SÁBADOS
"Hija Mía e hijos Míos, He pedido en el pasado ciertos días de reparación: los Primeros Sábados, el primer sábado de cada mes.  ¿No podéis darme esto, hijos Míos, para presentarlo delante del Padre Eterno?  Porque debéis rezar por los pecadores.  Os ruego, hijos Míos, como Madre vuestra, vuestra amorosa Madre, que llora lágrimas de dolor sobre todos vosotros, por favor recordad esto: el tiempo se acorta.  He ido de una parte a otra a través de la tierra tratando de advertiros, hijos Míos, dependiendo de un pequeño puñado de almas leales para traeros estos mensajes sobre estos terrenos, hija Mía.  Te escogimos para que te adelantes en enfermedad y en salud, a salvar a tus hermanos y hermanas.
            "Como alma víctima, hija Mía, Nosotros no podemos prometerte felicidad sobre esta tierra.  Pero te daremos--si permaneces firme y sincera, hija Mía, en tu propia, libre voluntad--te daremos una recompensa que excede grandemente toda tu imaginación, tus inclinaciones y cualquier cosa que está más allá del entendimiento de la mente humana ahora, te será dado en cambio por tí misma.  ¿Entiendes esto, hija Mía?
            "Continuarás, hija Mía, enviando los mensajes por todo el mundo con gran prisa.  Satanás ha venido con sus agentes para tratar de detenerte.  Planean ahora una medida de represalia.  Prepárate, hija Mía, cuando suceda sabrás que es directamente de satanás.
            "Te pido ahora que des la advertencia en forma poética, dada al mundo hace algunos años.  Se debe aplicar ahora.

El fin no está tan lejos como puedes ver;
Ya hay apostasía.
El hombre echó su suerte y amontonó los carbones
para atizar los fuegos que queman las almas.
Los días están contados, las horas son pocas;
Por consiguiente trabaja y ora y trata de hacer
el trabajo que es dado en la luz,
Hasta ese triste tiempo cuando todo sea noche."

            "Hija Mía, lo dijiste bien.  Es un acertijo, ya que el Padre da muchos acertijos; pero aquellos que tienen la gracia comprenderán y actuarán de acuerdo a él.
            "Ahora, hija Mía, por razones que no debes dar, deseo en este momento que tomes tres fotografías.  Son muy, muy importantes, hija Mía.  Contendrán una fecha para la próxima catástrofe.  Debes saber por una razón, porque debes trasladarte de tu casa en ese tiempo.  Tomarás las fotos ahora, hija Mía, y estaré contigo nuevamente."            
(Pausa)

Verónica - Oh, los árboles ahora se tornan rosados en las puntas.  Es una bella coloración rosada; no es nada que infunda temor, aunque por un momento tuve un gran temor en mi corazón que los árboles fuesen a incendiarse, porque es un rosado alarmante.  Ahora hay largos arroyos de luz partiendo de las puntas de los árboles, hacia lo alto del cielo.  Y allá, directamente arriba de la estatua de Nuestra Señora, cerca quizás--oh, yo diría cerca de cuarenta o cincuenta pies, Jesús desciende a través del cielo.  El cielo estaba oscuro, pero se ha vuelto ahora un blanco muy brillante, tipo trasluciente de luz a todo el derredor de Jesús.  Y lo hace brillar y sobresalir muy claramente.
            Jesús tiene puesta una capa color borgoña que tiene un capucho, pero no lo usa esta noche.  Lo puedo ver sobre Sus hombros porque hay como una banda atada a Su cuello.  Está hecha de un material parecido al oro, la banda.  Y Jesús tiene puesta una túnica.  Está hecha de un material parecido al cáñamo.  No parece un material suave; parece muy tieso.  Y ahora puedo ver los pies de Jesús conforme desciende más cerca.  El usa sandalias.  Están hechas de alguna clase de piel de animal.  Son de color marrón pero únicamente tienen dos correas; una que atraviesa cerca de los dedos, y una a través del área del tobillo--dos correas.  No sé cómo se sostienen.
            Pero Jesús ahora flota hacia abajo.  El no camina; El hace lo que Nuestra Señora hace--Ella flota, también, hacia abajo.  Y ahora Jesús mira a todo Su derredor.  Es un poco ventoso allí porque Su cabello está flotando.  Su cabello Le llega a los hombros, donde Su capa termina cerca del cuello.
            Y ahora Jesús está mirando, y está sonriendo--hacia la derecha y hacia la izquierda.  Ahora puedo ver hacia el lado derecho, había una luz cerca de los árboles; y noto que Nuestra Señora está allí de pie.  Nuestra Señora se ha movido hacia la derecha.  No sabía adónde se había ido Ella después de que La ví y tomé las fotografías.  Pero Nuestra Señora está de pie hacia nuestro lado derecho.  Y Jesús está ahora directamente arriba de la estatua de Ella.  El mira a Su alrededor.  Ahora El lleva Sus manos así--Jesús--y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
            Ahora Jesús mira hacia Su lado derecho, que sería nuestro lado izquierdo, y se mueve ahora.  Se va lentamente, mientras mira a Su alrededor.  Ahora se vuelve directamente de frente a nosotros, y está directamente arriba, cerca del árbol alto; y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
            Ahora Jesús mira hacia Nuestra Señora, y Nuestra Señora tiene una leve sonrisa en Su rostro.  Ella está tan brillantemente iluminada esta noche que puedo ver Su cara muy claramente ahora.  Nuestra Señora sonríe.  Ella tiene delicadas facciones.  Nuestra Señora, diría yo--nunca Les pregunté respecto a Sus estaturas o nada parecido; sería embarazoso hacerlo --pero diría que Nuestra Señora debe medir aproximadamente--oh, cinco pies cinco pulgadas (un metro con sesenta y cinco centímetros).  Y Jesús, yo sé, mide aproximadamente seis pies una pulgada (un metro con ochenta y cinco centímetros).  Por eso es que Ella siempre parece llegarle hasta los hombros, cuando Ellos vienen juntos.  Ahora Nuestra Señora está sonriendo y moviendo Su cabeza, sí.
            Ahora Jesús se ha movido mientras tanto.  El se ha colocado hacia arriba de la estatua de Nuestra Señora, y se inclina nuevamente y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
            Ahora Jesús tiene una cierta expresión en Su rostro; yo no puedo explicarlo.  Es simultáneamente de gran dolor y de gozo.  Sé que está muy feliz esta noche por toda la multitud de personas y almas que han venido aquí a honrar a Su Madre, y Sus Apariciones aquí con El.
            Ahora Jesús levanta Su mano, así, y llama a Su Madre.  Oh, Nuestra Señora se acerca a El; Nuestra Señora viene a través del cielo bastante rápido.  Ahora ha llegado y está de pie al lado izquierdo de Jesús, y El Le indica que se coloque a Su lado derecho.  Ahora Nuestra Señora está de pie al lado derecho de Jesús, y El Le habla en voz baja.  No puedo oír lo que El dice, pero es como el murmullo de un árbol.  No puedo explicarlo.  Es el único sonido que puedo oír.  No puedo entender las palabras, pero Jesús sonríe afirmativamente.  Y ahora se vuelve hacia Su lado izquierdo, y Le ha dicho algo a Su Madre, y Ella asintió.  Creo que Ella va a permanecer allí; sí, El se está moviendo.
            Jesús se dirige ahora hacia nuestro lado derecho; se mueve bastante despacio.  El flota.  El no camina en la forma que nosotros lo hacemos; El parece flotar como si careciera de peso, sin embargo, parece tan sólido como tú y yo.  Y ahora Jesús mira hacia abajo, y hace la señal de la cruz: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
            Ahora Jesús hace algo muy extraño.  El asciende más y más, y va a la punta, a la punta más alta del árbol más alto aquí en el parque; y El ahora se inclina y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
            Ahora Jesús coloca ambas Manos frente a El, así, y hay largos rayos de luz que parte de Sus dedos, hacia más allá de nosotros en la parte de atrás.  Me parece que El trata de alcanzar personas mucho más atrás de nosotros.  Nosotros estamos bastante al frente, pero Jesús está ahora expresamente haciendo señas a Su Madre, y Ella viene.  Nuestra Señora atraviesa el cielo hacia Jesús, y toma Su Rosario, el Rosario con los Padrenuestros dorados y las Avemarías blancas, que son luminosos en color cuando Ella se vuelve.  Ella lo hace ahora. Y Jesús Le ha mencionado algo acerca de bendición--eso lo oí, bendición--Y oh, Nuestra Señora levanta el crucifijo de Su Rosario y hace la señal de la cruz:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
            Ahora ambos se vuelven hacia Su derecha--nuestro lado izquierdo--y vienen a través del cielo muy lentamente, mientras miran a Su alrededor.  Ahora se aproximan al área de la estatua.  Ellos están muy alto en el cielo.  Ahora Jesús habla en voz baja a Nuestra Señora, y Nuestra Señora asienta.  Ella está de pie allí.  Y ahora Jesús coloca Su dedo índice en Sus labios.

Jesús - "Hija Mía e hijos Míos, no deseo elaborar ni agregar a las declaraciones de Mi Madre a vosotros esta noche acerca de hechos y de lo que será.  Pero hay un incidente que nos ha consternado a todos en el Cielo y que tiene que ser dado a conocer a la humanidad, porque siento en Mi Corazón por Mi Madre, Su gran dolor y pesar que Su mensaje en Fátima no fue dado completamente a la humanidad.  Esta noche te hablo, hija Mía, Verónica, para que tú le digas al mundo que ocultar un hecho es muchas veces destructivo.  Y este hecho será dado a conocer ahora--con o sin Lucía--u otros que no pueden hablar porque están bajo obediencia a sus superiores.  Repetirás esto, hija Mía, aunque ello te pueda asustar.

SATANAS ESTUVO PRESENTE EN EL CONCILIO VATICANO II
"Os digo esta noche, como Dios vuestro, que en esa fecha; como se anunció en Fátima, satanás entró en Mi Iglesia sobre la tierra.  El trajo consigo a sus agentes--y satanás mismo, el engañador de toda la humanidad--se sentó también en (el Concilio) Vaticano II y manipuló a todos los de afuera a entrar y distorsionar Mis Doctrinas y distorsionar la verdad.
            "En Fátima, Mi Madre trató de advertir sobre este suceso venidero, pero ¿a quién le importó escuchar?  ¿Quién se interesó en escuchar?  No aquellos que estaban a años-años terrestres de distancia.  Todo el Cielo estaba llorando entonces, porque el Padre Eterno había dado a conocer cómo sería recibido Su Mensaje.  Hasta este día, vuestro año--terrestre de 1986, no os han sido dados, hijos Míos, los secretos completos como fueron dados a los niños en Fátima.
            "Por lo tanto, debo hacéroslo saber ahora.  Si estáis percibiendo y estáis interesados en Mi Iglesia sobre la tierra, no tengo que explicarme mucho: porque ya sabréis del caos, que satanás ha forjado desde que entró en Mi Iglesia.  ¿Y por qué entró, decís?  Esto quiero darlo a conocer, hija Mía--y no vas a estar aterrorizada como lo estás ahora--hablarás por Mí y Mi Madre, y el Padre Eterno en el Espíritu Santo; hablarás y dirás que satanás está en la Iglesia, Mi Iglesia sobre la tierra.  El sabe que su tiempo se acorta.
            "Y si pensáis que habéis visto carnicería ahora ya en la Iglesia, lo peor está aún por venir, a menos que sigáis las reglas, dadas por Mi Madre hace muchos años, de oración, reparación y sacrificio.  Por vuestro ejemplo podréis salvar a otros.  Porque pronto descenderá sobre vosotros el gran Castigo. Viene en dos partes, hija Mía e hijos Míos:  La Tercera Guerra Mundial y, también, la Bola de la Redención.  Estos no pueden ser retrasados por más tiempo.  Porque los buenos parecen seguir su camino, quizás orgullosamente.  No buscamos acusar ni estigmatizar a nadie, pero algunos pueden recostarse orgullosamente, y dejar que otros se adelanten y hagan estos sacrificios y oraciones y penitencia.  Porque se han vuelto presumidos o porque no tienen la gracia para comprender, que una vez que recibís esta gracia, mucho es esperado de vosotros.  Vosotros debéis trabajar aún más fuerte para salvar a vuestros hermanos y hermanas.

LUCIA HA SIDO SILENCIADA
"Hija Mía e hijos Míos, este mensaje no será saludado gozosamente por vuestro clero.  Pero en vista que Lucía ha sido silenciada, es necesario que el mundo sepa la verdad. También enviaré este mensaje a través de un vidente más en el mundo, y si no es acatado, no tengo nada que hacer excepto permitir que el Castigo caiga sobre la humanidad.
            "Vuestro mundo se ha sumergido en corrupción.  Los asesinatos de los niños por nacer no continuarán sin represalias. Y cualquiera que tenga cualquier medida de participación en el asesinato de los niños por nacer será destruido.
            "Hija Mía e hijos Míos, no toméis Mis palabras ligeramente.  No hablo para atemorizaros sino para tratar de sacudiros de vuestra complacencia.  Habrá muchas advertencias menores dadas al mundo: más inundaciones, accidentes que no son accidentes.  Habrá más asesinatos sobre la tierra; padre contra hijo, madre contra hija, hogares destrozados, porque satanás está suelto sobre la tierra.  Se le ha dado un tiempo, un corto tiempo ahora para que reúna sus almas.
            "Pero os aseguro, hijos Míos, Nosotros, en el Cielo, tenemos gran fe que vosotros, Nuestros hijos, que escucháis nuestras palabras, actuaréis de acuerdo a ellas y ayudaréis a recobrar tantos de vuestros hermanos y hermanas como podáis a través del mundo.  Conservaréis el Rosario, las cuentas de oración, yendo por todo el mundo, cuenta por cuenta.  Por cada cuenta, habrá un alma.  Así es de importante el Rosario para el mundo hoy día.
            "Hija Mía e hijos Míos, ahora continuaréis con vuestras oraciones de reparación.  Son dolorosamente necesitadas.  Necesitamos más que estén dispuestos a convertirse en almas víctimas.  No son fáciles de encontrar, hija Mía.  La opción es siempre dada.
            "Tú hija Mía, ahora tomarás tres fotografías más, pero sobre estas deberás ser sumamente silenciosa.  Comprendo cómo te gusta mostrarlas, hija Mía, pero Sé que éstas son algunas que es mejor que conserves para tí misma por ahora.
            "Te hablaré, hija Mía, un poco más tarde sobre un asunto muy importante.  Ahora tomarás las tres fotografías." (Pausa)

Verónica - Exactamente alrededor de los árboles esas bellas luces, esas luces rosadas brillan nuevamente.  Pero ahora no ascienden en forma de cascada, como corrientes de luz, sino que están solamente inmóviles.  Y yo puedo ver a Jesús descendiendo.  Oh, El está en una brillante luz blanca.  Es casi como mirar a través de un panel de vidrio, un tipo de vidrio puro, cristalino claro.
            Ahora Jesús se adelanta--oh, muy rápido; El parece estar muy de prisa.  Nuestra Señora ahora--no puedo ver a Nuestra Señora, pero sé que está de pie en algún sitio cerca de las matas allí; pero hay una nube, hay una nube grande allí que parece cubrir a Nuestra Señora.  Ahora puedo verlo--el borde de Su túnica, así que sé que está de pie a nuestro lado derecho.  Pero Jesús desciende ahora, y está cerca--cerca de siete pies arriba de la estatua de Nuestra Señora.  Ahora El mira a Su alrededor y nos bendice nuevamente:  En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.
            Ahora El me hace una señal, y coloca Su índice sobre Sus labios, lo que significa escuchar y repetir.

EL CLERO: AHUYENTANDO VOCACIONES
Jesús - "Hija Mía e hijos Míos, vengo una vez más con un mensaje urgente y suplicante a la jerarquía en la Iglesia, Mi Iglesia sobre la tierra.  Quiero que sepáis ahora que os miramos y encontramos muchos que no caen dentro de la gracia.  Ellos están cayendo fuera de gracia y extraviando a muchas de Nuestras ovejas.
            "Por consiguiente, Yo os advierto ahora como Dios vuestro: Vosotros detendréis vuestras intrincaciones dentro de Mi Iglesia.  Dejaréis de experimentar.  Os dí las reglas a seguir hace muchos años, aproximadamente dos mil años.  Y ¿porqué ahora, dos mil años más tarde, juzgáis necesario cambiar Mi Iglesia sobre la tierra?   Yo, vuestro Dios, os digo: seréis juzgados en conformidad.  Retornaréis Mi Iglesia a su gloria anterior, y de esa forma tendréis más vocaciones y más ingresando a los seminarios, y no huyendo de ellos en cuanto oyen las herejías y todas las otras innovaciones que suceden dentro de Mi Iglesia.  Esta es Mi última y final palabra a Mi clero:  Cambiad ahora o sufrid un justo castigo y proscripción.
            "Hija Mía, ese mensaje debe salir estrictamente sin cambio.  No debes preocuparte ni aterrorizarte por nada del mensaje porque es una extrema necesidad.  No puedo por más tiempo presenciar y observar, día a día sin cambio, lo que sucede en el palacio de Mi Padre sobre la tierra.  Lo digo en gloria para el Padre y el Espíritu Santo: es Su Iglesia en la tierra.
            "Ahora hija Mía, te retirarás y estaré hablándote mañana en la mañana; pero será muy en privado en tu casa.  Ah, no te excites ahora, hija Mía; lo sabrás a más tardar mañana."

Verónica - Ahora se oscurece mucho en el cielo.  La luz parece rodear a Jesús, pero ahora El toca Sus labios.  Dice:

Jesús - "No Me estoy retirando de los terrenos, hija Mía.  Mi Madre y Yo permaneceremos aquí mientras que un alma quede en ellos, o venga aquí."

Verónica - Y ahora Nuestra Señora--casualmente noto ahora que Nuestra Señora viene a través del cielo desde donde Ella estaba de pie cerca de los árboles.  Y Ellos están de pie directamente arriba de la estatua.  Ahora retroceden alto en el cielo, muchísimo más alto.  Ciertamente, ahora Ellos parecen como pequeñas--como pequeñas figurillas; Ellos parecen casi como figurillas en el cielo.  Pero puedo ver que Ambos sonríen.  Ahora Jesús toca Sus labios, así, y dice:

Jesús - "Recuerda lo que dije, hija Mía, mañana en la mañana."

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti