Lunes, 26 de abril de 2010
¿QUIEN ERA EL PROFETA ISAÍAS? - PROFETAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

Nacido en Jerusalén hacia el 760 a. C., Isaías vivió en los reinados de Ozías, Yotam, Ajaz y Ezequías, fue llamado a su misión profética en "el año de la muerte del rey Ozías", y tomó parte durante 40 años en todo lo ocurrido en la ciudad hasta que fue sitiada (701).

Aconseja, amenaza y señala nuevos horizontes. No poseemos información segura con respecto a su muerte. De acuerdo con la tradición, fue martirizado por Manasés, asesino de diversos profetas: el rey (según el libro apócrifo Ascensión de Isaías) habría mandado que lo cortasen en dos por haber comparado a Jerusalén con Sodoma y Gomorra.

Isaías es un hombre decidido, de acción. Maldice a los poderosos, se mofa de ellos y les amenaza, incluso al mayordomo de palacio, Sebná. No tolera la pretenciosa imitación de las costumbres egipcias ni los gastos superfluos que recaen sobre el pueblo que pasa por dificultades económicas. Acusa a las autoridades de haber causado la degeneración social de la ciudad, arremete contra las mujeres que buscan el lujo y que están destinadas a transformarse en objeto de cruel placer por parte del invasor, defiende con fuerza a los pobres y al pueblo explotado por los gobernantes. Quizás parezca insensible si lo comparamos con la emotividad y la frescura de sentimientos de Jeremías, pero posee en cambio un control absoluto de sus propias reacciones y pasiones.

Pone en discusión la manera corriente de pensar, y compara la sabiduría humana con la que recibió en el momento de la vocación. Por eso, se muestra alternativamente antiasirio, antiegipcio, favorable a la rendición o partidario acérrimo de la resistencia armada, sin que por tal motivo pueda considerársele superficial o de humor cambiante.

Hombre bien relacionado y de una vasta cultura, está familiarizado con el templo, el ambiente de la corte y los círculos aristocráticos. Habla de países extranjeros (aunque nunca salió de Jerusalén), de Líbano, de Siria, de Filistea, y sobre todo de las dos potencias rivales: Egipto y Asiria. Conoce las grandes tradiciones religiosas de su pueblo.

Es creador de un estilo: incisivo y cortante, irónico y equilibrado, sólido y esencial, conciso, lleno de maestría estilística y nunca rebuscado. Se muestra distante, pero no indiferente, es solemne y vital, transparente y armonioso en sus versos, que difícilmente traicionan una emoción interior: es un clásico de la lengua hebrea.

Fdo. Cristobal Aguilar.
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com Contador de visitas y estadísitcas
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti