Jueves, 01 de abril de 2010
APARICIONES MARIANAS DE LA VÍRGEN EN VENEZUELA (PRIMERA PARTE)

La Virgen María se aparece a una multitud de cientos de personas el 25 de marzo de 1984, en el día en que se celebra la Anunciación del Ángel Gabriel a la Reina del Cielo. Muchos de los testigos la ven allí como la Virgen de Lourdes, otros como la Medalla Milagrosa o la Virgen del Carmen: el mensaje es claramente una referencia a que todas las apariciones Marianas nos llevan a la misma Madre de Dios. Es de tal magnitud la evidencia de la multitud que testimonia los hechos místicos allí manifestados, que el Obispo del lugar realiza una profunda investigación que culmina con una sólida aprobación oficial de la Iglesia a la nueva advocación, de acuerdo al nombre con que la Virgen se presentó allí: María, Virgen y Madre  Reconciliadora de todos los pueblos y naciones.

Con el paso de los años se transforman en miles los casos de personas que ven a la Virgen en la foresta de Finca Betania, de tal modo que el lugar se transformó en un Santuario Mariano que recibe miles de visitantes al año.

Pero Finca Betania tiene una historia paralela: la vidente del lugar, la Señora María Esperanza de Bianchini, tenía revelaciones celestiales desde los cinco años de edad, cuando Santa Teresita del Niños Jesús  se le aparece y le arroja una rosa desde el río Orinoco. Con el transcurso de los años sus vivencias místicas se incrementaron, hasta recibir visiones y mensajes de la Madre de Dios. En estos mensajes se le anticipó lo que iba a ocurrir en un lugar de Venezuela, que con el tiempo le fue revelado también: el 25 de marzo de 1976 ella ve por primera vez a la Virgen en el lugar de las apariciones, junto a decenas de personas que ven una bruma que cubre el lugar, escuchan cantos de coros angélicos invisibles a su vista, sienten fuertes perfumes celestiales, y ven extraños movimientos en el sol.

María Esperanza recibe a partir de allí una creciente cantidad de mensajes, incluida la profecía de lo que iba a ocurrir el 25 de marzo de 1984, donde ocho años después iban a empezar las apariciones masivas que permitieron la consolidación del lugar como Santuario Mariano. Miles de personas contemplan a la Madre de Dios a partir de ese día en la Finca Betania, rodeados de múltiples hechos místicos que conmueven almas y corazones. Los testimonios son tan contundentes que impulsan la aprobación abierta y firme de la Iglesia a lo allí acontecido.

Los mensajes que María nos entrega en Finca Betania son un llamado a la conversión, advertencias sobre la necesidad de apartarse de las reglas de un mundo cada vez más perverso y alejado de Dios, y un pedido de unión de todos los hombres bajo el llamado del Reino de Cristo.

La vidente es instrumento de múltiples fenómenos místicos: recibe los Estigmas del Señor, emana perfumes celestiales, de su pecho brota espontáneamente en 16 oportunidades distintas una Rosa, recibe profecías sobre hechos dolorosos que enfrentará su país y el mundo, entre muchos otros.

También en Betania se produce un Milagro Eucarístico: una Hostia consagrada comienza a sangrar, y permanece en este estado aún hoy, dando testimonio de la Presencia del Señor en todos los altares del mundo en épocas donde la Eucaristía encuentra una peligrosa falta de Fe en muchos lugares.

La Señora María Esperanza es el canal a través del cual María sigue hablándole al mundo en Betania, con los signos que dan testimonio, producidos por miles de personas que aún hoy ven a la  Madre de Dios en el lugar.

En Finca Betania se vuelve a producir un fenómeno similar al de Medjugorje o San Nicolás: una multiplicación de signos celestiales, revelaciones y prodigios, que convirtieron al lugar en un faro de conversión que ilumina a quienes con corazón humilde, simplemente creen. Pero también es un centro emisor de mensajes de llamada a la vuelta a Cristo, a través de la Señora María Esperanza.

¡Es una obra perfecta!. Por un lado se testimonia frente a miles de personas la Presencia de la Madre de Dios, obligando a creer, mientras paralelamente se designa a un instrumento, una vidente que difunde los mensajes que complementan y le dan sentido de evangelización a la obra de María en Venezuela. Quienes descubren y se enamoran de María ya no pueden dejar de ver a los dos Corazones unidos indisolublemente. Jesús y María pasan a ser el centro de la vida de los humildes soldados que se unen al ejército de la Capitana designada por el Padre Celestial para derrotar al mal, como está escrito en el libro del Génesis.



La década de 1980 nuevamente nos vuelve a sorprender por su efusividad en el inicio de apariciones Marianas: Medjugorge, San Nicolás o Rwanda. También Finca Betania viene a redondear el mensaje del Cielo en estos tiempos: el apuro en convocar a la pequeña grey de fieles dispuestos a seguir a la Madre de Dios se acentúa y acelera. La influencia de Betania se propaga no solo por Venezuela, sino también por toda América del Norte y Central.

Como una pieza en un gigantesco reloj celestial, Betania se encastra místicamente en el plan de Dios para nuestro mundo.

 

¿El lugar?

Finca Betania es una propiedad agrícola ubicada entre las poblaciones de Cúa y San Casimiro en el Estado Miranda, Venezuela, a unos sesenta y cinco kilómetros de la ciudad de Caracas, la capital. Es un área rodeada por pequeñas colinas adornadas con vegetación tropical. A la entrada se accede a un estacionamiento para los vehículos, desde donde una pasarela peatonal sobre el río Tarma conduce a la explanada y a la gruta donde han ocurrido la mayoría de las apariciones. En dicha explanada se ha construido una iglesia abierta.

Venezuela es un país castigado por la mayor parte de las miserias que acosan al mundo moderno: problemas sociales, narcotráfico, corrupción en los dirigentes. La gente, en estas situaciones, opta por volver a Dios o profundiza su alejamiento. Las crisis dividen a la gente de forma marcada. Será por este motivo que casi todas las apariciones se producen en países  o zonas que están por sufrir o están sufriendo situaciones de dolor social.

María busca corazones dispuestos, y sin dudas en Venezuela la gracia de Dios ha tocado a muchos corazones que estaban preparados para, valientemente, defender la obra de María materializada por un aluvión de signos y hechos místicos.

¿La vidente?

Muchos años antes de conocer Finca Betania, la señora María Esperanza Bianchini  había recibido mensajes de la Santísima Virgen María que la dejaron plenamente conciente de los hechos que irían a ocurrir allí . La Santísima Virgen María en numerosas ocasiones le habló sobre una Tierra Santa que sería como "la Nueva Arca de Salvación". Le dijo que la misma se encontraba en el Centro Norte de Venezuela y que se convertiría en un "lugar de oración y peregrinación permanente" para el pueblo de Venezuela y luego para todas las Naciones del Mundo, a fin de que se diesen las manos en Reconciliación los Pueblos y Naciones, y en donde estarían unidos Iglesia y Pueblo en un sólo Corazón.

La señora María Esperanza nació en San Rafael de Barrancas, Venezuela, el 22 de noviembre de 1928. Su primera experiencia mística la tiene a la edad de cinco años con la aparición de Santa Teresita del Niño Jesús, quien desde las aguas del río Orinoco le lanza una rosa roja. A los doce años se enferma de una bronconeumonía fulminante, pero después de tener una visión de la Virgen del Valle, Patrona de la Isla de Margarita, se recupera milagrosamente. Durante su adolescencia su salud es frágil y su corazón se debilita cada vez más, por lo que unos años más tarde le sobreviene otra enfermedad que la paraliza parcialmente y es desahuciada por veintidos médicos, de la cual también es sanada después que se le presenta el Sagrado Corazón de Jesús, quien le da el primer mensaje de los cientos que habría de escribir.

Siguiendo sus profundos deseos de ser religiosa vivió un tiempo con las hermanas franciscanas de Mérida y estando en la capilla del Convento, el 3 de octubre de 1954, tiene una visión de Santa Teresita del Niño Jesús quien le dice que su vocación no es ser religiosa sino esposa y madre de familia, y también que se santificaría e iría por el mundo llevando el mensaje de Jesús a través de la Santísima Virgen María. Se casa un 8 de diciembre con Geo Bianchini Giani, y tiene siete hijos, un varón y seis niñas, quienes en la actualidad están casados y con hijos.

La Señora María Esperanza siguió recibiendo de Dios gran cantidad de dones y carismas extraordinarios: estigmatización, visiones del porvenir o profetización, don de curación, apariciones o "materializaciones" de la santa Hostia en su boca, emisión de aromas de flores y frutas, aparición de pétalos de rosa, levitación, bilocación (estar en dos lugares al mismo tiempo, como el Padre Pío), y quizás uno de los fenómenos místicos más impresionantes: el del nacimiento ó salida de una rosa que brota de manera espontánea de su pecho, fenómeno éste que se ha repetido dieciséis veces. Ella falleció a mediados del año 2004, para unirse al Señor y a Su Madre, como siempre lo deseó.

Dios había preparado a la Señora María Esperanza para lo que iba a ocurrir luego allí, de manera perfectamente sincronizada. Todo tiene un sentido en el plan de Dios, nada falta a Su obra cuando algo debe ocurrir. Una vez más, solo queda creer y admirar la Omnipotencia del Padre obrando sobre las criaturas. 

Los hechos de Finca Betania

La vidente había recibido mensajes de la Virgen anticipándole pistas que le permitieron ubicar el lugar donde las apariciones se iban a desarrollar. Ella reconoce finalmente el sitio el 29 de marzo de 1974 gracias a las descripciones dadas en los mensajes, ya que estas coincidían en forma perfecta con el lugar: la vieja casa, el trapiche, la siembra de caña de azúcar y de café, y la gruta de aguas cristalinas. La confirmación simbólica de que ése era el lugar anunciado y escogido por la Santísima Virgen María la recibe la Señora María Esperanza con el símbolo de una mariposa azul. En mensajes recibidos muchos años atrás la Santísima Virgen le anunció a la vidente que en el momento que encontrara el sitio de las apariciones, Ella se manifestaría con alas de mariposa azul. Este hecho ocurrió cuando la señora María Esperanza consiguió el lugar Santo con su gruta, de donde salió de improviso una mariposa azul que revoloteó en el lugar, lo cual reafirmó de una manera sencilla pero muy hermosa lo anunciado previamente a través de los mensajes. Actualmente en muchas ocasiones especiales la mariposa azul se hace presente volando desde la gruta y revoloteando sobre la explanada para luego volverse a internar en la vegetación del lugar.

Una vez identificado el lugar gracias a las indicaciones de la Reina del Cielo, los acontecimientos de Finca Betania comenzaron  el 25 de Marzo de 1976. La señora María Esperanza fue la única persona que vio a la Virgen ese día en el lugar designado para las apariciones, aunque unas ochenta personas más notaron una especie de nube que salía de la colina y otros fenómenos luminosos y movimientos en el sol, así como perfumes desconocidos y cantos corales de origen no visible. Según las palabras textuales de la vidente, la Virgen le dijo ese día en Finca Betania: 

 "Hijita: aquí me tenéis con Mis manos enriquecidas de Gracias y envueltas con los resplandores de Luz, para llamar a todos Mis hijos a la conversión. Esta es la Semilla de Gloria que les ofrezco como María Reconciliadora de los Pueblos, porque vengo a reconciliarles. ¡Reconciliación es la herencia de la Fraternidad Divina de mi Divino Hijo!. Hijita, lleva Mi Mensaje a todos, os guardaré aquí en Mi Corazón desde hoy y para siempre".

A partir de ese momento muchas personas comenzaron a visitar el sitio para orar, especialmente durante los días de fiesta de la Virgen. El Obispo de la Diócesis, Monseñor Bernal, permitió la celebración de algunos actos litúrgicos. Durante ese año, y los dos que le siguieron, la vidente afirmaba haber visto a la Virgen en algunas ocasiones y haber recibido importantes mensajes.

Entre los mensajes que María Esperanza recibió, en el del 27 de noviembre de 1978 se le profetizó un acontecimiento futuro:

 "Hijita mía, para el Año 1983 podrás con gran claridad comenzar a realizar la labor del movimiento de tierra, y luego en el 84, el Gran Acontecimiento de Mi Presencia en el Lugar. Y he allí el Gran Triunfo de una marcha que unifica, restablece y aquilata a multitudes que irán llegando a Mi Lugar Escogido para estos tiempos. Y para un 13 de Mayo, Yo les arrullaré en Mis brazos. Volverán a ser como niños sanos, buenos y honestos. Todos los allí presentes. Me sentirán unos, otros me verán conmoviéndose sus corazones. Hijita, ya llega ese Gran Día...".

María estaba profetizando la maduración de Su obra, con fecha escogida seis años antes que se materialicen los hechos. Dios no escatima signos cuando se trata de crear los cimientos de una obra de María. 

Fdo. Cristobal Aguilar.


Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti