Martes, 30 de marzo de 2010
LOS COMETAS Y SUS NOMENCLATURAS - ASTRÓNOMIA Y CIENCIA

En el pasado los Cometas fueron los primeros en tener una designación provisional, consistiendo del año y una letra minúscula indicando el orden del descubrimiento en el año (por ejemplo, 1994a fue el primer cometa descubierto en 1994) El nombre también es designado en sus comienzos por el nombre del descubridor. Hasta tres descubridores, preferiblemente independientes, pueden ser anexados al nombre del cometa.

El nuevo sistema de designación de cometas fue reformado comenzando el año de 1995. Los principales puntos son:

El sistema de designación provisional ahora es más cercano al sistema de designación del Minor Planet Center (MPC, Centro de Planetas Menores) El primer cometa descubierto en la mitad de enero de 1995 es designado 1995 A1, el segundo 1995 A2, etc.

Cometas de largos períodos y cometas con una aparición periódica, recibe solamente una designación provisional, que no tendrá una designación en números romanos.

Un redescubrimiento en una segunda aparición, recibe un número secuencial. Por ejemplo, P/Halley es 1P.

La rutina de descubrimientos de cometas periódicos no reciben designaciones provisionales.

La naturaleza de la orbita del cometa es indicada por un prefijo: P/ para cometas periódicos, C/ para cometas de largos períodos, D/ para cometas extintos y X/ para cometas inciertos. Adicionalmente  A/ es usado para indicar que el objeto es un planeta menor.

Las designaciones provisionales son asignadas por el CBAT y los números permanentes son asignados por el Minor Planet Center.

Los cometas (del latín "stella cometa", "estrella con cabellera") son cuerpos celestes que orbitan el Sol, caracterizados por desarrollar una larga y luminosa cola mientras recorren el segmento de su órbita que los acerca más al Sol

El tamaño de un cometa, incluyendo la difusa coma, puede sobrepasar el del planeta Júpiter. Sin embargo, el verdadero núcleo sólido de la mayoría tiene un volumen de sólo unos pocos kilómetros cúbicos. El núcleo del Halley, por ejemplo, mide alrededor de 15 kilómetros de largo por 4 kilómetros de ancho.

Los cometas tienen órbitas elípticas, y el período (el tiempo que tardan en completar una órbita en torno al Sol) de alrededor de 200 de ellos ha sido calculado; oscila de 3,3 años para el cometa Encke, a 2000 años para el cometa Donati de 1858. Las órbitas de la mayoría de los cometas son tan abiertas que resultan indistinguibles de parábolas (curvas abiertas que harían que los cometas jamás regresaran al sistema solar), pero a través de ciertos análisis los astrónomos asumen que también se trata de elipses, de gran excentricidad y con períodos de hasta 40.000 años o posiblemente mucho más largos.

También existe una íntima relación entre las órbitas de los cometas y las órbitas de las lluvias de meteoros. El astrónomo italiano Giovanni Virginio Schiaparelli probó que los meteoros de la lluvia de los "perseidas" (denominada así porque todos los meteoros parecen provenir de un punto de la constelación Perseus cuando se observan en el cielo), que aparecen en agosto, se mueven en la misma órbita que el cometa 1862 III. Similarmente, se descubrió que los meteoros de la lluvia de los "leonidas" (denominada así porque todos los meteoros parecen provenir de un punto de la constelación Leo cuando se observan en el cielo), que aparecen en noviembre, siguen la misma órbita que el cometa 1866 I. Muchas otras lluvias de meteoros han sido relacionadas con las órbitas de cometas conocidos, y se considera que se trata de trozos de roca e hielo diseminados por los cometas a lo largo de sus órbitas.

En 1992 el cometa Shoemaker-Levy 9 se separó en 21 grandes fragmentos al acercarse demasiado al poderoso campo gravitacional de Júpiter. En el siguiente acercamiento al planeta, en julio de 1994, durante un período de una semana, los fragmentos cayeron uno a uno a través de la densa atmósfera de Júpiter, a velocidades de alrededor de 210.000 kilómetros por hora. Durante los impactos, la tremenda energía cinética de cada uno de los fragmentos se convirtió en calor a través de inmensas explosiones, algunas de las cuales generaron bolas de fuego de un tamaño superior al de la Tierra.

Cometa Machholz.
 Imagen: Adam Block NOAO/AURA/NSF

Fdo. Cristobal Aguilar.
Publicado por cristobalaguilar @ 23:20  | Astronomía
Comentarios (0)  | Enviar
Image Hosted by ImageShack.us
By cristobalaguilar at 2011-02-03
Comentarios
 
¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.com
In nomine Patris et fillii et Spiritus Sancti